Menú
Cómo evitar que el bebé se arañe la cara
Cómo evitar que el bebé se arañe la cara

BEBÉS

Cómo evitar que el bebé se arañe la cara

Los bebés nacen con las uñas delgadas y suaves, pero que, sin embargo, no son capaces de rascarse de manera voluntaria.

Cuando los bebés nacen no son del todo conscientes de sus movimientos y si tienen las uñas largas es más que probable que acaben arañándose el rostro sin querer. Los bebés nacen con las uñas delgadas y suaves, pero que, sin embargo, no son capaces de rascarse de manera voluntaria. Los rasguños son inevitables cuando los bebés se tocan la cara, tanto mientras están despiertos y explorando, como mientras duermen y mueven las manos. 

En algunos casos, el rascado se ve exacerbado por el eccema o la piel seca. La mejor manera de evitar rascarse es mantener las uñas de un bebé recortadas, pero hay otras precauciones que puedes tomar para evitar que la cara de tu bebé parezca un mapa de arañazos.

Cuando los bebés nacen no son del todo conscientes de sus movimientosCuando los bebés nacen no son del todo conscientes de sus movimientos

Cortar las uñas del bebé

Espera a que tu bebé se alimente o tenga un sueño profundo y sin movimientos demasiado fuertes de las extremidades para facilitar el corte de las uñas. En estos momentos, será menos probable que se retuerza y sea cortado por el cortaúñas.

Presiona la almohadilla de la yema del dedo del bebé lejos de la uña suavemente para permitir un acceso más fácil a la punta de la uña. Recorta cada uña con un cortaúñas para bebés. Corta con la curva natural de la uña y evita cortar demasiado rápido. No recortes los lados de las uñas, ya que esto puede provocar una infección. Las uñas de los bebés crecen rápidamente y es posible que deban cortarse dos veces por semana.

Lava la cara de tu bebé diariamenteLava la cara de tu bebé diariamente

Otras opciones de prevención

Si no hace mucha calor, coloca guantes de algodón para bebés en las manos de tu pequeño mientras duerme y es más probable que no se rasque. Sin embargo, no dejes las manoplas todo el día, porque los bebés deben poder explorar y tocar cosas para aprender sobre su entorno.

Envuelve a tu bebé en una manta delgada para que no pueda alcanzar su rostro con las manosNo permitas que la manta le cubra la cara o el cuello. Mantén la manta suelta alrededor del área de la cadera y, si tu bebé parece enrojecido, quítale rápidamente la manta para evitar el sobrecalentamiento. No le envuelvas después de 2 meses porque tu bebé podrá rodar y solo debe dormir boca arriba mientras está envuelto.

Lava la cara de tu bebé diariamente, usando agua tibia y jabones sin perfume. Hidrata también si su piel parece seca. Lima las uñas con una lima de uñas en lugar de cortarlas, o use la tabla para limpiar los bordes irregulares de las uñas.

Si el rascado es excesivo y va acompañado de una erupción cutánea, tendrás que ir al pediatra para que revise la piel de tu bebé en busca de que quizá tenga eccema. Si cortas sin querer el dedo a tu bebé mientras le estás cortando las uñas, tendrás que aplicar un engüento antibiótico en el corte y aplicar presión con un pañuelo. Es recomendable usar guantes a los bebés en lugar de cortarles las uñas durante su primer mes de vida.

A partir del segundo mes, es mejor que te atrevas y le cortes las uñas a tu bebé. Si tienes miedo de cortarle las uñas tú, acude a tu pediatra o enfermera infantil para que te enseñe la mejor manera de hacerlo. Si te sientes seguro/a, como te hemos comentado antes, quizá una de las mejores maneras de hacerlo es mientras tu bebé está durmiendo para que puedas hacerlo tranquilamente. O si no puedes mientras duerme, puedes hacerlo mientras esté entretenido con cualquier cosa que le llame mucho la atención. Recuerda que el que se arañe la cara no es una tontería porque puede hacerse daño, y lo que es peor, es posible incluso que esas heridas se le infecten causando problemas mayores en la piel.

Te puede interesar