Menú
¿Los profesionales educativos minimizan el impacto del acoso escolar?
¿Los profesionales educativos minimizan el impacto del acoso escolar?

ACOSO ESCOLAR

¿Los profesionales educativos minimizan el impacto del acoso escolar?

El acoso escolar es un problema social, pero, desde las escuelas... ¿se minimiza demasiado este problema o se trabaja para solucionarlo?

No, no lo minimizan, pero a veces es complicado detectarlo. Es importante que el acoso escolar se considere un problema generalizado para que tanto niños, adolescentes y adultos encuentren un punto de coordinación común para que de esta manera se pueda vencer. El acoso escolar con prevención, atención y buenas prácticas podría desaparecer... ¡pero el deber está tanto en casa como en la escuela!

La mayoría de los padres saben que el primer paso para abordar el acoso escolar es hacerlo saber en la escuela. Desafortunadamente, no siempre obtienen la respuesta que están buscando. Pueden encontrarse a profesionales que no se toman en serio lo que les ocurre a sus hijos o intentan "quitarle hierro al asunto". Esto puede ser un problema porque puede retrasar la solución.

En cambio, otros profesionales sí que se implican pero después no tienen las estrategias suficientes para poder abordar el problema y no realizan las disciplinas necesarias para los acosadores. Y a veces, si se reparten las consecuencias a veces no se cumplen o se flexibilizan demasiado. Este tipo de experiencia puede ser muy frustrante para los padres. Cuando un hijo está siendo víctima de acoso escolar, solo quieren que el acoso escolar llegue a su fin... y necesitan la ayuda de los profesores para poder abordarlo correctamente.

 Hay veces que los maestros y profesores están tan ocupados que no se percatan del problema Hay veces que los maestros y profesores están tan ocupados que no se percatan del problema

¿Por qué se puede minimizar el acoso escolar?

Estas son las principales razones por las que simplemente no parecen tener tiempo para abordar el problema de manera adecuada.

  • Demasiado ocupados. Hay veces que los maestros y profesores están tan ocupados que no se percatan del problema que tienen delante. En consecuencia, muchos maestros están luchando solo para satisfacer las rigurosas demandas de sus obligaciones y responsabilidades diarias. Entonces, cuando ocurren incidentes de acoso escolar, muchos maestros sienten que simplemente no tienen el tiempo ni la energía para enfrentarlos. Si bien esta respuesta no es una excusa para ignorar el bullying y envía un mensaje equivocado a los estudiantes, a veces es más fácil para los maestros hacer caso omiso de la intimidación que abordar el problema.

  • Solo se centran en su aula. La mayoría de las veces, la intimidación ocurre fuera del aula. De hecho, el acoso escolar suele llevarse a cabo en una variedad de puntos calientes diferentes en toda la escuela, incluido el comedor, los pasillos, el vestuario, el autobús e incluso en Internet. Como resultado, no es raro que los maestros no se den cuenta del acoso dentro de su aula, sobre todo si no interactúan con los estudiantes mucho más allá de eso.

  • Los acosadores evitan a los maestros. Los acosadores saben perfectamente donde se encuentran los profesores y maestros y les evitan para no ser descubiertos. Por este motivo es poco probable que los adultos vean lo que está ocurriendo ni tampoco que los testigos hablen de lo que está ocurriendo (por miedo a ser acosados también). Solo los profesores que hacen un esfuerzo extra en descubrir si ocurre o no acoso escolar, podrán saber si realmente está pasando.

  • El profesor o maestro no tiene los recursos suficientes. A veces, los profesores y maestros no tienen los recursos suficientes par abordar el acoso escolar que existe dentro de la escuela ni el apoyo administrativo. Por ejemplo, si envían a un alumno al despacho del director por un mal comportamiento pero los devuelven a clase sin consecuencias reales por su mal comportamiento, no habrán cambios significativos en su comportamiento. Es necesario que los profesores y maestros aprendan estrategias para abordar el acoso escolar dentro de los centros educativos.

  • Los centros educativos carecen de programas de prevención de acoso escolar. Es necesario que las escuelas sean conscientes de la importancia de prevenir y tratar el bullying dentro de los centros educativos para poder disuadir estos comportamientos. Es muy difícil para un maestro abordar efectivamente el acoso escolar en la escuela cuando no todos están de acuerdo con lo que se necesita hacer. Para que la prevención del acoso escolar tenga éxito, es necesario que haya un enfoque de equipo para abordar el problema.

  • El maestro o profesor puede tener creencias erróneas sobre el acoso escolar. A pesar de los avances realizados en los esfuerzos de prevención del acoso escolar, hay algunos maestros que aún consideran que el acoso escolar es algo temporal o "cosa de niños". Incluso algunos creen que eso ayudará a los niños a hacerse más fuertes. Peor aún, ven la intimidación como un conflicto en lugar de un problema de poder y control donde una persona, o un grupo de personas, controla y manipula a la víctima.

  • El maestro o profesor puede tener creencias erróneas sobre el acoso escolarEl maestro o profesor puede tener creencias erróneas sobre el acoso escolar

  • Mala gestión en la resolución de conflictos. Hay profesores y maestros que tratan los problemas de acoso escolar de la misma forma que tratarían una resolución de conflicto. Desafortunadamente estos esfuerzos casi siempre fallan. Los acosadores no están dispuestos a comprometerse e intimidan a la víctima ante cualquier tipo de esfuerzo de mediación. Como resultado, abordar los problemas de intimidación como si fuera un conflicto, va a fallar casi siempre.

Si crees que en la escuela de tu hijo están minimizando la gravedad del acoso escolar que está padeciendo, será necesario que te reúnas con el equipo directivo para poder explicar exactamente qué está pasando. Si puedes aportar pruebas será mucho mejor. Entre todos tendréis que buscar la manera de encontrar la mejor solución para tu hijo sin que sea el punto focal de todo lo que está pasando. Se deben tratar con delicadeza para no agravar el problema y que tu hijo se sienta protegido todo el tiempo.

Si después de intentar hablar con la escuela uy de haber llegado a supuestos acuerdos para intentar solucionar el problema ves que todo sigue igual. Entonces tendrás que hablar con abogado que tenga experiencia en este tipo de casos para que, de forma judicial se intente conseguir que la escuela realmente haga algo para minimizar el impacto del acoso escolar dentro de las aulas y sobre todo, que tu hijo esté seguro. En última instancia, si tu hijo lo está pasando realmente mal, lo mejor que puedes hacer es cambiarle de colegio y allí, no comentar el problema anterior para evitar que se repita el patrón. Necesitará ir a un psicólogo antes y durante del cambio de la escuela para que le facilite estrategias y habilidades sociales que le ayudarán a integrarse fácilmente.

Te puede interesar