Menú
Cómo hablar de política con tu familia para no acabar en discusión
Cómo hablar de política con tu familia para no acabar en discusión

FAMILIA

Cómo hablar de política con tu familia para no acabar en discusión

¿En tu casa cuando se habla de política se acaba discutiendo! ¡No merece la pena una familia desunida por este tema!

Los temas de política y religión tienen un alto potencial para romper familias. Las diferencias políticas son propensas a crear divisiones familiares. Dado que la fe y la política a menudo están interrelacionadas, desafiar la política de una persona puede significar también desafiar a su religión. Cuando los abuelos y sus hijos no están de acuerdo con la política, corren el riesgo de alejarse de la familia, lo que podría resultar en la pérdida del contacto con los nietos. No importa cuán fuertes sean sus principios políticos, nada vale la pena perder ese preciado vínculo. A continuación le indicamos cómo evitar que la política destruya a su familia.

La política no es digna de una discusión familiar

Un mundo en el que nunca discutamos política por temor a herir los sentimientos de alguien sería un mundo disfuncional. Pero ocasionalmente, cuando es obvio que dos partes opuestas nunca encontrarán el acuerdo, es apropiado declarar una moratoria en la discusión política y simplemente, no hablar del tema.

En estos casos, las partes involucradas deben buscar elementos de interés compartido que no estén estrechamente vinculados a temas políticos. Deberías poder hablar sobre la mejor manera de cocinar o cultivar tomates sin mucho conflicto... Pero si no puedes discutir tu interés por un tema sin volverlo político, entonces, busca otro tema.

Los temas de política y religión tienen un alto potencial para romper familiasLos temas de política y religión tienen un alto potencial para romper familias

Cómo hablar, si decides hablar

Si eliges hablar de política, estas estrategias aumentarán tus posibilidades de una discusión, por lo que es mejor tenerlo en cuenta para evitarlo:

  • Abre tu mente a lo que la otra parte está diciendo
  • Si no puedes abrir tu mente a lo que la otra parte está diciendo, mejor no te molestes en hablar. Aprende lo que otros te digan, aunque tengas una opinión diferente.
  • Usa el humor de forma sabia. Puede ser un salvavidas inyectar un poco de ligereza en la discusión pero rechazar el humor sarcástico o partidista. Muchas veces las situaciones políticas tienen un humor inherente que, si se reconoce, puede relajar el estado de ánimo.
  • Mantén la calma. Si no puedes mantener tu voz baja y tu tono civil, es hora de salir de la conversación. 
  • Controla tu lenguaje corporal. No te inclines ni invadas el espacio de la otra persona. Cuidado con atrapar físicamente a las personas. Hay buenas razones por las que no nos gusta estar acorralados. No asumas posturas hostiles. Algunos expertos dicen que el lenguaje corporal representa al menos la mitad de toda la comunicación. Sé consciente de los tuyos.

  • Controla tu lenguaje corporalControla tu lenguaje corporal

  • Cómo salir de una conversación incómoda. Muchas personas optan por acabar las conversaciones con afirmaciones del tipo: "Simplemente tendremos que aceptar el estar en desacuerdo". Sin embargo, tales declaraciones aparentemente inocuas pueden ser perjudiciales, especialmente si otras partes sienten que han sido cortadas sin tener su opinión. Es mucho mejor decir: "Me has dado algo en qué pensar. Hablemos de otra cosa y volvamos a esto en otro momento". 

Cuestiones especiales que involucran a los nietos

Una de las mejores formas de crear una ruptura familiar es hacer proselitismo con los nietos cuando los recibas en privado. Esto es más peligroso cuando tus nietos están en edad escolar. Durante esos años de formación, los padres tienen el derecho de controlar las fuerzas que influyen en su desarrollo en la medida en que dichas fuerzas puedan ser controladas.

Resiste la tentación de plantear temas políticos con tus nietos. Si un nieto inicia la conversación, las circunstancias particulares de tu familia determinarán cómo debes responder. Si el desacuerdo en tu familia es particularmente volátil, deberías resistirte a responder. Si tu familia es un poco más abierta a la conversación, está bien responder a las preguntas, pero tendrás que asegurarte de incluir tu respuesta con un descargo de responsabilidad de que muchas otras personas que quieres no estarían de acuerdo con tu punto de vista y eso está bien. Recuerda que debes cuidar bien tus palabras porque siempre existe el peligro de que no se entienda bien lo que quieres decir.

Te puede interesar