Menú
Trastorno de apego reactivo en la infancia
Trastorno de apego reactivo en la infancia

TRASTORNOS

Trastorno de apego reactivo en la infancia

¿Sabes qué es el trastorno de apego reactivo en la infancia? Desgraciadamente son muchos niños los que lo padecen.

Los bebés se unen a los adultos cuando les cuidan consistentemente y les dan amor. Reconocen a los adultos que les protegen y les calman cuando se sienten estresados o con ansiedad. Estos vínculos suelen ser con los cuidadores principales como los padres, cuidadores de la escuela infantil o familiares cercanos. Pero en ocasiones, a los niños les cuesta generar este vínculo y esto dificulta una formación de relaciones sanas por lo que puede aparecer un trastorno de apego reactivo en la infancia.

Causas

El trastorno de apego reactivo puede producirse cuando los niños no reciben la atención adecuada de los adultos de referencia. Si un cuidador no responde a los llantos del bebé y éste no se siente cuidado y querido, es posible que desarrolle un apego poco saludable. Ejemplos de un niño que puede establecer un vínculo saludable con su cuidador principal:

  • Cuando la madre o el padre se va largas temporadas y los niños se quedan al cuidado de familiares.
  • Una madre o un padre tiene depresión y no muestra afecto por sus hijos.
  • El menor vive en casas de acogida y no establece relaciones seguras con nadie.
  • Los padres tienen problemas con el abuso de sustancias.
  • Se cría en un orfanato y tiene muchos cuidadores por lo que no tiene relaciones saludables con ninguno.
  • Los padres no entienden del desarrollo básico del cuidado infantil y no saben cuidarle bien a nivel físico y emocional. Los niños no establecen relaciones porque no responden bien a sus necesidades.

Los niños, cuando reciben desprecios por sus necesidades físicas o emocionales pueden correr el riesgo de desarrollar este trastorno al no sentirse amado correctamente. Esto también puede ocurrir cuando un niño no recibe la estimulación o el afecto necesario.

Los niños con trastorno de apego reactivo a menudo se niegan a seguir reglasLos niños con trastorno de apego reactivo a menudo se niegan a seguir reglas

Síntomas del trastorno de apego reactivo

Los niños con trastorno de apego reactivo a menudo se niegan a seguir reglas y pueden atacar a otros con poca empatía. Pero el trastorno de apego reactivo va más allá de los problemas de comportamiento... y hay que tenerlo en cuenta para poder tratarlo correctamente. Un niño para poder ser diagnosticado con este tipo de trastorno debe tener un comportamiento constante a lo largo del tiempo. Suelen tener un comportamiento extremadamente inhibido y emocionalmente retirado de los adultos. Además;

  • No busca consuelo cuando se siente emocionalmente afectado
  • No responde al confort emocional cuando le es proporcionado
  • Apenas tiene sensibilidad emocional hacia los demás o hacia si mismo
  • No proporciona afecto positivo a otros
  • Puede tener episodios de irritabilidad, tristeza o miedos inexplicables que son evidentes aunque haya interacciones no amenazantes con cuidadores adultos

Además de presentar los síntomas mencionados más arriba, también deberá tener un historial de atención insuficiente del tipo:

  • Cambios en los cuidadores primarios que limitan a los niños a formar un apego estable
  • Falta de afecto emocional por parte de los adultos
  • Ser criado en un entorno inusual que limita las oportunidades del niño para poder formar nuevos vínculos afectivos permanente (como crecer en un orfanato)

Los padres no entienden del desarrollo básico del cuidado infantil Los padres no entienden del desarrollo básico del cuidado infantil

Dado que el trastorno de apego reactivo es un diagnóstico relativamente nuevo, y muchos niños no reciben tratamiento, no se sabe cuántos niños pueden cumplir los criterios.

Cómo se diagnostica el trastorno de apego reactivo

Es probable que los maestros, los proveedores de cuidado infantil y los cuidadores principales noten que un niño tiene el trastorno de apego reactivo porque presenta problemas emocionales y de comportamiento. Una evaluación exhaustiva por parte de un profesional de salud mental puede dejar claro si un niño tiene este tipo de trastorno o no.

Este tipo de evaluación puede incluir:

  • Observación directa del niño interactuando con los cuidadores
  • Estudiar la historia completa del niño y si situación actual en la vida
  • Entrevistar a los cuidadores principales para saber qué estilo de crianza están teniendo con el menor
  • Observación directa del comportamiento del niño

El profesional también intentará descubrir si el comportamiento del niño es causado por otros problemas como por ejemplo: un trastorno de adaptación, un trastorno de estrés postraumático, discapacidad, autismo, trastornos del estado de ánimo... etc.

Te puede interesar