Menú
Fatiga y dolor de estómago constante en los niños
Fatiga y dolor de estómago constante en los niños

SALUD INFANTIL

Fatiga y dolor de estómago constante en los niños

¿Tu hijo se queja constantemente que está cansado y que le duele el esómago? Esto es lo que debes tener en cuenta...

Los niños pueden quejarse de que les duele la barriga o que están cansados. Un dolor de estómago y fatiga constantes en un niño pueden indicar varias condiciones. En la mayoría de los casos, los problemas son el resultado de una elección de estilo de vida o una enfermedad temporal. 

Para determinar la causa de los síntomas, es necesario que los padres anoten cualquier otro síntoma que tenga su hijo y cuánto tiempo han durado los síntomas. Si notas que tu hijo está cansado o fatigado demasiado tiempo o que se queja demasiado del dolor de barriga, entonces es necesario que hables con el pediatra para comentarle que tu hijo tiene dolor severo en la barriga o que los síntomas están durando más de dos o tres días.

Si a tu hijo le duele la barriga constantemente o se siente cansado, es mejor que valores los posibles causantes antes de llevarle al médico. De esta manera, podrá valorarle mejor el profesional y atenderle acorde a las necesidades concretas que presenta tu hijo.

Los niños pueden quejarse de que les duele la barriga o que están cansadosLos niños pueden quejarse de que les duele la barriga o que están cansados

Dieta y ejercicio

Los alimentos azucarados, la hidratación inadecuada, los bajos niveles de actividad y los refrescos pueden contribuir a las náuseas y la fatiga. Los refrescos y los azúcares procesados causan un torrente azucarado que conduce a la fatiga. La deshidratación dificulta que el cuerpo de un niño metabolice algunos alimentos y con frecuencia causa fatiga severa. 

Los niños que hacen ejercicio insuficiente también pueden experimentar fatiga. Examina cuidadosamente la dieta de tu hijo y ten en cuenta las elecciones poco saludables poco saludables que quizá estéis teniendo en la dieta familiar. Elimina los refrescos y las bebidas azucaradas y reemplázalos con agua.

Alergias y sensibilidades

Muchos niños tienen alergias o sensibilidades alimentarias. Las alergias suelen provocar reacciones graves, como vómitos o una erupción. Sin embargo, las sensibilidades pueden causar fatiga, malestar estomacal y sentimientos generales de malestar y mala salud. 

Mantén un registro de los alimentos que come tu hijo y anota cualquier síntoma que tengas después de comer. Elimina cualquier alimento que se relacione con los síntomas de tu hijo.

Enfermedad

La gripe y el resfriado común con frecuencia causan dolor de estómago. Aunque ambas enfermedades pueden causar fatiga, la gripe es más comúnmente asociada con bajo nivel de energía y letargo. Si los síntomas de tu hijo aparecen repentinamente sin ningún otro cambio de estilo de vida, es posible que tenga un virus.

La gripe y el resfriado común con frecuencia causan dolor de estómagoLa gripe y el resfriado común con frecuencia causan dolor de estómago

Otras condiciones

Hay varias otras condiciones menos comunes que pueden causar problemas estomacales y fatiga. La ansiedad y la depresión son particularmente probables entre los adolescentes y los niños bajo estrés. También son posibles problemas de salud graves, como enfermedades crónicas y trastornos autoinmunes. 

Si los síntomas de tu hijo te preocupan, entonces no dudes en hablar con tu pediatra para comentarle lo que le ocurre. Recuerda que en la mayoría de ocasiones, no suele ser un problema mayor y suelen ser dolores de barriga y cansancio por causas que se pueden tratar de manera ambulatoria. Esto significa que solo tendrás que llevar a tu hijo al pediatra de forma rutinaria para poder saber qué le ocurre y que le establezcan un tratamiento adecuado para su caso en concreto.

Por otro lado, si a tu hijo le duele tanto la barriga que no puede comer, dormir, hacer vida normal o va asociado con otros síntomas persistentes como vómitos o diarrea, acude a tu médico de urgencias. Del mismo modo, si tu hijo/a no tiene ganas de hacer nada o tiene una actitud demasiado pasiva o letárgica nada apropiado para su forma de ser habitual, entonces también será buena idea que acudas al médico de urgencia para saber qué puede estar ocurriéndole a tu hijo y buscar un tratamiento lo antes posible.

Te puede interesar