Menú
Los padres, ¿deben involucrase en los conflictos de los niños?
Los padres, ¿deben involucrase en los conflictos de los niños?

CONLFICTO

Los padres, ¿deben involucrase en los conflictos de los niños?

Cuando surgen conflictos entre los niños, ¿es buena o mala idea que los padres se metan por medio?

Partiendo de la base que los niños necesitan seguir el ejemplo de sus padres, podremos afirmar que evidentemente, los padres necesitan involucrarse en los conflictos de los niños, pero, hasta cierto punto. Permitir que los niños y adolescentes resuelvan sus propios conflictos les ayuda a aprender habilidades para resolver problemas y les da una sensación de autonomía necesaria para su crecimiento personal.

Dicho esto, la participación de los padres puede ser útil en ciertos contextos, particularmente cuando el niño está enfrentando un problema grave que no está preparado para resolver por su propio desarrollo. Por ejemplo, la participación de los padres puede no estar justificada en conflictos menores entre dos compañeros, pero en situaciones de acoso grave donde la seguridad del niño está en riesgo, los niños pueden beneficiarse cuando los padres son parte del proceso de resolución de problemas.

La participación de los padres puede ser útil en ciertos contextosLa participación de los padres puede ser útil en ciertos contextos

El ejemplo en el comportamiento

Los padres pueden modelar habilidades apropiadas de manejo de conflictos simplemente por la forma en que abordan situaciones difíciles con un director o administrador de la escuela. Por ejemplo, si un padre comenta respetuosamente sus preocupaciones sobre el bienestar de su hijo en el entorno escolar, el niño verá que no necesita recurrir a la ira o la agresión para resolver incluso conflictos acalorados.

Defensa en el conflicto de los niños

Si un niño está experimentando luchas significativas con figuras de autoridad, como los conflictos con los maestros, los padres pueden ser defensores valiosos en el proceso de resolución de conflictos. Esto puede ser particularmente cierto para niños pequeños o adolescentes con necesidades especiales que pueden no tener la capacidad de defenderse a sí mismos. Como padre o madre que eres, eres la mejor persona que puede defender a tu. Hijo porque conoce sis fortalezas, necesidades, gustos y disgustos.

Informar del proceso

En situaciones donde un conflicto está causando cambios en el comportamiento de un niño en el hogar, puede ser útil para los padres registrar esos comportamientos e informarlos como parte de la resolución del conflicto en proceso. Al mantener un registro de los comportamientos problemáticos y las fechas y detalles de los conflictos que el niño informa, los padres pueden asegurarse de que las autoridades, los maestros y los funcionarios escolares tengan información completa y precisa para buscar la solución en la escuela en el caso que sea necesario. Incluso es buena idea para buscar ayuda externa en caso de que la escuela no esté prestando los recursos necesarios para solventar la situación lo antes posible.

Los padres y las escuelas pueden formar una asociación poderosLos padres y las escuelas pueden formar una asociación poderos

Llevarse bien con la escuela y asociarse con ella

Los padres y las escuelas pueden formar una asociación poderosa, particularmente cuando se trata de la resolución de conflictos de los niños. Dado que tanto los padres como las escuelas tienen los mismos objetivos en mente, es decir, proteger al niño y garantizar que se satisfagan sus necesidades, involucrar a los padres en la resolución de conflictos puede conducir a resoluciones más saludables para todas las partes en el problema. 

Incluso cuando el conflicto del niño es con un funcionario de la escuela, cuando los padres actúan como compañeros y tienen en cuenta las metas y necesidades generales del niño, la resolución de conflictos puede simplificarse haciendo que el proceso sea cooperativo, en lugar de contradictorio.

Apoyo emocional

Al participar en el proceso de resolución de conflictos, los padres pueden brindarles a sus hijos apoyo emocional. Además, al permanecer involucrados en el proceso de resolución de conflictos, los padres tendrán una comprensión clara de las experiencias de sus hijos y podrán ofrecer apoyo emocional apropiado y orientación conductual. Empoderar a los niños y ayudarlos a desarrollar una autoestima saludable puede conducir a habilidades más fuertes de resolución de conflictos tanto en el hogar como en la comunidad.

Te puede interesar