Menú
La importancia del control muscular y de la cabeza en el bebé
La importancia del control muscular y de la cabeza en el bebé

CONTROL MUSCULAR

La importancia del control muscular y de la cabeza en el bebé

Los bebés necesitan fortalecer sus músculos para tener un buen tono muscular y de la cabeza.

Cuando un bebé nace no tiene control sobre sus extremidades y su cuerpo, por ejemplo no puede levantar la cabeza al nacer y su postura esta dominada por el peso de la misma. Aprender a mover la cabeza no parece un logro significativo, pero en realidad es un hito gradual de vital importancia para el desarrollo de muchas otras habilidades.

El control muscular

A lo largo de los 4 primeros meses de vida, el bebé comienza a desarrollar una mejor estabilidad del núcleo mediante el fortalecimiento de la espalda y los músculos de la barriga, algo que le ayudará a tener un mejor control de la cabeza.

El control muscular comienza desde la parte superior del cuerpo. Una vez que el bebé es capaz de sostener la cabeza y la levanta, el control comenzará a moverse hacia abajo en una secuencia ordenada que se debe respetar para un buen desarrollo. A mediados del primero año, el bebé podrá mantener los músculos de la espalda lo suficientemente firme como para ser capaz de sentarse.

Al final del año, intentará controlar los músculos de las piernas para comenzar a ponerse de pie, el preludio de empezar a caminar.

Desarrollar el control de la cabeza le permitirá al bebé mirar a su alrededor y usar sus ojos de manera efectivaDesarrollar el control de la cabeza le permitirá al bebé mirar a su alrededor y usar sus ojos de manera efectiva

La importancia del control de la cabeza

Desarrollar el control de la cabeza le permitirá al bebé mirar a su alrededor y usar sus ojos de manera efectiva, mantendrá la cabeza contra la gravedad mientras está sentado y usará la boca cada vez mejor para comer y hablar.

Pero ningún bebé sería capaz de aprender a sentarse, moverse, gatear o caminar si no ha aprendido primero el control de la cabeza. Cuando veas los primeros intentos de tu bebé por levantar la cabeza, tendrás que entender cuál es el camino que necesita recorrer para poder tener control por sí mismo.

Las etapas de desarrollo en el control de la cabeza

Desde el nacimiento

Mientras un bebé se recuesta contra el pecho o boca abajo, intentará levantar la cabeza aunque no lo consiga, pero poco a poco aumentará la fuerza de su espalda y de su cuello.

Un mes

El bebé empezará a mover la cabeza de un lado a otro contra su hombro. Incluso podrá levantar la cabeza brevemente cuando se le acuesta boca abajo. Esto sucede porque la atracción de la gravedad estimula la parte del cerebro que activa los músculos del cuello que levantan la cabeza. Durante las próximas semanas, se desarrollará esta respuesta adaptativa para que tu bebé pueda levantar la cabeza mientras está boca abajo.

Dos meses

El bebé podrá sostener la cabeza de forma insegura durante unos segundos si le mantienes sentado o acostado sobre ti. Pero necesitará la mano de un adulto para sostener la parte posterior del cuello.

Tres meses

El bebé empezará a levantar la cabeza cuando se le acuesta boca abajo. En esta etapa empezará a dominar los principales elementos del control de la cabeza: la capacidad de mover la cabeza deliberadamente para mirar atentamente a su alrededor, tener poco o casi ningún retraso en la cabeza cuando se sienta, y mantener la cabeza bastante estable durante varios segundo cuando está apoyado en una posición sentada.

Es posible que pueda sostener su cabeza de forma razonablemente estable cuando se sientaEs posible que pueda sostener su cabeza de forma razonablemente estable cuando se sienta

Cuatro meses

Es posible que pueda sostener su cabeza de forma razonablemente estable cuando se sienta, aunque se tambaleará si hace un movimiento brusco. Si está acostado, puede sostener la cabeza firmemente para mirarte.

Cinco meses

El control de la cabeza está completo. Incluso cuando te detienes con tu bebé en brazos, su cabeza se mantiene estable. Cuando le mantienes sentado, su cabeza está firmemente erecta y su espalda recta. Cuando lo colocas boca abajo, levanta la cabeza y el pecho.

Seis meses

Ahora se sienta de forma independiente, con la cabeza bien equilibrada sobre los hombros. Durante los próximos meses, este control nervioso y muscular se extenderá hacia abajo a través de su cuerpo y hacia las piernas, permitiéndole rodar, gatear, ponerse de pie y luego caminar.

Te puede interesar