Menú
Respuestas emocionales de los abuelos al divorcio de sus hijos adultos
Respuestas emocionales de los abuelos al divorcio de sus hijos adultos

EMOCIONES

Respuestas emocionales de los abuelos al divorcio de sus hijos adultos

Los abuelos también pueden tener respuestas emocionales ante el divorcio de sus hijos adultos. Descubre cómo se pueden sentir (aunque no siempre lo digan).

El divorcio es una realidad en la vida familiar moderna, y no es fácil de manejar en muchas ocasiones. Además de la muerte de un ser querido o pasar una enfermedad grave, la noticia de un divorcio para un abuelo puede ser el golpe emocional más devastador que pueden recibir de sus hijos adultos, sobre todo cuando sentían cariño o aprecio por la persona que se casó con su hijo/a.

Aunque el divorcio suele afectar a los hijos en gran medida, los abuelos y padres de los hijos adultos también pueden experimentar diferentes respuestas emocionales ante esta noticia. Algunas de estas reacciones son las siguientes.

Duelo por las relaciones fallidas

Cuando un hijo adulto se divorcia los abuelos se lamentarán porque la relación ha fallado. Quizá el hijo adulto aún tengan relación con su ex pareja, pero no será una relación romántica y los lazos familiares se romperán. Aunque tuvieras dudas sobre la relación de tus hijos, quizá tenías algo de esperanza que se acaba cuando te dicen que ciertamente habrá un divorcio.

Por otro lado, si tienes una relación cercana y amorosa con su nuera o yerno, se enfrenta a la posible pérdida de esa relación. El duelo es una reacción natural ante estas circunstancias, y los abuelos deben permitirse pasar por el proceso de duelo.

El divorcio es una realidad en la vida familiar modernaEl divorcio es una realidad en la vida familiar moderna

Culpabilidad sobre el propio rol

A pesar de que los hijos adultos son responsables de sus propias decisiones, es casi seguro que los abuelos se preguntarán si podrían haber hecho algo para evitar este desastre familiar. Si los abuelos se han divorciado o han tenido relaciones problemáticas en su propio pasado, tal vez sentirán que de alguna manera afectaron negativamente la capacidad de sus hijos para mantener una relación matrimonial.

Los abuelos no deben permitirse caer en la trampa de sentirse culpables por el fracaso de las relaciones de sus hijos. Es imposible volver atrás y probar lo que podría haber ocurrido si las cosas se hubieran hecho de manera diferente, por lo que los sentimientos de culpa no son productivos y deben evitarse siempre que sea posible.

Lealtades divididas

Es muy común que te sientas dividido entre tus sentimientos por las partes en el divorcio, aunque uno sea tu propio hijo. Los padres saben muy bien que sus hijos tienen faltas, y los padres reconocen que su propio hijo debe asumir cierta responsabilidad por el fracaso de la relación. Si tenías una relación estrecha con tu nuera o con tu yerno, quizá sientas que incluso tu propio hijo tiene algo de culpa.

Es muy común que te sientas dividido entre tus sentimientos por las partes en el divorcioEs muy común que te sientas dividido entre tus sentimientos por las partes en el divorcio

Otros padres/abuelos ponen todo su dolor hacia la ex pareja de su hijo/a. Esto no es saludable porque es necesario reconocer dos cosas: primero que es imposible determinar lo que realmente sucede entre dos personas en un matrimonio y segundo, que no es tu rol determinar la culpa de nadie. Intenta dirigir las energías en direcciones más positivas como pasar tiempo de calidad con tus hijos adultos y nietos.

Preocupaciones sobre lo que puede deparar el futuro

La incertidumbre sobre el futuro casi siempre genera preocupación. De repente, nada en el futuro de tu hijo y tus nietos parece seguro. Un divorcio puede afectar el empleo, la estabilidad emocional, la ubicación geográfica y muchos otros factores. 

Los abuelos deben centrarse en lo que es constante: el amor de los padres por sus hijos y su propio amor por sus hijos y nietos. El consejo clásico de centrarse en las cosas que uno no puede cambiar y aceptar las cosas que no se puede cambiar es ciertamente un buen consejo en esta situación. Aquellos que creen en un poder superior pueden encontrar algún consuelo al pensar que el futuro está en manos de ese poder superior.

El miedo a perder el contacto con los nietos

Muy parecido a la preocupación, el miedo también es una reacción natural al divorcio en la familia. Uno de los principales temores de los abuelos en esta situación es la pérdida de contacto con sus nietos, especialmente si es probable que la custodia se dirija a los padres que no son sus hijos. 

Este no es un temor irrazonable, ya que las estadísticas muestran que muchos abuelos pierden el contacto con sus nietos después de un divorcio. Esta es una área, sin embargo, en la que los abuelos pueden tomar alguna acción significativa. Aunque ciertamente no pueden asegurar una relación continua con sus nietos, pueden tomar medidas para hacerlo más probable, como evitar la culpa y mantenerse lo más neutral posible.

Te puede interesar