Menú
Infección de oído y equilibrio en niños pequeños
Infección de oído y equilibrio en niños pequeños

OÍDOS

Infección de oído y equilibrio en niños pequeños

Si tu hijo tiene una infección de oídos, ¿es posible que si equilibrio también quede afectado?

Las infecciones de oído, una de las enfermedades infantiles más comunes, pueden hacer que un niño pequeño se sienta muy mal y dolorido. Le duelen las orejas, le duele la cabeza y se siente como embotado, puede sentir que tiene las orejas llenas de presión.

Tu hijo también podría tener problemas con el equilibrio a causa de la infección de oído, porque en el fondo de sus orejas hay un sistema completo diseñado para mantener su cuerpo en equilibrio. Si crees que tu hijo pequeño puede tener una infección de oído, o si tiene problemas para mantener el equilibrio, tendrás que acudir al pediatra cuanto antes para saber exactamente qué es lo que le está pasando a tu pequeño.

Para un mejor entendimiento de cómo una infección de oído puede afectar al equilibrio de tu hijo, no te pierdas lo que a continuación te vamos a comentar. Recuerda que ante cualquier duda tendrás que acudir al pediatra para valorar cómo está la salud de tu hijo en este momento.

Las infecciones de oído es una de las enfermedades infantiles más comunesLas infecciones de oído es una de las enfermedades infantiles más comunes

Los síntomas

Los síntomas de una infección de oído, además de problemas con el equilibrio, incluyen llanto más de lo habitual, irritabilidad, dificultad para escuchar, drenaje del oído, que el niño se toque mucho las orejas o se tire de la carne de las orejas y problemas para dormir. Además, los problemas de equilibrio relacionados con una infección de oído pueden crear vértigos severos, lo que provoca náuseas y, posiblemente, vómitos.

Fisiología del oído

El oído está formado por tres partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno. El oído externo incluye todo lo que hay en el exterior y el canal auditivo, incluido el tímpano. El oído medio contiene tres huesos pequeños, rodeados de aire, que envían vibraciones de sonido desde el tímpano al oído interno. El oído interno contiene el laberinto, que es un grupo de cámaras llenas de líquido. El laberinto es la parte del oído interno que controla el equilibrio.

Por qué ocurre

Las cámaras llenas de líquido en el oído interno tienen células sensoriales llamadas células ciliadas. Estas células ciliadas complejas se extienden hacia el líquido y se mueven con el líquido cuando cambia la cabeza a una posición diferente. 

Cuando las células ciliadas se mueven, envían señales al cerebro para informar del movimiento y la posición de su cabeza. El cerebro, a su vez, responde a estas señales manteniendo el resto del cuerpo equilibrado a pesar de la posición de la cabeza. Sin embargo, cuando estas cámaras se infectan, se inflaman y las células ciliadas no envían las señales adecuadas, lo que crea mareos y problemas de equilibrio.

La causa de la mayoría de las infecciones de oído es una infección viralLa causa de la mayoría de las infecciones de oído es una infección viral

Tratamiento

La causa de la mayoría de las infecciones de oído es una infección viral, como una infección por resfriado o respiratoria. Las infecciones virales no responden a los antibióticos, por lo que el curso del tratamiento generalmente implica esperar a que el virus desaparezca por sí solo. 

Los analgésicos adecuados para niños pequeños pueden aliviar algunas de las molestias. Algunas infecciones de oído son el resultado de infecciones bacterianas; en estos casos, el pediatra de tu hijo puede recetarle un antibiótico. Los niños pequeños con infecciones de oído recurrentes pueden necesitar cirugía para colocar pequeños tubos dentro de sus oídos para aliviar la presión interna.

Si notas que tu hijo/a tiene dolores de oído, tiene falta de equilibrios, mareos e incluso vómitos sin motivo aparente, será necesario que acudas al pediatra. Incluso, es necesario que tengas en cuenta que los niños más pequeños que no saben hablar, no te pueden comunicar qué es lo que les ocurre exactamente, por lo que será necesario que estés especialmente atento/a a los síntomas que pueda tener para poder permanecer alerta ante cualquier síntoma de afección o malestar que pueda tener y que necesite tratamiento médico para resolverse.

Te puede interesar