Menú
Mi bebé ha sufrido una caída, ¿qué le puede pasar?
Mi bebé ha sufrido una caída, ¿qué le puede pasar?

LESIONES EN BEBÉS

Mi bebé ha sufrido una caída, ¿qué le puede pasar?

Puede significar un buen susto tanto para los padres como para el pequeño pero mantener la calma y la serenidad durante un golpe será clave.

Siempre existe la posibilidad de que los bebés, en sus primeros meses de vida, sean curiosos, se muevan mucho y acaben cayéndose de su cama, del sofá o de cualquier sitio a una altura considerable. Cuando un bebé gatea y camina las posibilidades de que se lastime son altas. Aunque para los padres, este es un momento angustiante, lo recomendable y más importante es mantener la calma y evaluar los posibles daños.

Prestar atención y ser objetivo con la situación evitará momentos de pánico innecesarios. Lo primero será observar al bebé para considerar si necesita acudir de urgencia al médico o si simplemente la caída ha sido una que, por fortuna, no ha tenido consecuencias graves. La tensión, la angustia y todo tipo de temores llegan de sopetón en una situación así pero será vital que uno trate de mantener la serenidad.

Como las caídas de los bebés son bastante comunes, sobre todo si estos tratan de explorar su entorno o si los padres están despistados, Bekia te propone una serie de consejos para averiguar si tu bebé ha sufrido algún daño o no, qué consecuencias ha tenido la caída y qué hacer en cada caso.

¿Qué hacer tras la caída?

Lo primero de todo y como ya se ha dicho: mantener la calma. Ponerte histérica no ayudará a tu pequeño en caso de que este haya sufrido algún tipo de daño. Si llora y se mueve, antes de alzarlo en brazos, revisa todo su cuerpo en busca de señales de algún golpe o lesión. Inspecciona en profundidad su cabecita y recuerda que lo mejor para tu bebé será no hacer presión. La presencia de chichones y zonas blandas o con magulladuras serán una señal de que deberás acudir al médico.

Aunque no notes nada es recmendable llevarle al médico para que le haga una exploraciónAunque no notes nada es recmendable llevarle al médico para que le haga una exploración

Si no ves nada grave revisando al bebé, es probable que no haya sucedido nada pero de todas formas siempre es recomendable mantenerlo en observación para ver si su rutina sigue como siempre aún después del susto. Algo que debes recordar es que los bebés son muy resistentes, incluso más que los adultos, a las caídas y golpes. A pesar de que su cuerpecito está todavía en formación, la falta de tensiones les hace ser más flexibles.

Observa su comportamiento

Aunque a priori no notes ninguna lesión, es importante aclarar que el bebé puede haber sufrido algún daño interno o lo que se conoce como conmoción cerebral. Es de vital importancia que analices el comportamiento de tu bebé las 72 horas después de haberse producido la caída y especialmente si hubo un golpe en la cabeza.

Para saber si tu bebé está bien, verifica que no haya cambios en su comportamiento o un llanto incontrolable, vómitos, cambios o asimetría en sus pupilas o hematomas subcutáneos. También, si ves que su coordinación de manos, piernas y ojos no es la correcta, todos estos signos se convertirán en una señal de alarma.

Ante el golpe es normal que el bebé llore hasta ser consolado. No obstante, si no lo hace, ponte en alerta y presta atención porque puede que la caída haya sido dura o que simplemente el pequeño esté en estado de shock. Lo mejor es darle tiempo al bebé, consolarlo y observarlo con todos sus movimientos por no menos de 8 a 12 horas.

¿Cuándo acudir a urgencias?

Si tu bebé pierde el conocimiento, sangra o tiene una herida profunda, tiene chichones que se ablandan, cambios repentinos de humor, llantos exagerados o incluso una extraña y absoluta calma, como responsable de tu pequeño deberás acudir de inmediato al consultorio o al centro de emergencias más cercano.

Si notaras convulsiones, pupilas dilatadas, náuseas y confusión o si notaras cómo un líquido transparente sale por su nariz, oídos o boca, esto también debería preocuparte. Sea cual sea el motivo de alarma, acude sin pensarlo al médico y bajo ningún concepto le suministres medicamentos sin el consentimiento de su pediatra ya que podría agravar las consecuencias.

Podemos prevenir las caídas y golpes con unas pequeñas medidas de seguridadPodemos prevenir las caídas y golpes con unas pequeñas medidas de seguridad

¿Qué hacer para evitar futuras caídas?

Los pequeños golpes y los arañazos son consecuencias de caídas que forman parte de algo inevitable en el desarrollo de las habilidades motoras y de la independencia del niño. Siempre y cuando tu hijo esté bajo supervisión adulta y su área de juego no presente elementos peligrosos como esquinas puntiagudas, la mayoría de caídas que este experimente no serán de gravedad.

Si tu hijo se cae, trata de no tener una reacción exagerada. Si cada vez que tropieza, corres a su lado con los nervios a flor de piel puede que incluso llegues a inculcarle miedo a tu bebé. Las caídas son la principal causa de lesiones accidentales en los niños y una de cada tres pueden llegar a prevenirse. Protege las esquinas de los muebles con protectores especiales o bien considera guardarlas hasta que tu hijo controle sus movimientos.

- Proteger las esquinas de los muebles es algo muy importante. Puedes recubrir este tipo de muebles con protectoras especiales o bien puedes considerar guardar algunos en caso de que no ocupen mucho y puedas prescindir perfectamente de ellos.

- Será muy importante vigilar que tu pequeño no esté cerca de áreas elevadas y, si tu casa posee salas a doble altura o escaleras, lo mejor que puedes hacer es colocar rejas de seguridad abajo y arriba de las escaleras. Lo ideal para este tipo de protectores es que estos no sean de tipo acordeón para evitar posibles aplastamientos en las manos del bebé. Por otro lado, si tu pequeño puede pasar por entre los barrotes, puedes optar por colocar vallas protectoras o láminas de vidrio acrílico.

- Quita cualquier mueble cercano a ventanas que posibiliten que tu niño pueda trepar por ellos y asomarse a fuera. Un movimiento incontrolado de sus extremidades y podría sufrir una caída y un daño irreparable.

- Nunca dejes solo a tu bebé cuando este esté sobre el cambiador de pañales. Algunos de estos muebles poseen correas para evitar que los pequeños se caigan; no obstante, puede que estas no sean lo suficientemente fuertes como para evitar caídas o como para soportar el peso del bebé en caso de que se precipite al suelo.

Te puede interesar