Menú
No te sientas culpable por disciplinar a tu hijo adolescente
No te sientas culpable por disciplinar a tu hijo adolescente

DISCIPLINA

No te sientas culpable por disciplinar a tu hijo adolescente

Si alguna vez te has sentido culpable por disciplinar a tus hijos adolescentes, ¡es hora de dejar de sentirte así!

La culpa es un problema que muchos padres tienen cuando se trata de disciplinar a los hijos, sobre todo a los hijos adolescentes porque entienden mucho de negociación y manipulación emocional. Muchos padres cuando aplican las consecuencias después de un mal comportamiento de sus hijos adolescentes, pueden sentirse mal por ello, pensar que se han excedido y lo que es peor, pueden recular en sus decisiones haciendo que el comportamiento indeseado de su hijo adolescente quede prácticamente impune.

Esto, por supuesto, no le estará haciendo ningún favor a tu hijo adolescente, por lo que es necesario que los padres y las madres, sepan que no deben sentirse culpable por aplicar la disciplina necesaria a sus hijos cuando éstos la requieren. Solo de esta manera aprenderán las normas, convivirán en armonía dentro del hogar y lo más importante, sabrán que los padres tienen autoridad y se sentirán más seguros tanto física como emocionalmente, ¡algo indispensable para su buen desarrollo!

Los adolescentes son famosos por probar sus límitesLos adolescentes son famosos por probar sus límites

Prueban tus límites

Los adolescentes son famosos por probar sus límites, tratando de determinar a qué privilegios de adultos pueden acceder sin necesariamente asumir responsabilidades de adultos. Como padre o madre, es tu trabajo establecer estándares de comportamiento, así como las consecuencias apropiadas. Disciplinar a los adolescentes puede no ser siempre divertido, pero es parte de la responsabilidad de la crianza de los hijos. No permitas que tus hijos adolescentes te hagan sentir culpable por hacer tu trabajo, y no permitas que la duda se arrastre y socave tus esfuerzos.

Puedes sentirte agotado por la tarea diaria de responsabilizar a tu adolescente por sus acciones, lo que te puede hacer dudar si realmente es necesario mantener estándares tan altos. Sin embargo, ceder ante las cosas pequeñas envía un mensaje equivocado. Los padres deben enseñarles a los adolescentes que la vida está llena de desafíos, que deben trabajar para lo que quieren y que la toma de decisiones deficiente a menudo va seguida de resultados desfavorables, incluso para los adultos. Si te sientes culpable, recuérdate que estás ayudando a crear un adulto responsable que tenga experiencia manejando la decepción de manera adecuada.

No lo tomes como algo personal

Los padres pueden sentirse culpables a nivel personal cuando se trata de disciplinar a los adolescentes. Si tu hijo ha tenido una adolescencia accidentada que podría incluir enfrentamientos con la ley, abuso de alcohol o drogas, experimentación sexual u otras experiencias negativas, podrías culparte a sí mismo por no criar a tu hijo adecuadamente o sentir que ha fallado como padre o madre.

Sin embargo, sentirte culpable no ayudará a tu hijo ni ahora ni en el futuro. La crianza perfecta es imposible, así que recuérdate que aunque hayas cometido errores en el pasado, tienes las mejores intenciones de criar a un adolescente sano y exitoso. Si tu hijo adolescente recurre a los insultos, al llanto u otras tácticas para que te sientas culpable, mantén la calma y recuerda que no debes tomarlo en serio.

Tienes que dar un buen ejemplo a tu hijo adolescente Tienes que dar un buen ejemplo a tu hijo adolescente

La culpa no es un arma

Tienes que dar un buen ejemplo a tu hijo adolescente al abstenerse de usar la culpa como arma disciplinaria. Si tratas de hacer que tu hijo se sienta culpable y tenga un mejor comportamiento utilizando la vergüenza o la culpa, podría intentar las mismas tácticas cuando emplees restricciones o elimines privilegios. 

No trates de hacer que tu hijo adolescente se sienta mal consigo mismo por una mala toma de decisiones; haz que tus elecciones de disciplina se relacionen con tus acciones, no con tu personalidad o sentimientos. Al eliminar la culpa de la ecuación, tienes más posibilidades de no permitir que tu hijo adolescente te haga sentir culpable.

Discúlpate siempre que sea necesario

Después de reflexionar, podrías llegar a la conclusión en algún momento de que tus sentimientos de culpa estaban justificados, y que, de hecho, fuiste demasiado duro con tu hijo adolescente o le disciplinaste con demasiada dureza. Si ese es el caso, habla con tu hijo adolescente y explícale que te has dado cuenta de que has cometido un error. Si asumes la responsabilidad de tus acciones, tu hijo adolescente también aprenderá a hacer lo mismo.

Te puede interesar