Menú
Efectos a largo plazo de gritar a los niños
Efectos a largo plazo de gritar a los niños

GRITAR

Efectos a largo plazo de gritar a los niños

Gritar a los niños es perjudicial para su desarrollo, pero además tiene consecuencias y efectos a largo plazo que puede afectar en sus vidas...

Todos sabemos que gritar a los niños puede generar serios problemas en su salud mental y desarrollo. Crecer en un ambiente lleno de voces fuertes puede dañar su salud mental (la tuya también). Ten en cuenta que las cosas "buenas" rara vez se dicen a voces, mientras que los epítetos negativos que aplastan el alma se elevan a los cielos. Un niño no tiene más remedio que escuchar porque no tiene escapatoria... No puede coger un taxi o un autobús para irse fuera de casa. Esta víctima cautiva, en cambio, permanece durante años mientras los efectos a largo plazo de los gritos dan forma a su mente.

Auto confianza

Es imposible tener un sentido sano del yo cuando eres un niño al que se le grita con frecuencia. La confianza en sí mismo depende de verse a sí mismo como una persona valiosa, respetada y amada. 

Crecer en un ambiente lleno de voces fuertes puede dañar tu salud mental Crecer en un ambiente lleno de voces fuertes puede dañar tu salud mental

Los niños a los que se les grita pueden sufrir daños en cómo se ven a ellos mismos. Los niños que son víctimas de abuso verbal rara vez se ven a sí mismos como personas dignas. Su percepción de sí mismos en cambio es de un ser insignificante que carece de la capacidad de impactar de forma positiva en la sociedad. A estos niños a menudo se les puede ayudar a desarrollar confianza mediante la participación en deportes escolares o clubes académicos en los que pueden lograr la autoafirmación.

Agresión

Cuando los niños a los que se les ha gritado llegan constantemente a la edad de 4 o 5 años, es probable que ellos mismos muestren conductas agresivas. Estos niños comienzan a tener problemas en situaciones sociales con sus compañeros. 

Actúan invadiendo el espacio personal de otros, empujando, golpeando e incluso mordiendo. A los niños expuestos a los gritos se les debe enseñar cómo controlar el enfado generado en ellos por el abuso que han sufrido. La terapia es apropiada para tratar los patrones de comportamiento agresivo en niños pequeños.

Miedo

Muchos niños a los que se les grita se vuelven temerosos. Incluso los bebés, a menudo tienen miedo a las voces fuertes, especialmente si se trata de voces masculinas profundas y en auge. Un niño tímido podría reaccionar a los gritos haciendo una mueca, sacudiéndose o escondiéndose. 

Es probable que se desarrolle una actitud temerosa a largo plazo si el abuso de los gritos continúa durante meses o años. Esta timidez puede hacer que los niños tengan problemas para desarrollar amistades saludables. También puede afectar su capacidad para lidiar con conflictos, de modo que se retiren de estas situaciones difíciles en lugar de resolverlos de manera efectiva.

La falta de concentración es uno de los resultados del abuso emocionalLa falta de concentración es uno de los resultados del abuso emocional

Problemas de concentración

Los problemas de concentración no son inusuales entre los niños que han sufrido gritos durante un largo período de tiempo. La falta de concentración es uno de los resultados del abuso emocional. Los niños que han aprendido a "desconectarse" de los gritos lo hacen para defenderse temporalmente contra el asalto verbal. 

Sin embargo, este mecanismo de defensa tiene un efecto negativo más adelante, a medida que se desarrollan problemas con la concentración. Esta dificultad generalmente se convierte en un problema en la escuela, especialmente en los cursos posteriores donde se espera que los niños se concentren por largos períodos de tiempo. La atención individual de maestros y tutores a menudo puede ayudar a mejorar la concentración con estos niños.

Si en tu familia suelen haber gritos en momentos de estrés es necesario que como padres, pienses en cómo mejorar esa situación. Los gritos no educan y estresan el corazón de quien lo realiza y de quien lo recibe. Si no te ves capaz de parar de gritar cuando te sientes frustrado en la crianza de tus hijos, entonces lo mejor que puedes hacer por la salud emocional de toda tu familia es que busques apoyo profesional lo antes posible.

Te puede interesar