Menú
7 aficiones que puedes desarrollar gracias a tus hijos
7 aficiones que puedes desarrollar gracias a tus hijos

TIEMPO LIBRE

7 aficiones que puedes desarrollar gracias a tus hijos

Compartir una afición con tus hijos e hijas te hará disfrutar de hobbies a la vez que pasas tiempo con ellos y ellas.

padre e hija cocinandoLA cocina es el hobby de moda, hay muchos libros e instrumentos para aprender

Cada vez se valora más el tiempo que dedicamos a los hijos. En la sociedad actual, compaginar obligaciones laborales y domésticas con sacar un "hueco" cada día para que puedan disfrutar los padres e hijos, se convierte en un digno desafío para muchas familias. La necesidad de proporcionar una seguridad y estabilidad económica al núcleo familiar, a veces nos impide poder disfrutar y compartir buenos momentos con nuestros seres queridos. Sin embargo, sacar tiempo para el ocio mejora bastante nuestra calidad de vida, tanto física como emocional. ¿Cuántos de vosotros tenéis tiempo para compartir aficiones con vuestros hijos?, ¿cuántos podéis dedicarle tiempo un par de días a la semana para desarrollar y disfrutar de un hobby?. Por desgracia, muchos contestarían que el tiempo "no les da para más", que algún fin de semana pueden disfrutar de actividades que no estén relacionadas con el trabajo o el hogar, o que el tiempo de ocio puede esperar ya que hay cosas más importantes, pero lo ideal sería poder decir que todos o casi todos los días disponen de tiempo para disfrutar con la familia.

Compartir aficiones y pasar tiempo juntos, no sólo promueve el afecto y el cariño entre los miembros familiares, también mejora nuestra autoestima, nuestro humor, la seguridad y confianza en el núcleo familiar, el desarrollo de buenos estilos de comunicación y educación; en definitiva, aumenta de forma considerable la calidad de las relaciones familiares.

¿Merece la pena intentar sacar un rato cada día para el ocio familiar? La respuesta es sí, y la buena noticia es que aunque parezca difícil, siempre se puede encontrar la manera. ¿La clave? Nuestros hijos. Los niños y jóvenes se encuentran rodeados de numerosas actividades en las que ocupan gran parte de su tiempo. Adquirir aficiones a través de los gustos de nuestros hijos, no sólo nos ayuda a aprender y disfrutar, sino a conocer más de cerca el mundo interior que reside en ellos y a que ellos se sientan seguros compartiendo sus inquietudes con los padres.

1. Lectura

Existen estudios que confirman que dedicar treinta minutos al día a la lectura, ayuda a ejercitar el cerebro y a dejar libre nuestra imaginación. El hábito de leer es un hábito olvidado o perdido entre los jóvenes de hoy en día. Recordemos que los niños aprenden a través de la imitación, y no hay mejor motivación para sentarse con un libro un rato cada día, que compartirlo con nuestros hijos y ver cómo éstos se sorprenden de las historias que se esconden detrás de cada cuento. Además, esto ayudará a compartir emociones y opiniones entre padres e hijos, y nos dará la oportunidad como padres de enseñar algo nuevo a nuestros hijos cada día.

madre e hija haciendo manualidadesLas manualidades gustan a grandes y pequeños

2. Cocina

Si eres amante de la repostería, o te encanta innovar cocinando platos nuevos y usando nuevas ideas, sin duda compartir esta afición con tus hijos es de lo más recomendable. No sólo te dedicaras a hacer una labor doméstica, sino que además la disfrutarás con la mejor compañía. Los niños tienen la capacidad de convertir en juego todo lo que explorar o conocen y la cocina es un buen lugar para jugar, aprender y desarrollar un nuevo hobby.

3. Deporte

Los niños demandan actividad para canalizar los niveles de activación corporal. Seguro que muchos de nuestros hijos tienen actividades extraescolares después de ir a la escuela, como jugar al fútbol, baloncesto, dar clases de baile, etc. Los padres debido a los esfuerzos laborales y las cargas que el hogar supone, están expuestos a niveles altos de estrés. Pues bien, no hay mejor manera para compartir aficiones con nuestros hijos que encontrar tiempo para practicar el deporte que ellos estén aprendiendo. Es un buen hobby para que padres e hijos disfruten en compañía.

4. Manualidades

Una buena forma para fomentar la creatividad sería compartir momentos con nuestros hijos para realizar cualquier tipo de manualidad, desde dibujar o pintar hasta aprender a hacer figuras con plastilina, trabajar la papiroflexia, crear mobiliario nuevo, cuadros, juguetes, juegos de mesa, etc. Existen muchos recursos digitales para extraer ideas y ponerlas en práctica de una forma económica y rápida. No olvidéis que a los niños les encanta ensuciarse, manipular objetos o crear cosas nuevas, y a nosotros como padres nos viene muy bien convertirnos en niños de vez en cuando para dar rienda suelta a nuestra imaginación. Seguro que muchos os sorprendéis de vuestra capacidad creativa.

5. Tocar un instrumento

Los beneficios de adquirir como hobby aprender a tocar un instrumento son numerosos. La música es un arte que permite agudizar el oído y aumentar el control de nuestros movimientos. Estudios confirman que es un buen método para bajar los niveles de estrés y ansiedad, para canalizar nuestras emociones, y además, promueve la cooperación y los lazos afectivos entre las personas. Por lo tanto, si tu hijo/a está aprendiendo a tocar un instrumento, sería muy interesante que te enseñase y adquiriese el rol de profesor, ya que ambos disfrutareis explorando el mundo musical juntos, y encontrareis una fórmula eficaz para manejar los impulsos y mejorar la coordinación motriz.

madre e hija leyendoLa lectura ayuda a compartir emociones y opiniones entre padres e hijos

6. Aprender inglés u otro idioma

No hay mejor momento para aprender idiomas que aprovechar que nuestros hijos acuden a escuelas bilingües para empezar a tomar esa asignatura pendiente, como por ejemplo, es el inglés. Muchos jóvenes también toman clases de francés o alemán, por esto, ayudarles con los deberes, a aprender los tiempos verbales, ver películas en versión original o escuchar música, etc. será una buena forma de compartir aficiones y de colaborar en la educación de nuestros hijos.

7. Nuevas tecnologías

Si nos consideramos un poco torpes a la hora de manejarnos en el mundo digital, no hay mejor maestros que nuestros hijos para empezar a aprender. Preguntar cualquier duda o curiosidad respecto a las nuevas tecnologías será un buen modo para adquirir un hobby y aprender a navegar por Internet.

Muchos padres se sorprenderán de la capacidad que tienen sus hijos para aprendes cosas nuevas, y de su motivación de logro y de diversión. Los niños son buenos maestros para enseñar a disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Aprender a valorar esa capacidad y a tener iniciativa para disfrutarla mejorará enormemente nuestra calidad de vida. Por supuesto, podéis encontrar otro tipo de aficiones o hobbies para compartir con vuestros hijos, además de las señaladas anteriormente.

Abrir la mente, disfrutar detenidamente del tiempo que le dedicamos a alguna actividad que nos llene, ser paciente y vivir valorando a quiénes más nos quieren, son estrategias fundamentales para vivir la vida con optimismo. Desde este artículo os animamos a que dejéis que vuestros hijos saquen vuestro lado más jovial.

Te puede interesar