Menú
Sexo saludable: lo que tienes que enseñar a tus hijos adolescentes
Sexo saludable: lo que tienes que enseñar a tus hijos adolescentes

RELACIONES SEXUALES

Sexo saludable: lo que tienes que enseñar a tus hijos adolescentes

Es muy importante que los adolescentes sepan qué es el sexo saludable, ¡y eres tú quien debe enseñárselo!

Si quieres que tus hijos se conviertan en adultos sexualmente sanos tendrás que enseñarles a serlo. Hay padres que piensan erróneamente que hablar de sexo con sus hijos adolescentes puede hacer que tengan comportamientos de riesgo. Nada más lejos de la realidad. Este tipo de conversaciones con los padres son necesarias para que de esta manera puedan tener una buena educación sexual desde casa.

En la actualidad es triste ver como muchos adolescentes carecen de recursos para prevenir embarazos o enfermedades de transmisión sexual. Son muchos los que sienten vergüenza, miedo o ansiedad ante la sexualidad. Además creen que no pueden o no deben acudir al adulto para poder recibir la ayuda que necesitan porque serán criticados o juzgados.

Entonces, ¿cómo sería su vida si les damos a los adolescentes las herramientas para ayudarlos a tener éxito? Por un lado, sabemos que la información precisa sobre el sexo y el acceso a la atención de salud reproductiva hace que los adolescentes tengan menos probabilidades de volverse sexualmente activos en primer lugar. Entonces, si tienen relaciones sexuales, estos apoyos significan que son mucho más propensos a usar preservativos y anticonceptivos, y tienen un riesgo significativamente menor de tener experiencias sin consentimiento.

Puede parecer contrario a la intuición, pero los padres que quieran ayudar a los adolescentes a convertirse en adultos sexualmente sanos tendrán que ponerse al día sobre sexo y hablarles sobre ello.

Este tipo de conversaciones con los padres son necesariasEste tipo de conversaciones con los padres son necesarias

¿Cómo hacerlo?

Apoyar la educación sexual

Es necesario que como padres se apoye activamente la educación sexual en los hijos. La educación sobre la abstinencia no solo no ha impedido que los adolescentes tengan relaciones sexuales, sino que también pone a los adolescentes que las tienen con mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, embarazos e incluso relaciones sexuales no deseadas que a aquellos que sí reciben educación sexual saludable.

Lo mejor que se puede hace por ellos es ayudarles a que estén informados sexualmente y sean competentes mucho antes de que se vuelvan sexualmente activos y luego ayudarles a mantenerse seguros e informados una vez que comienzan a mantener sexo.

Los adolescentes necesitan saber que el sexo debe ser siempre consentido por ambas partesLos adolescentes necesitan saber que el sexo debe ser siempre consentido por ambas partes

Deben entender lo que es el consentimiento

Los adolescentes necesitan saber que el sexo debe ser siempre consentido por ambas partes. Si la otra persona no está completamente seguro entonces no es tener el consentimiento y se debe desistir de mantener relaciones sexuales.

Los adolescentes también deben ser conscientes de que, si bien muchas personas asumen que la falta de un "no" verbal constituye un consentimiento, no es el caso. Se debe enseñar a los adolescentes a declarar claramente sus deseos y límites.

Apoyar las relaciones saludables

Es importante que si tu hijo/a adolescente tiene pareja te molestes en conocerle. Si te preocupa su relación, dile lo que te preocupa pero no te opongas. Si la relación parece sólida, entonces muestra a tu hijo/a adolescente que te sientes cómodo mientras esa persona está en tu hogar. Tener sexo en una relación de pareja amorosa es mucho más seguro que hacerlo de forma esporádica.

Enseñar buena comunicación

Tienes que asegurarte que tus hijos adolescentes comprendan que deben expresar sus límites, sus gustos y sus disgustos con su pareja y que la expectativa debe ser que ambas personas disfruten de la experiencia. Esto significa que en los encuentros de pareja no solo se trata de complacer al otro, una relación es cosa de dos.

Además, tus hijos también deben tener buena comunicación contigo. En este sentido no temas a hablar con ellos de sexo ni tampoco lo hagas incómodo. Mantén un diálogo abierto para que puedan saber que. Contigo siempre estarán seguros emocionalmente.

Si crees que tus hijos están teniendo una vida sexual activa, entonces no dudes en acompañarles a un centro de salud para que les informen y se hagan pruebas para descartar enfermedades de transmisión sexual.

Te puede interesar