Menú
Acosador escolar sin repercusiones familiares
Acosador escolar sin repercusiones familiares

ACOSO ESCOLAR

Acosador escolar sin repercusiones familiares

¿Qué puedes hacer si el acosador escolar de tu hijo no tiene repercusiones por sus acciones en su casa?

En ocasiones puede haber acosadores escolares en los centros educativos que siguen haciendo de las suyas con total impunidad. No les importa nada, ni las consecuencias escolares ni nada que les ocurra, porque cuando llegan a casa, sus padres no les castigan, ni piensan en las consecuencias que pueden tener sus actos, ni tampoco tienen represalias de ningún tipo. Esto no ayuda en absoluto al acosador escolar, que acabará teniendo graves problemas sociales tanto a corto como a largo plazo.

Ser acosado es una experiencia traumática para muchos niños, pero tratar con padres que no castigarán a sus hijos acosadores podría convertirse en una experiencia traumática para ti también. Debes tener cuidado con la forma en que tratas con el acosador por miedo a causar ramificaciones legales. 

Hay formas de llegar a la raíz del problema. Solo tendrás que ser paciente y aprender cómo puedes responsablemente - y legalmente - asegurarte de que el acoso cese y que el acosado escolar no haga más de las suyas ni con tu hijo ni con los demás.

Ser acosado es una experiencia traumática para muchos niñosSer acosado es una experiencia traumática para muchos niños

Elimina el incentivo

Elimina el incentivo del acosador, en el caso que haya alguno en particular. Si un acosador está apuntando a tu hijo porque quiere su reproductor de música o el dinero de su almuerzo, no permitas que lo lleve a la escuela. Haz que deje su música en casa y almuerce antes de salir, o que pague por adelantado su almuerzo en la escuela, si esa es una opción viable. 

Si los padres del acosador no parecen castigar a su hijo por intimidar al tuyo, a veces puedes lidiar con el acosador eliminando el incentivo.

Habla con los maestros

Habla con los maestros y cualquier otro adulto que esté en la vida de tu hijo para buscar ayuda. Si has tratado de detener el acoso hablando con la familia del acosador y te has dado cuenta de que sus padres no le castigarán por su comportamiento, entonces tendrás que dar un paso más allá para conseguir que todo cese.

Si los padres del acosador no reprenden a su hijo, y el hostigamiento está ocurriendo en la escuela, la escuela de tu hijo puede hacer algo para castigar al acosador, como mediante detención o expulsión en el caso de informes repetidos.

Elimina el incentivo del acosadorElimina el incentivo del acosador

Investiga sobre la ley de tu país

Investiga sobre cuál es la ley de tu país con respecto al acoso escolar. Verifica cuál es la ley con respecto a los acosadores, incluso puede preguntar en teléfonos gratuitos o en chats de fundaciones que trabajan para ayudar a los niños y familias que sufren el acoso escolar. En España nos encontramos con la Fundación ANAR, por ejemplo.

Desde la fundación puedes aprender qué acciones puedes tomar legalmente para lidiar con un acosador que no está aprendiendo a tratar a los demás amablemente en casa porque sus padres no la castigan. Aprenderás lo que tu país te permite hacer en el manejo de un acosador, a quién contactar con respecto a un acosador y qué pasará con el acosador una vez que sea denunciado. 

Muchas de las leyes de acoso también cubren el acoso cibernético. Muchos también presentan políticas modelo estatales que podrías usar para implementar políticas anti-bullying en tu localidad.

Es necesario recordar que la violencia no se cura con más violencia, por lo que nunca amenaces o toques a un acosador. Nunca te confrontes a uno sin otro adulto presente y cuidando las formas para evitar que las consecuencias legales caigan sobre ti. Debes actuar pensando muy bien en lo que estás haciendo y actuando acorde a las leyes, siempre y cuando, con los pasos adecuados para conseguir que el acoso escolar que está sufriendo tu hijo cese y que el acosador pueda recibir las consecuencias necesarias para conseguir que deje este comportamiento hostil que no beneficia a nadie, ni siquiera a él mismo.

Te puede interesar