Menú
Cambios drásticos en el comportamiento de tu hijo, ¿qué sucede?
Cambios drásticos en el comportamiento de tu hijo, ¿qué sucede?

COMPORTAMIENTO INFANTIL

Cambios drásticos en el comportamiento de tu hijo, ¿qué sucede?

Si tu hijo de repente cambia su comportamiento, ¿está sucediendo algo malo? ¿Qué debes tener en cuenta?

Un cambio repentino en el comportamiento de un niño pequeño es un motivo de preocupación. Los cambios drásticos de personalidad o las nuevas reacciones inexplicables a los eventos normales que solían no ser un problema podrían ser un indicio de problemas serios, como abuso, acoso escolar, depresión y problemas de comportamiento.

Si notas en tu hijo/a un cambio drástico en su comportamiento, no siempre será algo temporal así que no pienses que ya se le pasará solo. Te necesita ahora más que nunca por lo que tendrás que estar muy atento/a para saber qué le sucede y cómo podéis buscar las soluciones adecuadas para que vuelva a su estado emocional normal.

Un cambio repentino en el comportamiento de un niño pequeño es un motivo de preocupaciónUn cambio repentino en el comportamiento de un niño pequeño es un motivo de preocupación

Presta mucha atención

Los comportamientos a tener en cuenta incluyen agresión repentina hacia personas o animales, ataques de ira y falta de respeto hacia los ancianos, rabietas y desobediencia constante. Tu hijo puede mostrar miedo o ansiedad intensos alrededor de una persona, lugar o circunstancia particular que no causó esa reacción anteriormente. 

Lo recomendable en estos casos es prestar mucha atención a los que ocurre para entender el motivo que hace que tu hijo se retire o se aísle, para que haga comentarios negativos sobre sí mismo o tenga mucho miedo de cometer un error. La pérdida repentina de peso o el aumento de peso también pueden ser signos de un problema, al igual que el comportamiento regresivo, como mojar o ensuciar la ropa después de que ya tenga un buen control de esfínteres, chuparse el dedo, estar excesivamente cariñoso o tener un comportamiento demasiado inmaduro.

Abuso

Los cambios drásticos en la personalidad de un niño podrían apuntar a algún tipo de abuso, es decir que está experimentando abuso por parte de otra persona o varias. Examina el cuerpo de tu hijo para detectar hematomas, marcas o cualquier lesión que no pueda explicarse coherentemente. Escucha si tu hijo se queja de sensibilidad o dolor en cualquier parte de su cuerpo. Luego lleva tus sospechas directamente al pediatra de tu hijo y explica lo que puede estar ocurriendo. 

Si realmente tu hijo está siendo víctima de un abuso, deberá obtener ayuda lo antes posible para detener la situación y aplicar las consecuencias legales (en caso de que sea necesario) para los abusadores que le están agrediendo.

Trastorno de comportamiento disruptivo

Las rabietas. son bastante comunes para los niños pequeños, pero si tu hijo tiene de repente rabietas frecuentes e intensas, podría existir un problema subyacente, Existen señales reveladoras de trastornos de conducta perturbadores, que incluyen rabietas que duran hasta 20 minutos y ocurren hasta 10 veces al día. Los niños un trastorno de comportamiento disyuntivo también pueden ser físicamente agresivos y arremeter contra compañeros y adultos por igual. 

También son inflexiblemente desafiantes, y se niegan a cumplir incluso con la solicitud más razonable. Es posible que necesite la ayuda de un terapeuta o incluso un medicamento para restablecer la calma de tu hijo.

Los niños pequeños pueden experimentar depresión ya que esta afección no solo es cosa de adultosLos niños pequeños pueden experimentar depresión ya que esta afección no solo es cosa de adultos

Depresión

Los niños pequeños pueden experimentar depresión ya que esta afección no solo es cosa de adultos... Los niños y adolescentes también pueden padecer este tipo de trastorno mental y necesitan ayuda profesional para evitar desgracias tan horribles como el suicido.

Los niños pequeños tienen la misma probabilidad de sufrir depresión clínica que los adultos. Las señales de que tu pequeño está pasando por esto incluyen el retiro repentino de actividades o personas que alguna vez disfrutó, letargo y cambios en los hábitos de sueño y alimentación. Podría llorar excesivamente, estar demasiado irritable o triste, o no mostrar entusiasmo por nada. También puede mostrar una opinión negativa de sí mismo y ser extremadamente sensible al fracaso o al rechazo. Puede exhibir grandes retrasos en el desarrollo, como no caminar o expresarse de una forma incorrecta para su edad. Sea lo que sea lo que te preocupe del comportamiento de tu hijo, habla con tu pediatra lo antes posible.

Te puede interesar