Menú
Un niño que se queja constantemente solo quiere un trato de favor
Un niño que se queja constantemente solo quiere un trato de favor

QUEJAS

Un niño que se queja constantemente solo quiere un trato de favor

¿Tu hijo se queja constantemente? Es posible que piense que todo es injusto o quiera que le traten de forma especial.

La vida no siempre viene como uno quiere y en muchas ocasiones, la vida nos puede parecer tremendamente injusta. Los niños deben aprender que la vida no siempre es tan justa como nos gustaría y que no está mal enfadarse por eso, siempre y cuando sepamos cómo manejar las alternativas que la vida nos ofrece para sentirnos mejor. Las quejas solo nos hacen sentir peor, y es necesario tener un pensamiento más positivo sin que las quejas nublen la mente.

Si se queja mucho puede tener problemas de relación

Si tu hijo se queja de que algo no es justo, ten cuidado porque se podría acostumbrarse a quejarse constantemente y convertirse en una víctima de todas las situaciones. Para que esto no ocurra debes enseñarle habilidades de afrontamiento en la vida y que se dé cuenta de que es capaz de estar mejor una vez que comprenda lo que ocurre y cómo se siente.

Los niños se pueden quejar de todo, desde que llueve y quiere ir al parque hasta que la galleta que le has dado a su hermano es más grande que la suya (aunque tengan el mismo tamaño). Cualquier motivo puede ser un momento para quejarse y si se acostumbra a esto, no se llevará bien con los demás.

Los niños que se quejan constantemente no suelen buscar la equidad, lo que quieren es un trato especial. Creen que siempre deben tener lo mejor de todo. Si tu hijo se queja todo el tiempo, será una oportunidad para que aprenda a controlar sus pensamientos, emociones y comportamiento.

Los niños que se quejan constantemente no suelen buscar la equidad, lo que quieren es un trato especialLos niños que se quejan constantemente no suelen buscar la equidad, lo que quieren es un trato especial

Evita discutir sobre sus quejas

Aunque tu hijo se queje de algo, no entres en esa conversación de victimismo, porque eso no le ayudará. La mejor opción es centrar la conversación cuando tu hijo se queje de algo, para que reconozca la experiencia real de lo que sucede.

Por ejemplo, si se queja de su hermana tiene un trato mejor que él o tiene más juguetes, puedes decirle algo como: 'Sé que es difícil ver que tu hermana tiene reconocimiento, pero ella a veces lo merece igual que tú lo mereces'.

No refuerces sus quejas

Reforzar el sentido de injusticia de tu hijo podría llevarle a pensar que su situación es desesperada e indefensa. Eventualmente, podría volverse un niño resentido y amargado por la percepción de que no ha sido tratado bien por los demás... Si sigue con este pensamiento mucho tiempo, podría acabar teniendo problemas emocionales severos.

Sé un buen modelo a seguir

Si eres una persona que se queja constantemente entonces no te eches las manos a la cabeza si tu hijo también se queja de cualquier cosa. Presta mucha atención a tu actitud. Si culpas a otras personas por adelantar injustamente en la carretera o te quejas de circunstancias externas que te impiden avanzar, tu hijo puede adoptar una mentalidad peligrosa de víctima.

Intenta mostrar a tu hijo que el trabajo arduo, la práctica y el esfuerzo conducen a los resultados y, cuando las cosas parezcan injustas, podrá manejarlas de manera saludable.

Permite que se sienta decepcionado

Es necesario que los niños aprendan a manejar las emociones que sienten como incómodas como la frustración, la tristeza o el enfado... de manera saludable. Es importante que enseñes a tu hijo estrategias saludables para enfrentar este tipo de angustia.

Hablar con alguien sobre sus sentimientos, colorear imágenes o escribir en un diario son solo algunos ejemplos de las formas en que tu hijo puede expresar sus sentimientos de forma saludable y efectiva. Ayuda proactivamente a tu hijo a explorar qué estrategias funcionan mejor para él (no todas las estrategias funcionan por igual para todo el mundo)

Los niños que carecen de habilidades de afrontamiento pueden recurrir a opciones poco saludables, como comer en exceso o incluso el alcohol. Ayuda a tu hijo a reconocer que puede sobrellevar sus emociones, en lugar de escapar de ellas.

Fomenta la empatía

La empatía es necesaria para el desarrollo de cualquier persona, es la única forma de entender las propias emociones y la de los demás, pudiéndose poner 'en los zapatos de otros'. Ayuda a tu hijo a entender que si todo estuviera a su favor, no sería justo para todos los demás. Si siempre fuera el primero, todos los otros niños pensarían que no es justo para ellos. 

Es necesario que los niños aprendan a entender y tener en cuenta también los sentimientos de otras personas, además de los suyos. Cuando tu hijo comience a tener empatía por los demás, entonces empezará a estar dispuesto a compartir y se sentirá feliz no solo por sus éxitos, si no también por el éxito de los demás.

Es necesario que los niños aprendan a entender y tener en cuenta también los sentimientos de otras personasEs necesario que los niños aprendan a entender y tener en cuenta también los sentimientos de otras personas

Motiva a tu hijo para cambiar lo que sí pueda mejorar

No siempre se pueden cambiar las cosas, porque hay aspectos de la vida que se escapan de nuestro control. Los niños deben aprender a diferenciar las cosas que sí pueden cambiar de las que no. una vez que tenga esto claro tendrás que enseñar a tus hijos a identificar momentos en lo que si merece la pena luchar contra ciertas injusticias.

Si por ejemplo, tu hijo es intimidado en la escuela o se da cuenta de que se están violando los derechos de otras personas, es importante hablar claro y buscar ayuda para remendar esas situaciones de injusticia. Solo quejándose no se consiguen mejorar las cosas.

En este sentido, será apropiado enseñar a los niños formas socialmente apropiadas para poder abordar estos problemas que pueden ocurrir. Por ejemplo, en el caso de intimidación será necesario hablar con el maestro o el director de la escuela, o cuando se vulneran los derechos de otras personas, será necesario hablar con el organismo pertinente de una localidad para buscar las medidas necesarias de ajuste social.

Los niños necesitan comprender cuándo existen problemas reales y también es necesario que sepa cuando no puede hacer nada. Por ejemplo, ante la decisión de un juez o un médico. De esta manera aprenderán que las quejas no sirven para nada, pero que en ocasiones, la vida aunque no se perciba justa hay que aceptar la realidad, siempre y cuando no exista ninguna forma que esté bajo el control de uno mismo para cambiar las circunstancias a mejor.

Te puede interesar