Menú
Tratamiento para el trastorno de relación social desinhibida en niños
Tratamiento para el trastorno de relación social desinhibida en niños

TRASTORNOS

Tratamiento para el trastorno de relación social desinhibida en niños

Es muy importante encontrar el mejor tratamiento para el trastorno de relación social desinhibida en niños, ¡así podrán tener una vida sin peligros!

Los niños con trastorno de relación social desinhibida en niños anhelan la amabilidad de los demás. Ya que no pueden identificar quién puede ser una persona segura y quién no, pueden mostrar afecto hacia cualquiera que les preste atención. No es raro que un niño con este trastorno abrace a un extraño en el supermercado o entable una conversación sobre problemas personales con un adulto desconocido en el parque. Incluso pueden sentarse con otra familia en el parque como si estuvieran invitados a estar con ellos.

Por qué ocurre

Este trastorno no ocurre porque un niño vaya a la escuela infantil o por dejarle llorar cuando tiene una rabieta, normalmente hay una negligencia emocional o destructuración severa familiar en el pasado del niño. El trastorno ocurre sobre todo cuando los niños sufrieron una negligencia grave cuando eran bebés.

La negligencia durante la infancia interfiere con la unión y el apego. Esto afecta a su capacidad para desarrollar relaciones de confianza con los cuidadores también más adelante en la vida. Los bebés aprenden a confiar en sus cuidadores cuando sus cuidadores responden a sus necesidades. Un bebé que llora y se alimenta reconoce de que puede contar con su madre. O un bebé que llora y que es recogido y acurrucado sabe de que su padre está allí para ella.

Cuando se descuida a los niños, es posible que no se  vinculen con sus cuidadores. Un bebé que llora y que es crónicamente ignorado puede llegar a creer que nadie está a su lado para atender las necesidades que tiene. O un bebé que permanece desatendido la mayor parte del tiempo con poco compromiso social puede no formar ningún tipo de relación con un cuidador. En consecuencia, ese niño puede estar en riesgo de un trastorno de apego. Pero, no todos los niños descuidados desarrollan un trastorno de relación social desinhibida. Muchos de ellos continúan formando relaciones saludables sin serios problemas de apego.

El trastorno de relación social desinhibida es bastante raroEl trastorno de relación social desinhibida es bastante raro

¿Es muy común este trastorno?

El trastorno de relación social desinhibida es bastante raro. Los niños que han sido criados en instituciones como un orfanato, o aquellos que han residido en varias ubicaciones de cuidado de crianza, tienen el mayor riesgo de desarrollar este trastorno.

Riesgos y consecuencias

Es importante que los niños tengan un miedo saludable a los extraños y a las personas potencialmente dañinas. Por lo tanto, criar a un niño con este tipo de trastorno puede ser bastante confuso y aterrador para los cuidadores.

Hay poca investigación sobre los efectos a largo plazo del trastornoHay poca investigación sobre los efectos a largo plazo del trastorno

Los cuidadores que están criando a niños con este trastorno deben vigilar constantemente para asegurarse de que el niño no se ponga en una situación perjudicial. Es posible que deban intervenir con frecuencia para evitar que un niño interactúe con personas que no conoce. Los niños con trastorno de apego luchan por desarrollar relaciones sanas con maestros, entrenadores, personas de cuidado infantil, compañeros y otras personas en su vida. Es probable que su comportamiento sea alarmante para las familias u otros padres que no estén familiarizados con el trastorno.

En este momento, hay poca investigación sobre los efectos a largo plazo del trastorno. No está claro cómo podría afectar a una persona durante la edad adulta.

Tratamiento para el trastorno de relación social desinhibida en niños

Es importante que los niños con trastornos de apego reciban atención constante de cuidadores estables. Un niño que continúa pasando de un hogar de crianza a otro o un hogar que continúa institucionalizado no es probable que mejore. Pero una vez que se ha establecido una atención constante, el tratamiento puede comenzar a ayudar a fortalecer el vínculo entre un niño y un cuidador principal.

Los trastornos de apego no tienden a mejorar por sí solos. Por eso es importante buscar tratamiento profesional lo antes posible. El tratamiento generalmente consiste en una terapia que involucra tanto al niño como a los cuidadores. Sin embargo, los planes de tratamiento son individualizados, según las necesidades y los síntomas únicos del niño.

Te puede interesar