Menú
Por qué tus hijos tienen que hacer puzzles
Por qué tus hijos tienen que hacer puzzles

PERFECTO COMPLEMENTO

Por qué tus hijos tienen que hacer puzzles

Cada vez son más los niños que deciden dedicar tiempo a hacer puzzles debido a los grandes beneficios que esta actividad tiene

Pocos son los niños que no cuentan con un puzzle entre sus juguetes o que en sus ratos libres, deciden montar las piezas de uno de estos. Este juego es de lo más conocido y desde muy temprana edad, los niños comienzan a practicarlo ya que es una buena manera de fomentar el desarrollo infantil y son los propios padres quien lo adquieren.

Pero hacer un puzzle no sólo es bueno por entretener a los más pequeños, sino porque cuenta con múltiples beneficios. Algunos de ellos son:

  1. Fomentan la memoria visual: En ocasiones, los padres les muestran el puzzle montado o es en la propia caja donde se guarda donde aparece cómo es la imagen tras composición del mismo. De tal forma, que los pequeños trabajan por juntar las piezas y conseguir es imagen. Esto es algo muy positivo ya que les ayuda a fijarse y hacer memoria sobre la imagen final y buscar encajarla a través de las distintas piezas. Un desarrollo infantil garantizado.
  2. Gracias a este juego los pequeños razonanGracias a este juego los pequeños razonan

  3. Mayor concentración: Como en muchos otros juegos, los niños cuando hacen un puzzle trabajan la concentración ya que ponen todos sus esfuerzos y atenciones en la actividad en la que se vuelcan. Sienten la necesidad de ver las piezas colocadas perfectamente y esto les hace estar concentrados.
  4. Razonamiento: Gracias a este juego los pequeños razonan, algo sumamente bueno. Además también son capaces de conocer otro tipo de conceptos como colores, animales, películas...Todo ello en función de los que aparezcan en el puzzle, por lo que se recomienda contar con varios.
  5. Desarrollan la capacidad espacial y matemática: Gracias a la realización de puzzles muchos niños son capaces de avanzar en el desarrollo espacial y matemático. Esto se debe a que al hacer los puzzles, en ocasiones piensan en las imágenes en 3D y a su vez, son capaces de girarlas y ver en su cerebro la respuesta correcta a la colocación de piezas. Dicho de otra manera, al jugar con este tipo de formas y piezas, el pequeño desarrolla capacidades del ámbito de la ciencia.
  6. Mayor autoestima: Para los pequeños, conseguir componer las piezas de un puzzle de forma correcta es un éxito y por lo tanto, hacerlo no sólo les da alegría sino que mejora su autoestima. Además, este juego tiene su parte creativa, ya que los pequeños deben de pensar en distintas ideas hasta llega a la final, por lo que también trabajan su lado más ingenioso.

¿Qué puzzles son mejores para el desarrollo infantil?

Una vez que se ha justificado la importancia de que los niños hagan puzzles es importante conocer algunas claves sobre los mismos ya que existen multitud de puzzles diferentes y son muchos los padres que se preguntan cual escoger cuando acuden a una tienda a comprarlo.

En primer lugar, es importante que los niños empiecen por puzzles sencillos, que les permitan ir cogiendo práctica y a su vez, ir superándose poco a poco sintiendo la necesidad de avanzar e ir cada vez aumentando la complejidad de los mismos. Esto se debe a que si el primer puzzle que un niño hace es demasiado complejo y le genera problemas, este puede sentirse frustrado al no saber como recomponerlo y por lo tanto, no querer volver a saber nada de este juego para el desarrollo infantil.

Es importante buscar un interés o atracción por parte de los pequeñosEs importante buscar un interés o atracción por parte de los pequeños

Por lo tanto, también es importante buscar un interés o atracción por parte de los pequeños y eso se hace comenzando con niveles más bajos de dificultad, donde ellos puedan conseguir superar los retos y sentir alegría por ello. Además, el aprendizaje es algo gradual y no se puede esperar que de la noche a la mañana, los niños dominen cualquier técnica. Hay que darles su espacio y no presionarles. Algunos tardarán una tarde en recomponer sus piezas mientras que otros, preferirán tomarlo con calma e ir poco a poco. Nada está mal ya que lo importante es aprender y llegar a la meta final, por lo que habrá que respetarles durante este proceso.

No obstante, se recomienda que en niños de hasta dos años se les enseñe el puzzle ya armado y se les desmonte para que estos puedan intentar volver a recrear esa imagen que han visto. En ellos las piezas serán muy pocas, mientras que en niños de entre dos y tres años ya algunas más. Así, el volumen de piezas irá aumentando a la vez que aumenta la edad. En este sentido no hay que preocuparse en exceso ya que hoy en día los juguetes que se fabrican suelen venir con la edad apropiada en la caja y todos ellos ayudan al desarrollo infantil en las distintas edades.

De igual forma, se recomienda escoger puzzles llamativos para los más pequeños. Y según van creciendo, se pueden coger aquellos puzzles de temas o dibujos que apasionen al pequeño y por lo tanto, le motiven a hacerlo una y otra vez. Y finalmente, para los niños con más edad que ya estudien en el colegio temas de historia o literatura, se podrá optar por coger algunos puzzles de escenas o momentos históricos, si es que les gusta este tema, de tal forma que se convierta en un juego algo didáctico que favorezca el desarrollo infantil.

Te puede interesar