Menú
Neuronas espejo y su función en el aprendizaje
Neuronas espejo y su función en el aprendizaje

DESARROLLO COGNITIVO

Neuronas espejo y su función en el aprendizaje

Las neuronas espejo tienen un papel activo y fundamental en el aprendizaje de los niños y adultos, ¿sabes por qué?

En los últimos años han crecido las diferentes teorías de aprendizaje basadas en el conocimiento de la neurociencia. La neurociencia hace referencia a diferentes campos científicos que abordan los conocimientos sobre la estructura, funcionamiento e interpretaciones tanto del sistema nervioso como del cerebro, siendo unos de los mayores campos de investigación de los últimos veinticinco años.

El desarrollo del cerebro desde edades muy tempranas es algo que preocupa a la mayoría de padres. Por ello, saber manejar las herramientas para sacar el máximo partido a un desarrollo cerebral pleno, un incremento intelectual y una buena inteligencia emocional se ha convertido en una de las prioridades de la neuroeducación.

Pero, ¿cómo funciona el cerebro del niño?

Según el neuropsicólogo Álvaro Bilbao el cerebro del niño se divide en tres partes:

  • Cerebro reptiliano: el más primitivo de todos, encontrándose en la parte inferior. Permite luchar por la supervivencia regulando los estados de alerta.
  • Cerebro emocional: situado en el segundo nivel, fue desarrollado por los primeros mamíferos y basa su funcionamiento en distinguir emociones agradables y desagradables.
  • Cerebro racional: situado en el parte inferior, es el más evolucionado, lo que hace que nos distingamos de los animales. Nos permite tener conciencia de nosotros mismos, comunicarnos y sobre todo, razonar.

En los niños, sobre todo los bebés, la voz cantante la lleva el cerebro reptiliano, de poco sirve razonar cuando tienen hambre o explicarles que vas a tardar en calentar el biberón y que no lloren. Lo único que calma el llanto es saciar sus necesidades lo más pronto posible.

A partir del primer año de vida, la parte emocional y reptiliana conviven juntas y los padres deben de trabajar diferentes tipos de estrategias para poder entablar tanto los instintos más primitivos del niños como sus necesidades emocionales tales como el amor y la seguridad. Es en este momento donde los límites, la empatía, el afecto y el trabajo de las neuronas espejo van a ser unos grandes aliados para cualquier padre.

Un poco más adelante, a partir de los tres años, el cerebro racional se vuelve protagonista. Ya tiene la capacidad de controlar sus instintos básicos y dejarse guiar por su razón y voluntad aunque, siguen siendo necesarias grandes dosis de afecto para dominar la parte emocional, y la reptiliana todavía puede tomar el control el ciertos momentos sobre su comportamiento. Es por ello necesario que los padres aprendan a lidiar con estas tres partes para que comprendan el desarrollo del comportamiento de los más pequeños.

El cerebro del niño se divide en tres partesEl cerebro del niño se divide en tres partes

¿Qué son las neuronas espejo?

Las neuronas espejo son un grupo de células descubiertas por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti y que están relacionadas con los comportamientos sociales, imitativos y empáticos. Permiten "reflejar" la acción de otro en nuestro propio cerebro de ahí su nombre. Por ejemplo, cuando escuchamos hablar a alguien y le vemos gesticular, se activan nuestras neuronas espejo encargadas del control de la lengua y los labios durante el habla.

Su descubrimiento vino de la mano de un estudio en primates de forma fortuita, dado que cuando el simio realizaba algún movimiento concreto con sus manos su cerebro se activaba pero, también cuando otro de su especie realizaba ese mismo movimiento.

¿Cómo funcionan las neuronas espejo en el aprendizaje de los niños?

Los niños desarrollan la mayoría de sus habilidades intelectuales y emocionales a través de la observación. Por ejemplo, si tienes miedo a los perros y cada vez que ves uno y gritas de forma despavorida, tu hijo tendrá miedo a los perros. Si tu hijo te ve enfrentarte a un problema de forma respetuosa y calmada, su cerebro será capaz de imaginarse en esa situación y hacerlo de la misma forma.

Las neuronas espejo van ensayando de forma silenciosa en cada situación nuevaLas neuronas espejo van ensayando de forma silenciosa en cada situación nueva

Las neuronas espejo van ensayando de forma silenciosa en cada situación nueva a la que se enfrentan los niños a modo de entrenamiento para que su cerebro pueda repetirlas en situaciones similares.

Por lo que la primera cosa que debemos de tener en cuenta en el proceso de promover conductas de aprendizaje adecuadas, es ofrecer buenos modelos que el niño pueda imitar. Durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, las neuronas espejo hacen que podamos empatizar con las habilidades, los contenidos o aquellas destrezas que vamos asimilando. Esto hace que nos convirtamos en seres sociales que interactúan entre sí, reforzando el aprendizaje a través de las emociones. Como decía Eduard Punset "no hay proyecto sin emoción". Así que, cuando veamos que una conducta es la adecuada y que las neuronas espejo están haciendo su trabajo, debemos de reforzar la conducta a través de un refuerzo positivo. Reforzar significa compensar y lo hacemos después de realizar una acción valiosa, sobre todo porque el niño se siente motivado para volver a realizar dicha acción. Lo mejor sería un refuerzo emocional o social. Por ejemplo, si ha obedecido a la primera, puedes compensarle jugando juntos o dejando que te ayude a preparar la cena.

No debemos de olvidar que los padres son los principales modelos de imitación y desarrollo de las neuronas espejos de sus hijos. Tener una conciencia de este proceso va a ayudarte a sacar la mejor versión de ti mismo, utilizando la oportunidad en tu propio beneficio.

¿Cómo potenciar el aprendizaje con las neuronas espejo?

  • Es muy importante que los más pequeños se relacionen con niños de otras edades ya que pueden aprender tanto a través de la imitación como de su propia actividad. Esto es algo que se puede observar muy bien entre los hermanos.
  • Sonreír. El contagio emocional es el precursor de la empatía.
  • Potenciar el autoestima. Tus hijos deben de sentirse queridos e importantes.
  • La escucha activa. Esto es una forma de activar las neuronas espejo propias y ayudar a desarrollar las propias y poder empatizar con los demás.
  • Fomentar el trabajo cooperativo tanto en el aula como en casa en detrimento de la competitividad y la individualidad.
  • La mirada. La conexión visual es un elemento clave para la comunicación empática y real.
  • Abrazar. Abrazos largos y profundos que te permitan conectar con la otra persona y llenarte de parte de su energía.
  • Crear un clima optimista en casa.

Te puede interesar