Menú
Las diferencias entre un máster oficial y un título propio
Las diferencias entre un máster oficial y un título propio
POSGRADO

Las diferencias entre un máster oficial y un título propio

Cuando terminas de estudiar la carrera universitaria, tienes la opción de hacer un máster, aunque hay varios tipos.

Aunque parezcan titulaciones idénticas, existen diferencias entre hacer un máster oficial y un máster no oficial, o también llamados de título propio. Así pues, en la mayoría de los países son las propias universidades las que ofrecen y diseñan las titulaciones.

Los títulos oficiales cuentan con el reconocimiento de la universidad que los oferta y el respaldo del Estado, y son sometidos a un proceso de evaluación que garantiza la calidad. En cambio, los títulos propios cuentan únicamente con el prestigio de la universidad, pero no quiere decir que convengan menos que los anteriores. Esto depende de la trayectoria profesional que decidas tomar. Por eso, en Bekia te mostramos las diferencias esenciales para que no tengas ninguna duda a la hora de continuar con tu formación.

Los másteres oficiales son imprescindibles si quieres trabajar en la función pública

Es decir, si quieres ser funcionario del Estado. Por su parte, los másteres propios puntúan como Formación Continua, aunque esto puede variar según la baremación de la oposición. De todas formas, la puntuación de los másteres propios (no oficial) será siempre inferior a la de los másteres oficiales.

Los másteres oficiales dependen del Ministerio de EducaciónLos másteres oficiales dependen del Ministerio de Educación

Generalmente, las empresas no tienen en cuenta si el título es oficial o propio a la hora de contratar personal, sino más bien el prestigio que el máster tenga y las habilidades y competencias que éste les haya otorgado y se ajusten a la perfección al perfil que estén buscando.

Los másteres oficiales dependen del Ministerio de Educación ya que se regulan por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA), y están homologados en los 47 países que integran el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), siendo reconocidos en toda la Unión Europea.

Los títulos propios están homologados por las propias universidades

Esto hace que estén regulados por un procedimiento normativo más flexible, lo que permite que estas universidades puedan estar más en contacto con las empresas, facilitando la inserción en el mundo laboral del estudiante.

No obstante, tanto el máster oficial como el máster no oficial ofrecen una formación de calidad y muy especializada. Los másteres propios no tienen homologación del Espacio Europeo de Educación Superior, aunque como bien hemos señalado, esto no significa que tenga menos prestigio o calidad.

Otra característica importante de los másteres oficiales es que éstos te ofrecen la posibilidad de acceder al doctorado en el sistema de educación superior español, requisito impuesto por el Plan Bolonia. Así pues, los másteres oficiales están más orientados a perfiles que se quieran dedicar a la investigación. En cambio, con los másteres propios es imposible acceder al doctorado.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que un máster oficial va dirigido generalmente a recién graduados que buscan continuar sus estudios en la universidad. En cambio, el máster no oficial está destinado a profesionales que buscan reciclarse profesionalmente para adaptarse a los cambios del mercado laboral, y poder seguir evolucionando tanto personal como profesionalmente.

Un título propio no te serviría para trabajar en el ámbito públicoUn título propio no te serviría para trabajar en el ámbito público

Los másteres oficiales tienen financiación pública y privada

Es decir, el Estado subvenciona el 100% de la matrícula universitaria. La beca de carácter general del MECD se compone de dos partes: la parte fija, que es la matrícula y aquel importe que te corresponde según tus ingresos o el de tus padres en el caso de no ser independiente; y la parte variable, que depende de tu nota académica y del hecho de vivir en tu ciudad o estar estudiando (y viviendo) fuera de ella.

En cuanto a las becas de los másteres propios, estos dependerán de las becas internas de la propia universidad que los imparta. Estos másteres suelen ser más caros que los oficiales porque se autofinancian. De este modo, serán muy demandados si resultan útiles al mercado. De lo contrario, desaparecerán.

Por último, a la hora de realizar las prácticas, tanto un máster oficial como un máster propio te ofrecen la posibilidad de hacer prácticas tanto curriculares como no curriculares, para ayudar al estudiante a incorporarse más fácilmente en el mundo laboral y se ajusten a la demanda del mercado.

Esperamos que toda esta información te haya resultado de gran utilidad. De todas formas, si quieres averiguar que prestigio tiene el máster que quieras realizar, contacta con la coordinación del programa, sus profesores y, si es posible, los antiguos alumnos para que puedan darte las referencias pertinentes.

Te puede interesar