Menú
Cómo resolver tus peores conflictos de crianza con tu ex
Cómo resolver tus peores conflictos de crianza con tu ex

CRIANZA

Cómo resolver tus peores conflictos de crianza con tu ex

Si tienes hijos en común con tu ex, es probable que tengáis conflictos de crianza. Así es cómo podréis resolverlos.

Es casi imposible tener hijos en común con tu ex y no discutir de vez en cuando. Es importante que te centres en la imagen a largo plazo para hacer lo mejor para tus hijos. Para hacerlo deberás dejar de lado tu orgullo y lo que sientes que es correcto para ti... debes pensar en lo que es correcto para tus hijos. No se trata de ganar o perder, se trata de educar y de que tus hijos vean que ambos vais en el mismo camino (o lo intentáis) por su bien.

Existen algunos tipos de conflictos bastante comunes que enfrentan a los padres, por lo que es necesario tenerlos en cuenta para ser consciente y si te ocurre, ¡poner remedio cuanto antes!

El tiempo con los niños

Es necesario tener presente lo que es razonable al planificar el tiempo que pasaréis cada uno con los niños después del divorcio. Lo ideal es hacerlo igual que lo hacíais antes de la separación inicial. Recuerda que el momento para que tus hijos estén en la escuela y las actividades extra escolares no es tiempo de crianza ni de pasar al lado de los niños. Para evitar discusiones lo ideal es acordar un cronograma para toda la familia y actualizarlo habitualmente, sobre todo si notáis que hay cosas que no marchan.

Muchas familias comienzan pensando que la manutención infantil es un proceso una vez hechoMuchas familias comienzan pensando que la manutención infantil es un proceso una vez hecho

La manutención infantil

Muchas familias comienzan pensando que la manutención infantil es un proceso una vez hecho. Pero, en realidad, siempre habrá gastos adicionales, cambios en la cantidad de dinero que cuesta criar a los hijos en diferentes etapas de sus vidas y ajustes en sus ingresos respectivos, cualquiera de los cuales puede afectar la cantidad de manutención infantil. 

Si te das cuenta de que estás discutiendo con tu ex sobre la manutención de los hijos, recuerda que si el juzgado emitió formalmente una orden de manutención de menores, cualquiera de los padres puede solicitar una revisión debido a un cambio en las circunstancias y / o necesidades. Aunque dependiendo de donde vivas pueden haber restricciones.

El ex pone a los niños en medio

A los niños hay que protegerles a toda costa y ponerlos en medio de las discusiones NUNCA es una opción. Es necesario hablar con tu ex directamente sobre lo que te preocupa dándole ejemplos específicos si es posible hacerlo. También puede ser útil que te reúnas con tu ex en un lugar neutro como en una cafetería u otro lugar de este tipo para mantener una conversación. Así podréis hablar libremente sin que los niños escuchen la conversación y sin que tu ex pierda los nervios en caso de que tenga dificultades de control emocional.

No estáis de acuerdo en la educación y disciplina

Aunque ya no seáis pareja, siempre seréis padres de vuestros hijos y esto requiere ir por el mismo camino educativo. Este conflicto entre padres puede ir en ambos sentidos: quizá creas que tu ex es demasiado indulgente (o a la inversa) o piensas que es demasiado duro con los niños (o a la inversa también).

Al final, es necesario recordar que los estilos de crianza pueden ser diferentes, siempre y cuando se tengan los mismos objetivos. No es razonable esperar a que tu ex haga las cosas de la misma forma que harías tú. Primero piensa qué es lo que te molesta para determinar el problema real o si simplemente es una preferencia por tu parte.

Si las técnicas de disciplina que utiliza tu ex no te gustan, habla con él directamente para intentar ir por el mismo camino. Si piensas que su disciplina es peligrosa para tus hijos, entonces tendrás que acudir a la policía y si crees que no les hará daño mental o físicamente de momento pero que es capaz de hacerlo, entonces habla con tu abogado.

Para cuestiones más simples de disciplina tendrás que hablar directamente con tu ex pareja con frases del tipo: 'Me he dado cuenta', 'Me gustaría que', 'Qué es lo que piensas de...', etc. Así podrás dar tu punto de vista sin acusar o culpar (que generalmente puede ser un generador automático de conflictos), solo haciendo una observación de lo que sí funciona con tus hijos y de lo que no. No se trata de hacer que tu ex lo haga a tu manera. Se trata de compartir estrategias que ambos sabéis que sí funcionan con tus hijos.

Controlar todo lo que el otro padre hace

Este suele ser un problema de ambos padres: un padre quiere controlar todo lo que el otro hace o deja de hacer. Si tiendes a controlar todo, recuerda cómo aprendiste lo que sabes sobre tus hijos y a cómo ser padre. No hay un libro de instrucciones que te informen de todos los pasos que debes seguir....

Gran parte de lo que sabes sobre lo que necesitan tus hijos fue aprendido a través de la experiencia de primera manoGran parte de lo que sabes sobre lo que necesitan tus hijos fue aprendido a través de la experiencia de primera mano

Gran parte de lo que sabes sobre lo que necesitan tus hijos fue aprendido a través de la experiencia de primera mano. Y cuando controlas a tu ex, le robas a él (y a tus hijos) esa oportunidad de aprendizaje. Para empezar, tu ex no va a 'conseguir' lo que quieres que aprenda al microcontrolarle. Simplemente rompe la relación de coparentalidad y hace que sea más difícil trabajar juntos.

Tu ex es un maltratador

La sociedad está acostumbrada a hablar sobre acoso en las escuelas, pero en realidad es algo que sucede todo el tiempo en adultos también. Las amenazas y la violencia nunca son formas aceptables de comunicarse con tu ex. Si realmente te sientes amenazado/a, tendrás que hablar con tu abogado para obtener una orden de alejamiento. 

Por otro lado, si tanto tú como tus hijos no estáis en peligro físico pero tu ex está acostumbrado a hacer lo que quiera sin consecuencias, es necesario establecer límites cuanto antes. Esto no significa que te niegues a cooperar con él, pero sí que tengas espacio suficiente para poder pensar una respuesta antes de decirle que sí o que no a alguna demanda que te haga.

Estos son algunos problemas habituales que los padres separados o divorciados se encuentran habitualmente y que es necesario solventar lo antes posible por el bien propio y de los hijos. Solo de esta manera se podrá vivir de forma tranquila y con un buen cuidado de los hijos.

Te puede interesar