Menú
¡No me gusta la pareja de mi hijo/a adolescente! ¿Qué puedo hacer?
¡No me gusta la pareja de mi hijo/a adolescente! ¿Qué puedo hacer?

PAREJA ADOLESCENTES

¡No me gusta la pareja de mi hijo/a adolescente! ¿Qué puedo hacer?

Si no te gusta la pareja de tu hijo/a adolescente, ¡no te opongas! Esto es lo que puedes hacer para vivir en armonía.

Si tu hijo/a adolescente ha empezado a salir con alguien es posible que quizá no te guste su actual pareja. Cuando esto ocurre es necesario saber cómo manejar la situación para que no se vuelva demasiado conflictiva. Deberás tener mucha delicadeza en cuanto a lo que le dices a tu hijo/a y en cómo se lo dices.

Primero deberás hacer un trabajo de reflexión y pensar si quizá estás haciendo suposiciones injustas sobre la pareja de tu hijo/a adolescente. Si quizá estás siendo demasiado crítico/a o te dejas llevar por los prejuicios, entonces quizá sea buena idea dar un paso atrás y analizarte a ti primero. Pero si por el contrario, sientes que tienes buenos motivos para estar preocupado/a, entonces deberás actuar con mucha cautela.

No es buena idea que critiques

No es buena idea criticar a los adolescentes sobre sus parejas, y dar demasiado consejos tampoco es buena idea. Aunque tengas buenas intenciones expresar tu descontento puede hacer que tu hijo/a adolescente se sienta en cierto modo, atacado. Cuanto más quieras que sea una relación de corta duración, si lo expresar intencionadamente, más profunda será la relación...

Lo ideal es que te intereses, que tu hijo/a adolescente sientas que te interesas y que no te impones. Por eso, antes de saltar a hacer conclusiones sobre la elección de su pareja, es mejor que hagas algunas preguntas para Mostar tu interés:

  • ¿Cómo os habéis conocido?
  • ¿Qué te gusta de esa persona?
  • ¿Qué os gusta hacer juntos?
  • ¿Cuáles son sus intereses?
  • ¿Qué es lo que más te gusta de la relación?

Deberás tener una mente abierta y escuchar de verdad la respuesta que te da. Los adolescentes pueden decirte cosas muy importantes y resultar las razones por las que quizá esa relación no funcionará. Si no quieres escuchar lo que pueda decirte de su relación, entonces es mejor que no hagas preguntas hasta que te sientas preparado para escuchar.

No es buena idea criticar a los adolescentes sobre sus parejasNo es buena idea criticar a los adolescentes sobre sus parejas

Confía en tu adolescente

Recuerda que tú eres quien ha criado a tu hijo/a adolescente y que tiene los valores que tú le has transmitido. Es buena idea que confíes en lo que tu hijo adolescente verá en esa persona y que si no es buena para él/ella se dará cuenta. Confía en que puede tomar buenas decisiones respecto a su relación de pareja y solo si ves que necesita orientación, pregúntale primero si te permite dar tu opinión al respecto.

Aunque desapruebes su relación confía en que siga su propio camino y que sea capaz de tomar sus propias decisiones.

Comprender de dónde viene el enamoramiento de tu adolescente te ayudará a comprenderComprender de dónde viene el enamoramiento de tu adolescente te ayudará a comprender

Conoce a la pareja

No cometas el error de juzgar a una persona y menos si aún no la conoces. Es mejor que te tomes un tiempo para conocer a esa persona. Invita a casa a la pareja, dile que vaya a casa a cenar o a hacer una salida familiar. Después observa cómo tu hijo adolescente interactúa con este persona.

Intenta ver lo que tu hijo adolescente ve en esta persona en lugar de centrarte solo en lo que no te gusta. Intenta mantener la mente positiva y abierta, quizá te sorprenda gratamente.

Busca los rasgos positivos

Cuando los padres están cerca de sus adolescentes y sus parejas románticas, es importante que mantengan una mente abierta. Busca rasgos y características de personalidad positivas. Trata de ver la relación a través de los ojos de tu hijo/a adolescente. ¿Qué ve tu adolescente en esta persona? ¿Cuál es la atracción? Comprender de dónde viene el enamoramiento de tu adolescente te ayudará a comprender y podrás mostrar más empatía.

De esta manera, si tu adolescente pasa por un momento difícil o necesita hablar sobre un conflicto o problema en la relación, será menos probable que digas cosas como "De todas formas, a mí nunca me gustó" o "Sabía que esa persona no era buena". Si bien puedes tener razón, no quieras enfatizar eso en un momento delicado. Es mucho más efectivo si tienes una comprensión real de lo que puede sentir tu hijo/a adolescente cuando está acabando la relación.

Te puede interesar