Menú
Pautas para prevenir trastornos de conducta en los hijos
Pautas para prevenir trastornos de conducta en los hijos

TRASTORNOS DE CONDUCTA

Pautas para prevenir trastornos de conducta en los hijos

Si quieres prevenir los trastornos de conducta en tus hijos, no te pierdas estos consejos para que todo marche bien en casa.

Si eres padre sabrás que educar a los niños no es una tarea fácil y que puede resultar bastante complicada en algunos casos. Es bastante normal que con el paso del tiempo y al ir creciendo puedan tener diversos problemas de conducta. Dichos cambios en la conducta pueden resultar bastante difícil para algunos padres llegando a acudir a un especialista que pueda tratar tal problema. Acto seguido te damos una serie de pautas a seguir que te ayudarán a prevenir futuros problemas de conducta que pueda tener tu hijo.

Es importante que recuerdes que todos los niños suelen tener durante los primeros años de su vida algún trastorno de conductaEs importante que recuerdes que todos los niños suelen tener durante los primeros años de su vida algún trastorno de conducta

En qué consisten los problemas de conducta

Es bastante normal que el niño tenga momentos difíciles en los que se vuelve mucho más agresivo y en una posición desafiante frente a los demás. Dichos problemas de conducta pueden consistir en las siguientes acciones:

  • Se muestra poco respetuoso y contesta a todo.
  • Miente de manera habitual.
  • Se enfada con mucha frecuencia y por tonterías.
  • Es rencoroso y desafiante.
  • No obedece a sus padres.

Es importante que recuerdes que todos los niños suelen tener durante los primeros años de su vida algún trastorno de conducta. Es algo absolutamente normal por lo que sólo hay que acudir a un especialista en el caso de que dichos problemas de conducta se prolonguen en el tiempo.

Cómo prevenir los problemas de conducta en los niños

Si sigues una serie de pautas es bastante probable que puedas prevenir ciertos problemas de conducta en los niños:

  • Es importante sentarse con el niño y comentarle cómo debe portarse para evitar futuras consecuencias. La comunicación entre los padres y los hijos es clave a la hora de prevenir posibles trastornos de conducta.
  • El niño a pesar de su corta edad debe ser tratado con respeto por parte de sus padres.
  • No dudes en escucharlo en todo momento y evita el chillarle por todo. Si le chillas se sentirá atacado y puede llegar a desarrollar los citados problemas de conducta.
  • Un error bastante habitual que suelen cometer los padres es el de remarcar lo que hace mal y pasar por alto lo que hace bien. Lo aconsejable y recomendable es el premiarle por las cosas que hace bien para que se sienta contento consigo mismo y su autoestima resulte fortalecida.
  • Recuerda que no es algo anormal el observar en tu hijo algún problema de conductaRecuerda que no es algo anormal el observar en tu hijo algún problema de conducta

  • Es clave el mantener la calma en todo momento ya que si le gritas a tu hijo no vas a conseguir absolutamente nada además de empeorar la situación. A la hora de dirigirte a tu hijo debes optar por un tono firme y calmado y conseguir de esta manera n modelo de conducta en el que pueda reflejarse tu hijo.
  • La mayoría de veces el padre suele hablar y hablar y no toma ningún tipo de acción que pueda poner solución a dicho problema. Es aconsejable poner en marcha consecuencias previamente fijadas con el niño evitando el enfadarte. Dar un discurso la mayoría de veces no sirve para nada y suele empeorar la situación.
  • Si observas que tu hijo puede estar empezando a tener un trastorno de conducta, debes tener paciencia y calma ya que cada paso que des tanto tú como tu hijo son esenciales para prevenir tal problema en el pequeño. El esfuerzo del niño debes tenerlo en todo momento en consideración y premiado.

Recuerda que no es algo anormal el observar en tu hijo algún problema de conducta mientras crece y se va desarrollando. Si observas que tal conducta empeora con el paso del tiempo y no ves mejoras en su comportamiento, es esencial y clave el acudir a un profesional que pueda tratar al pequeño. Si no se ataja el problema a tiempo, la mala conducta puede ir a peor y provocar graves problemas en las relaciones familiares y con el resto de la sociedad.

Te puede interesar