Menú
Mantenerse en un matrimonio infeliz por los niños, ¿es buena opción?
Mantenerse en un matrimonio infeliz por los niños, ¿es buena opción?

MATRIMONIO

Mantenerse en un matrimonio infeliz por los niños, ¿es buena opción?

Si estás en un matrimonio infeliz pero no te divorcias por tus hijos, ¿estás haciendo lo correcto o no?

Las relaciones requieren un esfuerzo continuo, y puede ser fácil permitir que otras prioridades desplacen tu conexión con tu pareja. Cuando los niños entran en la ecuación, la cercanía puede ser aún más difícil de mantener. Si llegas al punto en que debes evaluar el futuro y preguntarte si debes permanecer en tu relación infeliz, tu decisión debe descansar en tu situación individual. Tu decisión de poner fin a la relación es importante y requiere una cuidadosa consideración y búsqueda del alma...

Antes de dar el paso tendrás que pensar las cosas muy bien porque, cuando hay un divorcio las cosas cambiarán drásticamente para todos y además, todos los involucrados tendrán un desgaste emocional bastante severo. Es una decisión que se debe tomar conjuntamente y sobre todo, hablar las cosas muy bien antes de dar el paso. Además, si hay niños de por medio, es necesario que se trabaje todo muy bien para poder conseguir una estabilidad emocional aunque sea de forma separada.

La decisión de abandonar una relación o continuarla es intensamente personal sin pautas definitivasLa decisión de abandonar una relación o continuarla es intensamente personal sin pautas definitivas

Sentirse atrapado

La decisión de abandonar una relación o continuarla es intensamente personal sin pautas definitivas. La decisión requiere una cuidadosa consideración de todos los factores de la situación, incluidos tus sentimientos personales con respecto a tu pareja y los dos niveles de disposición y deseo de hacer que la relación funcione. 

Sentirse atrapado en una relación puede sentirse debilitante y frustrante, pero al tomar una decisión consciente sobre el futuro (independientemente de la decisión), puede sentirse fortalecido y lleno de energía.

Nivel de conflicto

Una consideración importante sobre si continuar o terminar una relación infeliz implica el nivel de conflicto que existe y qué tan bien lo manejas. Si tu relación involucra conflictos importantes, discusiones, disputas y tensiones, tus hijos probablemente se beneficiarán si intentas criarlos por separado. 

Por otro lado, si tus problemas de relación siguen siendo privados y puedes aislar a tus hijos de la ansiedad y la tensión en relación con la relación de matrimonio, es posible continuar la relación sin dañar a tus hijos. Pero en este caso, será necesario que evalúes tu estado emocional para saber si te merece la pena continuar o no.

 Reparar una relación infeliz requiere tiempo y esfuerzo Reparar una relación infeliz requiere tiempo y esfuerzo

Continuando con la infelicidad

Los niños a menudo internalizan situaciones y problemas, aceptando la culpa incluso de situaciones que no los involucran. Si continúas una relación infeliz con el conflicto que los niños pueden ver y sentir, pueden creer que el problema es su culpa. 

También pueden tratar de escapar del conflicto retirándose de los padres. Las ramificaciones a largo plazo podrían ser un modelo inconsciente de este ejemplo de conflicto de los padres, en el que los niños repiten los mismos errores en su propia vida adulta.

Haciéndolo funcionar

Puedes optar por continuar la relación mientras se asesora para reparar el daño y aprender nuevas formas de relacionarse con tu pareja. La terapia de pareja puede incluir sesiones individuales para ambas parejas, asesoría de pareja e incluso asesoría familiar para brindar a tus hijos apoyo y asistencia en cómo llevar las dificultades de relación. Reparar una relación infeliz requiere tiempo y esfuerzo, pero curar y hacer mejoras puede beneficiar a todos...

Lo que es imprescindible es que si el matrimonio no es feliz, entonces hay que mirar por la felicidad de los hijos y en muchas ocasiones, la vida en matrimonio no siempre es la mejor respuesta. A veces, es mejor tomar decisiones difíciles que harán que se deba pasar por un período difícil y de duelo, pero que con el tiempo, las cosas volverán a estar en su lugar y por lo tanto, se podrá volver a vivir en familia y pensando en el bien común, aunque sea en casas separadas.

Te puede interesar