Menú
¿En las escuelas hay "chicas malas" y "chicos malos"?
¿En las escuelas hay "chicas malas" y "chicos malos"?

ESCUELA

¿En las escuelas hay "chicas malas" y "chicos malos"?

Si eres padre no pierdas detalle de cómo debes enfrentarte al acoso que puede hacer un chico malo a tu hijo.

Tus hijos deben aprender que en la humanidad hay personas buenas y también personas malas. Es algo que debe aceptar y sobre todo, no intentar cambiar a las personas... Porque así se evitará muchos disgustos. Los expertos hablan de que las chicas son más propensas a generar agresión relacional, pero en realidad también los chicos pueden hacer que esto ocurra.

Se sabe que las chicas pueden difundir rumores para hacer daño a otras chicas, como por ejemplo en el bullying. Pero esto no es un comportamiento exclusivo de chicas, los chicos también pueden comportarse de esta manera hiriente para hacer daño emocional a otros.

Los niños también pueden ser "chicos malos"

Los niños usan la agresión relacional para dañar o manipular tanto o más que las niñas. De hecho, más chicos muestran un patrón de agresión relacional en la escuela primaria y secundaria que las niñas.

Se hizo un estudio de más de nueve países no encontró diferencias entre chicos y chicas cuando se trata de comportamientos o agresión relacional. Para muchas personas no reaccionan la manipulación o los rumores con los chicos, pero ellos también son capaces de hacerlo. Cuando piensan en los niños y la intimidación, se imaginan la intimidación física, insultos y otras formas más obvias de intimidación...aunque el acoso social también sucede.

Los niños usan la agresión relacional para dañar o manipular tanto o más que las niñasLos niños usan la agresión relacional para dañar o manipular tanto o más que las niñas

Quizás la diferencia es que los niños no hablan de eso como hacen las chicas, lo haces de manera más sutil. Pero si observas de cerca las relaciones de los chicos en la escuela primaria y secundaria, lo verás. claro. Un niño puede estar con su grupo de amigos sintiéndose protegido y otro en cambio, puede estar aislado socialmente y sentirse totalmente desprotegido u objeto de burlas. Eso no sucede por casualidad. Las características como la fuerza física, la altura, el atractivo, el atletismo, la inteligencia, el humor y otros marcadores de popularidad preparan el escenario para el éxito social de los niños.

El deseo de ser aceptado

El deseo de ser aceptado por los demás combinado con la competitividad natural de los niños puede llevar a un comportamiento medio muy similar al que se ha identificado en las niñas a esta misma edad. Como resultado, los niños que no obtienen la calificación a menudo son víctimas de destierro, insultos verbales y manipulación por parte de otros niños.

Además, la agresión relacional puede existir incluso dentro de amistades que parecían más largas. Debajo de las indirectas, las bromas y las rivalidades, los chicos luchan por la aceptación como las chicas. En realidad, los niños se enfrentan a los mismos desafíos sociales que las niñas en la escuela primaria y secundaria.

La sociedad espera que los niños sean La sociedad espera que los niños sean "fuertes emocionalmente"

Pero muchos de estos desafíos a menudo pasan desapercibidos para los padres y maestros, principalmente porque los niños no se comunican sobre lo que están experimentando. Rara vez los niños comparten sus sentimientos cuando un grupo de niños los excluye de un juego de baloncesto o los deja fuera de una lista de invitados a una fiesta. En su lugar, se aferran al resentimiento o buscan maneras de equilibrarse (y pueden aparecer malos comportamientos). Además, la sociedad espera que los niños sean "fuertes emocionalmente" y que no les afecte este tipo de situación.

Cómo enfrentarse a los chicos malos

Para hacer frente el acoso escolar en los niños y abordar la agresión relacional los padres y los maestros deben equipar a los niños con formas de enfrentar y prevenir el mal comportamiento de los niños. La vida emocional, la autoestima y las habilidades sociales se ven afectadas por este tipo de acoso, incluso aunque los chicos no digan nada al respecto o intenten evadir el tema.

Los padres y los maestros tienen que abordar la agresión relacional en los niños. Deben haber programas de prevención del acoso escolar y estar dirigidos a reducir la agresión relacional tanto en niños como en niñas. Cuando ocurre acoso por culpa de los "chicos malos" o "chicas malas", es necesario recordar que no es cosa de niños... Es cosa de todos y entre todos hay que buscar las soluciones correctas a cada caso concreto. La salud emocional de los niños y niñas está en juego.

Te puede interesar