Menú
4 cuentos infantiles para enseñar valores a los niños
4 cuentos infantiles para enseñar valores a los niños

VALORES

4 cuentos infantiles para enseñar valores a los niños

Amistad, solidaridad, creatividad... son algunos de los valores o cualidades que podemos enseñar a nuesotros hijos con estos cuentos.

Con los cuentos podemos enseñar a los niños a ser mejores personasCon los cuentos podemos enseñar a los niños a ser mejores personas

Los cuentos infantiles son las primeras narraciones con las que tomamos contacto cuando somos niños. La tradición oral, ha sido una de las vías más comunes a la hora de transmitir estos cuentos, hasta que la escritura y la impresión de libros se extendió y se hizo asequible. Con las nuevas tecnologías, desde las cintas hasta los podcasts, surgieron los audiolibros, una nueva fórmula de transmisión oral.

Los cuentos infantiles son narraciones breves de argumentos sencillos, fáciles de entender, con pocos personajes que desarrollan la historia basada en hechos tanto reales como ficticios y que puede ser escrito, en parte, en verso. Con los cuentos se desarrolla la imaginación y la capacidad reflexiva de los niños, ayudándolos a resolver problemas. Cuando leemos estos cuentos infantiles a los niños, fortalecemos los lazos familiares. En el cuento, generalmente, el narrador es la figura principal, dejando los diálogos y las descripciones en un segundo plano, centrándose así en el objetivo de la historia: transmitirnos valores y enseñarnos la moraleja de la misma.

1. El gato con botas (Perrault)

Un viejo molinero repartió entre su tres hijos las pocas posesiones que le quedaban. Al más pequeño sólo le correspondió un gato y el pobre chico se sentía muy desgraciado porque pensaba que, con lo recibido, sólo podía satisfacer su hambre de un día, comiéndose al gato, y aprovechar su piel para hacerse unas sandalias. Pero el animal se calza unas botas para caminar, se cuelga un saco al hombro para guardar el botín, y sale a cazar ofreciendo cada pieza al rey de la comarca, en nombre de su amo "el marqués de Carabás". Finalmente, y tras varias aventuras más, el hijo del molinero se convierte en dueño de un castillo y se casa con la hija del rey, encontrando todos la felicidad.

Creatividad y astucia

Este cuento del gato con botas la moraleja muestra que no es más rico quien más posesiones tiene sino el que más lejos puede llegar. Adoptar una actitud positiva y creativa despierta la inteligencia y la astucia, dando lugar a nuevas posibilidades de desarrollo en nuestro entorno.

Amistad

El gato no se limita a lo más inmediato o a lo útil sino que tiene una visión de largo alcance previendo las consecuencias de sus actos para el bien y felicidad de su amigo, el hijo del molinero. Los valores de la amistad y la felicidad de tus allegados son importantes para unas relaciones personales sanas.

El cuento de Blancanieves enseña a los niños a ser más solidariosEl cuento de Blancanieves enseña a los niños a ser más solidarios

2. Blancanieves (Hermanos Grimm)

La madrastra de Blancanieves era una reina hechicera muy poderosa, celosa y vanidosa que tenía un espejo mágico que le decía que, al crecer Blancanieves, había pasado a ser la más bella del reino, y ordenó a un soldado que la matase al sentir envidia de su hijastra. El soldado se apiadó y la dejó libre en el bosque, donde encontró cobijo en una pequeña casita habitada por siete enanitos. Ella se quedó a vivir con ellos, a cambio de ayudarles limpiando y cocinando. Pero la madrastra se enteró por el espejo de que Blancanieves seguía viva y preparó nuevamente la muerte de la princesa hasta que consiguió envenenarla con una manzana. Entonces Blancanieves cayó en un profundo sopor y cuando los enanos la encontraron no la pudieron revivir. Así que los enanos fabricaron un ataúd de cristal para poder verla todo el tiempo. Pasado un tiempo un príncipe que pasaba por ahí, se enamoró al verla tan bella y les pidió que se la diesen. En una sacudida del ataúd, Blancanieves expulsó el trozo de manzana de su garganta y revivió, enamorándose del príncipe con quien se casó.

Solidaridad y amabilidad

A pesar de ser un cuento en el que se muestran los efectos de los valores mayoritariamente negativos (la maldad, la envidia), podemos fijarnos en la actitud amable de los siete enanitos, quienes acogen a la princesa en su casa, ofreciéndole cama, comida y techo, tratándola con respeto, llegando a encariñarse con ella.

3. Hansel y Gretel (Hermanos Grimm)

Hansel y Gretel eran los hijos de una familia tan pobre que una noche la madrastra convence al padre de abandonar a los niños en el bosque, ya que no tenían con qué alimentarlos. A pesar de haber marcado el camino, los niños no pudieron regresar porque ya no estaban las migas de pan con las que lo habían marcado y se quedaron durante días perdidos en el bosque hasta que dieron con una casa de pan de

Hansel y Gretel es uno de los cuentos clásicos más famosos
jengibre y azúcas, propiedad de una vieja bruja, usada como trampa para encerrar a los niños. La bruja quería engordar a Hansel para comérselo, Gretel era su criada. Los niños consiguieron matar a la bruja metiéndola en el horno preparado para cocinar a Hansel. Cogieron de la casa perlas y piedras preciosas y partieron a reencontrarse con su padre, cuya mujer había muerto. Su vida de miseria por fin había terminado, desde ese día la familia no sufrió más hambre y todos vivieron juntos y felices para siempre.

Resolución de problemas y colaboración

Este es uno de los cuentos infantiles en el que los niños pueden ver en que los valores de la colaboración y el esfuerzo entre personas es importante a la hora de resolver una situación difícil o un problema. La moraleja es: el esfuerzo conjunto es menos esfuerzo y produce mejores resultados. También enseña que es importante aprender a resolver los problemas por uno mismo, por pequeño que sea el problema, ya que proporciona independencia de pensamiento y de acción, teniendo así más confianza en uno mismo.

El cuento de Pinocho enseña a los niños la importancia de la obediencia a los padres y la sinceridadEl cuento de Pinocho enseña a los niños la importancia de la obediencia a los padres y la sinceridad

4. Pinocho (Carlo Collodi)

Pinocho era una marioneta de madera que cobró vida gracias a que un hada buena cumplió el deseo de Geppetto, un viejo carpintero que siempre había deseado tener un hijo. El hada advirtió a Pinocho que para ser un niño de verdad, debería demostrar que era generoso, obediente y sincero. Pepito Grillo le ayudaría en esta labor, él sería su conciencia. Geppetto envió a la escuela a Pinocho pero se enroló en una serie de malas aventuras llenas de desobediencias y mentiras, sufriendo el castigo de ver crecer su nariz de madera cada vez que miente. En el fondo Pinocho tenía un buen corazón y gracias a Pepito Grillo se dio cuenta de todos sus errores. Al fin Geppetto consiguió su anhelado deseo, que Pinocho se conviertiese en un niño de verdad y no vuelve a ser desobediente ni a portarse mal, ni a decir mentiras.

Sinceridad

Este es uno de los cuentos infantiles más instructivos y con moraleja que hay. Para ser sinceros debemos procurar decir siempre la verdad, lo que parece muy sencillo pero que muchas veces cuesta más de lo que se cree. Utilizar "mentiras piadosas" es el principio de convertir una mentira pequeña en una grande, con la que se hace daño a otras personas. La sinceridad no sólo se ve en las palabras, sino que también se demuestra por medio de nuestras actitudes. Al ser sinceros aseguramos nuestras amistades, somos más honrados con los demás y a la vez con nosotros mismos, convirtiéndonos en personas dignas de confianza por la autenticidad que hay en nuestra forma de comportarnos y nuestras palabras.

Obediencia

La obediencia es una actitud responsable de colaboración y participación, importante para las buenas relaciones, la convivencia y el trabajo productivo. No hace distinciones de personas y situaciones y para que sea realmente un valor, debe ir acompañada de nuestra voluntad de hacer las cosas. Obedecer debe ser un acto consciente producto del razonamiento para saber cuándo debemos aplicar o no obedecer a alguien.

Te puede interesar