Menú
Cómo las madres pueden mejorar la relación con sus hijos adultos
Cómo las madres pueden mejorar la relación con sus hijos adultos

HIJOS ADULTOS

Cómo las madres pueden mejorar la relación con sus hijos adultos

Si eres madre y tienes hijos adultos, no te pierdas estas estrategias para mejorar la relación con ellos, ¡vuestro vínculo será más estrecho que nunca!

Las relaciones con las madres de los hijos adultos puede verse comprometido cuando éstos se convierten en parejas y/o padres. Sin darse cuenta, al formar su propio núcleo familiar pueden alejarse emocionalmente de sus madres. Esto no tiene que ser así y puede haber una relación estrecha siempre entre madres e hijos adultos.

Conflictos entre la mujer y la madre

Una relación sólida con una madre es un buen augurio para una vida feliz en matrimonio. Una madre que ha criado a su hijo desde una perspectiva emocional correcta, es más que probable que su hijo sea más comprensivo con su mujer, rechazando posturas machistas o desigualitarias.

Si bien puede reconocer la buena influencia de la madre, una esposa también puede estar en conflicto con su suegra. Ella puede estar un poco celosa del papel continuo de la madre en la vida de su hijo. Por parte de la madre, cuando es desplazada de su papel como la persona principal en la vida de su hijo, la tensión con el usurpador es más o menos inevitable. El hombre que se siente atrapado en el medio puede reaccionar retirándose del campo de batalla, pero ni la madre ni la esposa se benefician cuando el hombre está ausentePara el caso, el hombre también pierde...

Una madre que está sola

Los conflictos se pueden exacerbar cuando las madres están solas (divorciadas, viudas o solteras). A veces la madre puede sentir que el hijo es el hombre de la casa y ha confiado en él de una forma poco saludable. Esto puede haber hecho que la madre haya rebasado un límite que no debía haber rebasado nunca.

Es importante que una madre tenga una relación saludable con sus hijos y que no les otorguen papeles que no les corresponden en la vida. Un hijo siempre será un hijo y no será el "hombre de la casa". La figura de autoridad y de seguridad deberá ser el cuidador de referencia, en este caso la madre. Tengan la edad que tengan ambos.

Los conflictos se pueden exacerbar cuando las madres están solasLos conflictos se pueden exacerbar cuando las madres están solas

Mantener el equilibrio

Es mejor cuando todos los participantes se esfuerzan por mantener un equilibrio natural en sus relaciones. Por supuesto, la mujer de un hombre debería ser lo primero, pero debería haber algo de tiempo y energía para su madre. Y tanto la esposa como la madre deben resistir vigorosamente cualquier situación en la que el hombre deba elegir entre las dos. Para las madres, esto significa:

  • No pedir al hijo que haga cosas por ella si se tienen recursos propios para hacerlo.
  • No sugerir soluciones a los problemas matrimoniales de los hijos. Deben solucionarlo juntos.
  • Tratar al hijo y a su pareja por igual. Hablar con los dos por teléfono y gestionar la misma cantidad de regalos en momentos especiales.
  • Apreciar siempre los regalos que se reciban, nunca devolverlos a no ser que sea ropa que quede pequeña o demasiado grande.
  • Reconocer que siempre serás la abuela de tus nietos y no el padre o la madre. Acata las normas de sus padres y respeta los límites que interpongan.
Es importante que una madre tenga una relación saludable con sus hijos Es importante que una madre tenga una relación saludable con sus hijos

Reglas para mantenerse cerca

La comunicación con los hijos adultos  requiere ciertas habilidades, pero estas habilidades se pueden aprender. En términos generales, recuérdate que estás hablando con adultos. Respétalos como lo harías con cualquier otro adulto joven. Recuerda escuchar realmente lo que tienen que decir.

Las llamadas telefónicas son una excelente manera de mantenerse en contacto, pero las llamadas deben ser generalmente cortas. Las madres deben evitar llamar en momentos difíciles, como la hora de la cena o cuando se acuesta a los niños. Por supuesto, no es una buena idea llamar más tarde, ¡cuando la intimidad de los padres puede ser interrumpida! Si tienes dudas sobre si es un buen momento para llamar, prueba con un mensaje de texto.

Las visitas son otra forma de mantenerse en contacto, pero también pueden ser destructivas para la armonía familiar. Las madres que viven cerca de la familia de un hijo deben resistir las visitas con demasiada frecuencia, tener visitas cortas y nunca pasar más tiempo de la cuenta (porque podrían sentir que se invade la intimidad). Las madres que viven lejos quizá piensen en quedare tiempo en casas de sus hijos, pero es necesario ser una buena invitada y ayudar en todo lo que requiera el hogar, siendo respetuosa con las normas y sus nuevas tradiciones familiares.

Te puede interesar