Menú
Aprende a compartir los sentimientos por tu familia
Aprende a compartir los sentimientos por tu familia

FAMILIA

Aprende a compartir los sentimientos por tu familia

Para ser verdaderamente feliz en la vida debes empezar a aprender a compartir los sentimientos por tu familia.

Es cierto que hay cosas que los niños no deben saber según su nivel de madurez, pero tus sentimientos deberás compartirlos con tu pareja para fomentar el bien familiar. Los sentimientos reprimidos solo se enquistan en el corazón y no sirven para tener una buena unidad familiar. Es mucho más fácil compartir tus pensamientos que tus sentimientos, ¡esto es real! Pero es imprescindible hacerlo para enseñarlo a tus hijos.

Compartir la profundidad de tus sentimientos, los que están en tu corazón conlleva riesgo emocional y valentía. Esto te hará sentir expuesto y vulnerable, pero es lo que creará cercanía y conexión en tu matrimonio y familia. Al compartir lo que hay en tu corazón con tu pareja, puedes lograr una intimidad más profunda que ayudará a que tu familia esté más unida.

Compartir los sentimientos con tu pareja

  • Reconoce la diferencia entre pensamientos y sentimientos emocionales. Pensar es algo que ocurre de forma automática en tu mente, pero cuando son pensamientos negativos ensucia tu mente y tu estado emocional. Los sentimientos también pueden provocarte sensaciones físicas.

  • Regla "pienso contra siento". Si puedes sustituir las palabras "creo" por "siento" en una frase, entonces has expresado pensamiento y no un sentimiento. Por ejemplo, "Me siento herido" es correcto porque no dirías: "Creo que me duele", ¿verdad? Si alguien dice: "Siento que es un imbécil" es incorrecto, porque realmente "piensa" que es un imbécil. 

  • Pon nombre a los sentimientos. Usa una lista de palabras de sentimientos si esto es demasiado complicado para ti. Recuerda que los sentimientos son una sola palabra que lo define: triste, enfadado, feliz, avergonzado, etc. Una vez que sepas el nombre del sentimiento podrás saber por qué se produce y buscar soluciones.

  • Describe el sentimiento. Descubre el sentimiento que tienes para que tu pareja sepa cómo te sientes exactamente. Uno de los objetivos es ayudar a tu pareja a entender cómo caminar en tus zapatos. Pero recuerda que si quieres empatía, tú también debes mostrar comprensión hacia el otro a cambio de compartir tus sentimientos.

  • Acepta que los sentimientos no son buenos ni malosAcepta que los sentimientos no son buenos ni malos

  • Verbaliza los sentimientos con tu pareja. Tu pareja no puede leer tu mente ni tampoco tiene una bola de cristal que le diga todo lo que piensas. Tu pareja puede sentir algunos indicios pero no tiene forma de saber qué hay en tu cabeza al menos que seas tú quien se lo diga.

  • Acepta que los sentimientos no son buenos ni malos. Es el comportamiento que resulta debido al sentimiento que se juzga moralmente. Solo porque estés enfadado no te da derecho a ser violento. Los sentimientos negativos no te dan derecho a comportarte de manera tóxica. Reconoce esos sentimientos y después, trabaja para buscar una solución.

  • Los sentimientos tienden a cambiar.  Esto es diferente a un "estado de ánimo" que es un período sostenido de un estado emocional. 

  • No te juzgues. Trata no de juzgarte a ti mismo o a tu pareja o hijos por tener sentimientos. Si quieres que tu pareja siga entendiéndote, debe ver que no estás a la defensiva a la mínima de cambio. Comparte tu emoción negativa de forma asertiva.

  • Comparte tus sentimientos profundos, no solo lo superficial. Puede que estés expresando enfado, pero debes mostrarlo con cercanía e intimidad.

  • La práctica ayuda. Si no eres alguien que esté acostumbrado a expresar tus sentimientos, puede parecerte que todo esto es demasiado incómodo para ti. No te preocupes porque esto solo es así al principio. Si lo practicas poco a poco se volverá más fácil para ti y verás los beneficios en tu estado emocional y en toda tu familia.

Rechazar un sentimiento es rechazar a la persona que lo sienteRechazar un sentimiento es rechazar a la persona que lo siente

Aspectos que no puedes olvidar

  • Rechazar un sentimiento es rechazar a la persona que lo siente. No digas cosas como: "no te preocupes, sé feliz" o "no debes sentirte así".

  • No tomes nunca decisiones basadas en sentimientos. Al tomar decisiones, los sentimientos formarán parte del proceso, pero debes pensar de manera lógica y racional.

  • Comparte tus sentimientos con tus seres queridos diariamente. No tiene que tener conversaciones profundas y serias sobre tu relación todos los días. Pero tienes que compartir tus sentimientos y no solo tus pensamientos acerca de lo que está sucediendo contigo día a día. Decir que llegaste tarde a una reunión solo proporciona la información básica. ¡Pero decir que 'te sentiste avergonzado por llegar tarde a una reunión' te ayuda a conectarte con la persona con la que estás hablando! 

  • Esto tiene que ser un proceso recíproco. Ambos deben compartir en un nivel íntimo entre sí. 

  • Para tener éxito en compartir tus sentimientos, necesitas ser abierto, honesto, dispuesto a tener tiempo para los demás y ser receptivo a estas conversaciones.

Te puede interesar