Menú
Ventajas extras de que tu hijo sea buen estudiante
Ventajas extras de que tu hijo sea buen estudiante

ESTUDIANTES

Ventajas extras de que tu hijo sea buen estudiante

Si tu hijo es un buen estudiante entonces tendrá ventajas extra que le servirá para tener éxito en la vida.

Si tu hijo es buen estudiante es probable que te sientas muy feliz porque sabrás que aprovecha bien el tiempo, pregunta en clase, le gusta motivarse para aprender y en definitiva, esto es bueno para su futuro porque podrá ser lo que quiera ser. No es necesario ser muy inteligente para ser buen estudiante, lo que realmente hace falta son ganas para hacer las cosas bien y mejorar con el día a día.

Pero además de ser buen estudiante, tu hijo, si realmente lo es, tendrá unas ventajas extra en su vida que se lo pondrá todo más fácil... son ventajas que van con su personalidad y que es buena idea potenciarlo si ves que en algún momento parece que se apaga esa luz. Tu hijo necesita tu apoyo a pesar de ser bueno en la escuela.

Si tu hijo es buen estudiante es probable que te sientas muy feliz Si tu hijo es buen estudiante es probable que te sientas muy feliz

Aprovecha mejor las oportunidades

Una de las mejores oportunidades que tienen la gran mayoría de los niños es que pueden tener una educación gratuita y pública. Desafortunadamente, no todas las personas aprovechan esta oportunidad. Es cierto que todos los estudiantes deben asistir a la escuela por un período de tiempo, pero eso no significa que todos los estudiantes aprovechen esa oportunidad y maximicen su potencial de aprendizaje.

La oportunidad de aprender está subestimada... Algunos padres no ven valor en la educación y eso le pasa a sus hijos. Es una triste realidad que a menudo se pasa por alto en el  movimiento de reforma escolar. Los mejores estudiantes aprovechan las oportunidades que tienen y valoran la educación que reciben.

Se convierten en grandes ciudadanos

Los maestros te dirán que las clases llenas de estudiantes que siguen las reglas y procedimientos tienen una mejor oportunidad de maximizar su potencial de aprendizaje. Es probable que los estudiantes que se portan bien aprendan más que sus contrapartes que se convierten en estadísticas de disciplina estudiantil. Hay muchos estudiantes inteligentes  que tienen problemas de disciplina. De hecho, esos estudiantes a menudo son la fuente de frustración final para los maestros porque probablemente nunca maximizarán su inteligencia a menos que elijan cambiar su comportamiento.

Los estudiantes que se comportan bien en clase son fáciles de tratar para los maestros, incluso si tienen dificultades académicas. Nadie quiere trabajar con un estudiante que constantemente causa problemas, pero los maestros intentarán mover montañas para los estudiantes que son educados, respetuosos y siguen las reglas.

Sistema de apoyo

Desafortunadamente, no se puede controlar quiénes son los tutores so profesores pero es igual de importante el sistema de apoyo dentro de la escuela como en el hogar. También es importante tener en cuenta que hay muchas personas exitosas que no tuvieron un buen sistema de apoyo al crecer. Es algo que se puede superar, pero lo hace mucho más fácil si se tiene un sistema de apoyo saludable.

Estas son personas que tienen su mejor interés en mente. Les empujan al éxito, les ofrecen consejos, les guían y dirigen sus decisiones a lo largo de su vida. En la escuela, asisten a las conferencias de padres y maestros, se aseguran de que hagan su  tarea, exigen que tenga buenas calificaciones y, por lo general, lo motiven a establecer y alcanzar metas académicas. Están ahí para ti en tiempos de adversidad y les motivan en los tiempos en que tienen éxito. Tener un gran sistema de apoyo no lo convierte en un buen estudiante, pero definitivamente le da una ventaja.

Nadie quiere rodearse de personas en las que no pueden confiarNadie quiere rodearse de personas en las que no pueden confiar

Tienen más confianza

Ser digno de confianza es una cualidad que te hará querer no solo a tus maestros, sino también a tus compañeros. Nadie quiere rodearse de personas en las que no pueden confiar. Los maestros aman a los estudiantes y las clases en las que confían porque les pueden dar libertades que a menudo brindan oportunidades de aprendizaje que de otra manera no tendrían.

Por ejemplo, si un maestro tuvo la oportunidad de llevar a un grupo de estudiantes a una conferencia de crecimiento personal, éstos se beneficiarán. En cambio si los alumnos no son de confianza no podrá realizar este tipo de actividades.

Te puede interesar