Menú
El síndrome de aspiración meconial en el bebé recién nacido
El síndrome de aspiración meconial en el bebé recién nacido

MECONIO

El síndrome de aspiración meconial en el bebé recién nacido

Cuando el bebé expulsa el meconio o primeras heces dentro de la madre, padece riesgo de sufrir síndrome de aspiración meconial, que pondría en riesgo su salud.

El síndrome de aspiración meconial ocurre cuando el bebé durante el parto o el embarazo aspira accidentalmente el meconio que hay disuelto en el líquido amniótico de manera que se colapsan las vías respiratorias del bebé. Es una situación seria que hay que controlar desde el principio porque se produce una inflamación de los pulmones dando lugar a dolores, posibles hipoxias e incluso en algunos casos la muerte. El 10% de los bebés que nacen presentan el síndrome en diferente grado.

¿Qué es el meconio?

El meconio son las primeras deposiciones del bebé nada más nacer, son de color verdoso y muy viscosas, por eso muchas veces el pequeño puede eliminarlas mientras todavía está en el útero. Si esto ocurre se mezcla con el líquido amniótico que rodea al bebé, produciendo que pueda ser aspirado sin querer cuando aun está dentro del vientre de la madre. En otros casos lo aspira a la hora del parto, cuando está todavía cubierto por el líquido amniótico.

El principal problema se produce porque al espirar el líquido se queda pegado a los pulmones y vías respiratorias del bebe por lo que el aporte del oxígeno al feto es menor y se dificulta la respiración. También es probable la infección ya que estamos hablando de sustancias de desecho.

La gravedad del síndrome de aspiración meconial va a depender de la cantidad de meconio que aspire el bebé. En términos generales, a mayor cantidad de meconio aspirado mayor van a ser las consecuencias aunque también aumentan la gravedad si previamente el bebé sufrió otro problema durante el embarazo.

El meconio son las primeras deposiciones del bebé, a veces las hace dentro del vientreEl meconio son las primeras deposiciones del bebé, a veces las hace dentro del vientre

Factores de riesgo del síndrome de aspiración meconial

No hay una causa directa que produzca esta situación pero si factores de riesgo que aumentan las posibilidades de padecerlo. Uno de los más importantes es el sufrimiento fetal. Es una situación que se produce durante el embarazo en el que se altera la obtención del oxígeno por parte del bebé, no tomando el suficiente. Los médicos pueden darse cuenta de su existencia cuando observan una disminución del ritmo cardiaco en el parto.

Otros factores de riesgo para que aparezca esta condición son:

- Diabetes de la madre.

- Hipertensión de la madre.

- Retraso en el parto.

- Parto largo y difícil, en el que aparezcan por ejemplo dificultades relacionadas con el cordón umbilical.

Síntomas a tener en cuenta

A la hora del alumbramiento el médico encargado puede observar meconio en el liquido amniótico, son manchas con un aspecto azulado (indicio de que no ha obtenido el oxígeno suficiente) o verdoso debido a los restos de meconio que se impregnan en él en forma de manchas. Algunos otros síntomas pueden ser:

- Flacidez en los músculos.

- Presencia de bradicardia, es decir, baja frecuencia cardiaca.

- Taquipnea, frecuencia respiratoria rápida debido a los esfuerzos por obtener el oxígeno suficiente.

-Signos que muestren que el bebé ha nacido con retraso, como tener la cabeza totalmente cubierta de pelo o las uñas largas.

-Baja puntuación en la prueba de Apgar.

Ante la presencia de estos síntomas el médico le introducirá un laringoscopio con el fin de que expulse el meconio de los pulmones. Después para asegurarse de que no quedan restos le auscultará con un estetoscopio en busca de ronquidos o sonidos extraños que indiquen dificultades en la respiración. En otros casos, cuando se sospecha de que la aspiración de meconio ha sido grave el médico le hará una radiografía del tórax, si hay manchas coloreadas en los pulmones es que el meconio ha llegado hasta ellos y hay que seguir extrayendo.

Tratamiento del síndrome de aspiración meconial

El tratamiento dependerá de la gravedad de los síntomas. En principio si el bebé que aspiró meconio está activo, no hace ruidos roncos al respirar y su ritmo cardiaco es normalizado, se le deja en observación 24 horas a no ser que muestre algún otro signo preocupante (los síntomas del síndrome meconial suelen manifestarse en el primer día).

Por otro lado, si al nacer el bebé presenta flacidez en los músculos, su actividad cardiaca es lenta, no se muestra muy activo, hace ruidos roncos al respirar o tiene un ligero tono azul (cianosis) es sospecha de que tiene el síndrome y el médico deberá sacar los restos de meconio de las vías respiratorias. Con un tubo y a través de la traquea se va succionando los desechos de las vías respiratorias hasta que el pequeño ya no presente restos de meconio. Después se deja descansar al bebé en cuidados intensivos neonatales (UCIN) bajo observación. Ahí y dependiendo de la gravedad se le puede administrar:

-Oxígeno a través de una mascarilla adaptada.

-Antibióticos con el fin de reducir la posible infección.

-Aplicación de un respirador para expander los pulmones.

Afortunadamente, en la mayoría de casos no hay complicaciones para el bebéAfortunadamente, en la mayoría de casos no hay complicaciones para el bebé

Por último, en los casos más graves los bebés pueden desarrollar un neumotórax, es un colapso pulmonaR, su tratamiento consistirá entonces en introducir un tubito en forma de pajita para que los pulmones poco a poco se vayan llenando. También son susceptibles de sufrir neumonía por aspiración cuyo tratamiento requerirá otro tipo de técnicas más complejas. Ante estos casos el profesional:

- Incorporar al respirador óxido nítrico que expande los vasos sanguíneos para que puedan captar más oxígeno a través de la sangre.

- En vez de utilizar el respirador común se utiliza uno especial que aporta aire con el doble de oxígeno al pequeño.

- Tratamiento con inducción de tensioactivos. Se le aplican al niño unas sustancias que abren los alveólos pulmonares para que puedan captar más oxígeno.

- Bypass cardiopulmonar como última alternativa. Una especie de corazón y pulmón artificial se encargarán temporalmente de que mantener su cuerpo oxigenado hasta que se consiga desbloquear de meconio los pulmones. Esta técnica ha salvado muchas vidas porque dentro de los bebés gravemente afectados por el meconio ha bajado la tasa de muertes un 70%.

¿Cómo podemos prevenirlo?

Es difícil porque no depende de las mujeres, es algo que normalmente no se descubre hasta el momento del parto. Sin embargo, cuando la madre rompe aguas y ve que hay manchas azuladas-verdosas debe informar al médico nada más llegar al hospital. Si se capta a tiempo los médicos pueden extraer del líquido amniótico el meconio para evitar su aspiración durante el alumbramiento.

En general, esta situación asusta mucho a los padres pero en el caso de tener la mala suerte de que ocurra debéis saber que la mayor parte de los casos no son graves y gracias a la intervención de los médicos las posibilidad de una complicación es baja. Por eso, ponernos nerviosos solo hará el parto más difícil y doloroso en todos los sentidos.

Te puede interesar