Menú
La magia de la vida: la fecundación
La magia de la vida: la fecundación

FECUNDACIÓN

La magia de la vida: la fecundación

La fecundación o la magia de la vida no es otra cosa que la fusión de dos gametos durante la reproducción sexual

Cuando ocurre un embarazo siempre se le da mucho peso a lo impresionante que es el desarrollo del bebé. Esto es totalmente cierto pero hay un paso sobre el que se suele pasar rápidamente ya que a priori puede parecer muy sencillo.

Este primer paso, primer pequeño milagro, es la fecundación. Puede parecer cosa de magia por la complejidad que entraña ya que requiere de dos sistemas reproductores, uno varón y otro hembra, que funcionen perfectamente.

A continuación os describiremos, paso a paso, cómo tiene lugar la fecundación.

Los espermatozoides en busca del óvulo

Se denomina fecundación a la fusión de dos gametos durante la reproducción sexual. Los gametos son las células reproductoras y se caracterizan por contar con la mitad de cromosomas que una célula normal. En el caso de los humanos, los espermatozoides (gameto masculino) y los óvulos (gameto femenino) cuentas con 23 de los 46 cromosomas que se encuentran en las otras células.

Esto se debe a que en el momento de la unión de las células los núcleos de las mismas se fusionan para permitir la combinación de los genes. Esta combinación es fundamental para la evolución y el desarrollo de la especie.

Sin embargo, antes de esta fusión unos 2 millones de espermatozoides eyaculados compiten en una carrera frenética hacia el único óvulo que se desprende del ovario en cada ciclo menstrual.

Solo uno de ellos logrará alcanzar la meta mientras el resto mueren por agotamiento o por las barreras naturales de la vagina y el útero. Los que sobrevivan perecerán en las 72 horas que transcurran tras la fecundación ya que solo un espermatozoide puede fecundar un óvulo.

Se denomina fecundación a la fusión de dos gametos durante la reproducción sexualSe denomina fecundación a la fusión de dos gametos durante la reproducción sexual

El origen del embrión

Denominamos célula huevo o zigoto a la primera célula que se forma por la unión de los dos gametos. Esta célula se la caracteriza como totipotente por su capacidad de dividirse para dar todas las células que conformarán al futuro bebé.

Es decir, esta célula se dividirá hasta formar células de la piel o del sistema nervioso, pero esos células cuando tengan el código de ADN activado que determina su tipo no podrán dar células de otra clase.

Al formarse el zigoto tras la fecundación, el óvulo se activa que impide la entrada de más espermatozoides. Esta célula se comenzará a dividir en las trompas de Falopio y comenzará su camino al útero a los 5-7 días de haberse producido la fusión.

Llamamos embrión al organismo en desarrollo en las primeras 8 semanas de gestación. Antes de pasar a denominarse feto.

Primeras etapas de diferenciación celular

La división del cigoto da paso la etapa de mórula. La célula huevo se divide por mitosis de 2 a 32 células entre el segundo y tercer día tras la fecundación. Esta mórula continuará su división de camino al útero y entrara en la etapa de blástura o blastocito. Este permanecerá libre entre el quinto y sexto día después de la fecundación hasta q el séptimo u octavo día encuentra su lugar en el útero.

La implantación del embrión en el útero

Durante su viaje de las trompas de Falopio al útero el embrión ha propiciado la liberación de hormonas que han iniciado la preparación del útero para acogerle. Entre estas hormonas encontramos la progesterona y los estrógenos que preparan el útero y permitirán que la fecundación sea exitosa.

Esa preparación puede entenderse como la formación de un nido que permitirá que el embrión se nutra y oxigene durante la gestación y esté protegido dentro del organismo de la madre. El correcto anclaje a la llegada a esta especie de nido se producirá gracias a un correcto equilibrio ente endometrio, embrión y las estructuras del sistema nervioso central encargadas de regular las hormonas, hipotálamo e hipófisis.

Esta fase de implantación se puede dividir en dos partes. Primero una adhesión superficial, que es sucedida por una invasión del endometrio por el blastocito que finaliza entorno a los 14 días después de la fecundación.

Esta invasión se produce gracias a diferentes cambios morfológicos del blastocito que generan unas extensiones que lo van uniendo más y más a la pared del útero ya preparada y bien nutrida de vasos sanguíneos.

La placenta y el cordón umbilical

Para que se pueda ya iniciar el periodo de organogénesis es necesario que se conformen estas dos estructuras que permitirán que el bebé reciba el oxígeno y nutrientes necesarios durante las muchas semanas de desarrollo que quedan.

Tras la implantación correcta, se inicia la rápida formación de la placenta a partir de tejido fetal y materno. Esta creará un ambiente exclusivo para el bebé que permitirá que se eliminen las excreciones, protegerle frente a cualquier amenaza infecciosa o vírica y fabricar hormonas que regulan su relación con el cuerpo de la madre.

La otra estructura a desarrollarse es el cordón umbilical que une la placenta y el bebé. Esta gruesa estructura está formada por dos arterias y una vena que administran nutrientes y oxígeno y recogen desechos respectivamente. Es la unión entre el bebé y la placenta.

La división del cigoto da paso la etapa de mórulaLa división del cigoto da paso la etapa de mórula

Otros tipos de fecundación

La fecundación asistida o fecundación artificial se utiliza para denominar a diferentes técnicas o métodos médicos que facilitan este proceso cuando existen problemas de fertilidad. Entre las técnicas encontramos:

  • Coitos programados: sincronizar la etapa de ovulación del ciclo menstrual, no sometido a estimulación, con las relaciones íntimas.

  • Inducción de la ovulación: permite adelantar el pico de máxima fertilidad que se espera en el método anterior. Los médicos administran las hormonas que permiten que este se produzca durante las 37-38 horas posteriores a la inyección. Permite planificar el coito, la inseminación o la aspiración del óvulo.
  • Inseminación intrauterina: permite una fecundación natural al introducir el espermatozoide directamente en el útero. Este buscará el camino al óvulo, siendo este camino más corto y con más probabilidades de éxito.
  • Fecundación in vitro: consiste en la aspiración del óvulo para realizar su fecundación fuera del cuerpo. Después este óvulo ya fecundado se insertará de nuevo en útero.
Te puede interesar