Menú
Paso a paso: el masaje perineal
Paso a paso: el masaje perineal

MASAJES

Paso a paso: el masaje perineal

El masaje perineal tiene como finalidad el dar elasticidad a toda la zona de la vagina y del periné, así se hace paso a paso.

El masaje perineal es una técnica que existe desde hace muchos años y que tiene como finalidad el dar elasticidad a toda la zona de la vagina y del periné para facilitar el propio parto. De esta manera la mujer embarazada va a evitar entre otras cosas posibles desgarros o episiotomías durante su futuro parto. Se trata de una técnica muy antigua y que a día de hoy se sigue aconsejando por parte de las matronas ya que es bastante segura y efectiva tanto para la mujer embarazada como para su propio bebé. Si te interesa dicho masaje perineal no pierdas detalle de este artículo ya que te vamos a indicar paso por paso y detalladamente la mejor manera de realizar tal masaje perineal.

La importancia del masaje perineal

Dar masajes en la zona por la que saldrá el futuro bebé va a permitir que la mujer sufra muchos menos desgarros de lo normal. Otro gran punto a favor de dicho masaje perineal es que gracias al mismo, se reducen mucho las posibilidades de que el ginecólogo tenga que practicar una episiotomía o incisión para facilitar la salida hacia el exterior de la cabeza del bebé. El masaje perineal va a ayudar también a que la mujer se relaje mucho más durante el parto y facilite la salida de su bebé.

Para quién se aconseja el masaje perineal

Está totalmente demostrado de la eficacia de dicho masaje para embarazadas con un estado de gestación de unas 34 semanas. Antes de ponerse en serio con dicho masaje, es importante que la mujer se va familiarizando al máximo con dicha zona de su cuerpo. Para ello debe ponerse en cuclillas o tumbada junto a un espejo y explorarse.

El periné se encuentra entre la vulva y el ano y se divide en dos triángulos bien diferenciadosEl periné se encuentra entre la vulva y el ano y se divide en dos triángulos bien diferenciados

El periné se encuentra entre la vulva y el ano y se divide en dos triángulos bien diferenciados : el anterior en el que se encuentran los orificios tanto de la uretra como de la vagina y el posterior en el que se encuentra el ano. Ambos lugares son importantes a la hora de expulsar el feto, de ahí la importancia de masajear dicha zona del cuerpo de la mujer.

Cómo hacer el masaje perineal

A la hora de hacer el masaje lo puede hacer la propia embarazada o su propia pareja. Muchas mujeres no lo hacen porque suele resultar muy complicado por lo que acuden a su pareja para que les haga el masaje perineal.

Los expertos en el tema aconsejan empezar el masaje después de ducharse ya que el agua caliente ayuda a relajar los músculos de la zona. Otro consejo antes de ponerse a hacer dicho masaje es el de orinar para que la vejiga no esté hinchada. Al tocar una zona tan íntima y delicada es aconsejable el tener las manos bien limpias y las uñas cortadas. En muchas ocasiones se suelen producir infecciones al provocar algún tipo de rasguño con las uñas demasiado largas.

Para facilitar el masaje con las manos se recomienda el aplicar en las mismas un poco de aceite de oliva o de almendras. Además de ello, el aceite ayuda a dar una mayor elasticidad en los músculos. En el caso de que la embarazada decida hacer el masaje por cuenta propia debe usar el dedo pulgar mientras que si lo hace su pareja lo normal es hacerlo con los dedos índice y corazón. En cuanto a la mejor postura, la mujer debe elegir aquella en la que se sienta más cómoda como puede ser en cuclillas o tumbada. Si lo realiza su pareja, la mejor postura es la de apoyar la espalda en la pared y tumbarse.

Pasos a la hora de hacer el masaje perineal

A la hora de hacer el masaje perineal es conveniente hacerlo en tres pasos bien diferenciados:

- Moja los dedos en un poco de aceite e introduce los mismos en la vagina hasta unos 4 cm más o menos. Acto seguido debes presionar con los mismos hacia abajo y empezar a moverlos hacia los lados en forma de una "U". Este movimiento no debe durar más de dos minutos y hay que hacerlo de una manera suave y con cuidado. Seguidamente debes deslizar dichos dedos hasta el fondo de la vagina y sacarlos. Debes repetir dichos movimientos durante otros dos minutos. Si tienes una sensación de escozor no te preocupes porque es bastante normal.

Es bastante normal que al principio te pueda costar hacer tales masajesEs bastante normal que al principio te pueda costar hacer tales masajes

- El segundo paso consiste en poner los dedos pulgar e índice a la entrada de la vagina y ejercer un poco de presión hacia abajo durante un par de minutos. La sensación que tengas en este segundo paso es la que tendrás en el momento de dar a luz sobre todo cuando el bebé presiona para poder salir al exterior.

- En el tercer paso vas a volver a usar los dedos índice y pulgar para pinzar el músculo que hay en la entrada de la vagina. Seguidamente debes efectuar movimientos de ida y venida durante unos tres minutos más o menos. Debes mantener los dedos de la misma manera y hacer estiramientos de dentro hacia fuera. Con dichos movimientos vas a conseguir relajar toda la zona de la vagina y del periné.

Es bastante normal que al principio te pueda costar hacer tales masajes e incluso te resulte algo molesto pero con el paso del tiempo vas a notar toda la zona bastante flexible lo que te ayudará sin lugar a dudas a la hora de dar a luz a tu hermoso bebé. Los expertos en el tema aconsejan el realizar tales masajes unas tres o cuatro veces por semana durante unos 10 minutos más o menos.

Está totalmente demostrado que dichos masajes en la zona del periné son beneficiosos a la hora de tener un mejor parto y evitar entre otras cosas, desgarros y algún que otro problema que pueda surgir a lo largo del parto. Si estás embarazada y vas a dar a luz en unas semanas no debes dudar a la hora de probar a hacer dicho masaje perineal ya sea tú misma o tu propia pareja.

Te puede interesar