Menú
Pros y contras de las políticas de tolerancia cero en las escuelas
Pros y contras de las políticas de tolerancia cero en las escuelas

TOLERANCIA CERO

Pros y contras de las políticas de tolerancia cero en las escuelas

¿En la escuela de tus hijos existe políticas de tolerancia cero? Descubre los pros y los contras de que se apliquen estas normas.

Son muchas las escuelas que tienen tolerancia cero a cualquier tipo de agresión entre los alumnos para evitar de este modo que existan problemas de bullying o acoso en sus aulas. En realidad las políticas de tolerancia cero en las escuelas son motivo de controversia porque hay opiniones que dicen que son demasiado restrictivas y otras quizá demasiado blandas.

Tolerancia cero en las escuelas

Los partidarios de la tolerancia cero dicen que se necesitan políticas estrictas para mantener el ambiente de aprendizaje seguro para los estudiantes. Los defensores informan que no importa por qué se rompe una regla, si se rompe, deben haber consecuencias sin excepción. No debe haber excepciones bajo ninguna circunstancia y los niños deben recibir graves consecuencias por romper las normas.

Los partidarios también dicen que las políticas de tolerancia cero preparan mejor a los niños para el mundo real. Después de todo, al oficial de policía generalmente no le importa si estaba acelerando porque llegaba tarde al trabajo, si infringes la ley, tienes tus consecuencias legales. Lo mismo ocurre en el trabajo... a tu jefe no le importa por qué llegas tarde, no debes hacerlo y punto porque si continuas llegando tarde al final lo que ocurrirá es que te despedirán y te quedarás sin empleo.

Los defensores también dicen que la tolerancia cero reduce el favoritismo porque no hay espacio para la subjetividad. Solo porque un estudiante sea inteligente o tenga padres que estén involucrados con la escuela, no significa que deba haber indulgencia cuando se rompan las reglas.

Son muchas las escuelas que tienen tolerancia ceroSon muchas las escuelas que tienen tolerancia cero

Críticas a la política de tolerancia cero

Los críticos de las políticas de tolerancia cero expresan su preocupación de que tales políticas carecen de "sentido común". Por ejemplo, a menudo hay poco acuerdo sobre lo que constituye una violación de normas. No se ha demostrado que la tolerancia cero mejore el clima escolar o la seguridad escolar.

Hay quienes expresan su preocupación por la inflexibilidad que puede haber en ciertos casos y cómo niños o adolescentes pueden ser amonestados por infracciones relativamente menores. En 2013, la Academia Americana de Pediatría también publicó una declaración criticando las políticas de tolerancia cero. El informe expresó preocupación porque tales políticas son perjudiciales para los estudiantes porque los estudiantes que reciben suspensiones y expulsiones tienen 10 veces más probabilidades de abandonar la escuela secundaria.

Es posible que los estudiantes que son enviados a casa no tengan un adulto para supervisar sus actividades y que tengan más probabilidades de participar en actividades ilegales o en caer en problemas sociales más severos en el futuro. Si desde casa no hay un trabajo conjunto con la escuela sobre la expulsión, el alumno siente que es desplazado y rechazado, algo que puede empeorar la situación.

Las políticas de tolerancia cero en las escuelas son motivo de controversiaLas políticas de tolerancia cero en las escuelas son motivo de controversia

Alternativas

Existen muchas alternativas a las políticas de tolerancia cero que pueden ayudar a mantener a los niños en la escuela y también les enseñan valiosas lecciones de vida. Por supuesto, la prevención de la violencia es una de las mejores maneras de mantener a todos en un sistema escolar seguros.

Los programas de justicia restaurativa y el servicio a la comunidad pueden ser mejores intervenciones para los delincuentes primerizos. Determinar las consecuencias caso por caso puede evitar consecuencias demasiado duras. Las suspensiones y expulsiones fuera de la escuela podrían reservarse para los infractores reincidentes que representan un riesgo real para los sistemas escolares. Una atención psicológica desde el centro educativo sería ideal antes de pasar a la expulsión.

Tratar con una política de tolerancia cero

Si la escuela de tu hijo tiene una política de tolerancia cero, tendrás que estar bien informando desde el principio sobre las reglas. Tu hijo deberá entender también cuáles son las normas para poder cumplirlas correctamente. Será necesario tener un enfoque proactivo para evitar que tu hijo rompa las normas de la forma más inocente. Mantenerse involucrado con la escuela de tu hijo para que puedas comprender las razones detrás de las reglas y poder comprender la actuación de los profesionales del centro.

Te puede interesar