Menú
Problemas en el matrimonio causados por los hijastros
Problemas en el matrimonio causados por los hijastros

MATRIMONIO

Problemas en el matrimonio causados por los hijastros

Es posible que en las familias ensambladas haya ciertos problemas a causa de los hijastros...

Nada menos que el 50% de todos los matrimonios acaban en divorcio, el 75% de las parejas divorciadas se vuelven a casar y el 66% de las parejas que conviven o vuelven a casarse se separan cuando los niños están involucrados. Estos números reflejan claramente el desafío de mezclar una familia a través del nuevo matrimonio. El proceso de adaptarse a una nueva dinámica familiar es difícil para todos los involucrados y puede generar problemas dentro del matrimonio.

A continuación vamos a hablar sobre los problemas que pueden haber en el matrimonio originados quizá, por los hijastros. Son problemas habituales que las familias ensambladas suelen relatar y es necesario conocerlos para poder abordarlos lo antes posible.

Nada menos que el 50% de todos los matrimonios acaban en divorcioNada menos que el 50% de todos los matrimonios acaban en divorcio

Falta de respeto a la autoridad

Los niños cuyos padres se han divorciado tienen más probabilidades de mostrar un comportamiento agresivo, dificultades para interactuar con sus padres, hermanos y compañeros y problemas de autoridad que los niños cuyos padres biológicos permanecen casados. El matrimonio posterior puede hacer que un niño sienta una serie de emociones negativas, como resentimiento, celos, desilusión y culpabilidad, que pueden manifestarse en una desobediencia y falta de respeto hacia el padrastro, que a menudo es el culpable de la situación no deseada del niño. 

Pueden ocurrir malos sentimientos dentro del matrimonio cuando el cónyuge tolera o defiende el comportamiento del niño, dejando al padrastro sintiéndose como un intruso no deseado en su propio hogar. Se debe alentar a los niños a expresar sus emociones abiertamente mientras se mantiene un estándar de respeto para todos en el hogar.

Diferencias en la disciplina

En cualquier matrimonio, las diferencias en la crianza de los hijos y los estilos de disciplina pueden causar conflictos. Cuando los niños en cuestión son hijastros, aumenta el potencial de conflicto. Los roles de los padres no son tan claros en una relación padrastro e hijastro. 

Un padrastro que se muestra demasiado fuerte en un papel autoritario puede alienar a los niños y desencadenar instintos de protección y defensa en el padre biológico. Esto puede conducir a conflictos dentro del matrimonio y una familia dividida. Los roles y límites de los padres deben decidirse como pareja. A medida que surgen conflictos, es vital que ambos padres presenten un frente unido a los niños y resuelvan cualquier diferencia en privado.

Celos

Un padrastro es un miembro de un equipo de padres, incluido el otro padre biológico, también conocido como el ex cónyuge. Es en el mejor interés de los niños que ambos padres biológicos permanezcan activamente involucrados en su vida. Sin embargo, la presencia del ex cónyuge puede provocar inseguridad y celos en el cónyuge actual, así como la posibilidad de conflicto sobre el cuidado o la disciplina de los hijos. 

La paternidad compartida efectiva requiere comunicación y coordinación entre ambos hogares. Los padres se divorcian el uno del otro, no de los hijos, y un padrastro puede consolarse al saber que el ex cónyuge es el "ex" por alguna razón.

Una queja común entre las parejas casadas con hijos es la falta de tiempo para adultosUna queja común entre las parejas casadas con hijos es la falta de tiempo para adultos

Tiempo de pareja

Una queja común entre las parejas casadas con hijos es la falta de tiempo para adultos. El problema se agrava cuando los hijos de matrimonios anteriores se combinan en un hogar. Las responsabilidades de mantener un hogar y cuidar a los niños son infinitas y, a menudo, dejan pocas oportunidades para pasar un buen momento con un cónyuge. 

Los problemas de comunicación y la distancia emocional pueden desarrollarse cuando las parejas no hacen un esfuerzo concentrado para pasar tiempo juntos lejos del estrés cotidiano de la vida familiar. El matrimonio es la base de la familia y tomarse el tiempo para fortalecer esa relación beneficia a toda la familia.

Como ves, no solo es cosa de los niños, también es cosa de los adultos luchar para que la convivencia funcione bien.

Te puede interesar