Menú
La disciplina con un niño con Trastorno Oposicionista Desafiante
La disciplina con un niño con Trastorno Oposicionista Desafiante

TOD

La disciplina con un niño con Trastorno Oposicionista Desafiante

Un niño con Trastorno Oposicionista Desafiante necesitará un tipo de disciplina diferente a un niño sin el trastorno.

Criar a un niño con trastorno oposicionista desafiante puede ser un gran desafío. Los niños con este trastorno suelen discutir constantemente, no quieren seguir instrucciones y suelen disfrutar irritando y molestando a los demás a propósito A pesar de esos problemas de conducta, los niños con un trastorno oposicionista desafiante pueden ser inteligentes, creativos y afectuosos. Y con la ayuda de intervenciones de crianza de apoyo, su comportamiento puede mejorar con el tiempo.

Criar a un niño con un trastorno opisicionista desafiante es diferente a la crianza que requiere un niño sin este tipo de trastorno. Requiere un enfoque ligeramente diferente a la disciplina habitual. 

Necesita atención positiva

Es posible que debido a su comportamiento te resulte imposible creer que puedes ofrecerle atención positiva, pero puede ser más fácil de lo que te imaginas. Los niños con el trastorno oposicionista desafiante suelen irritar a otras personas y muchas de sus interacciones con adultos es mala o muy mala. Suelen recibir más reprimendas y consecuencias negativas que otros niños, y se acostumbran a que esto les ocurra siempre.

Criar a un niño con un trastorno opisicionista desafiante es diferente a la crianza que requiere un niño sin este tipo de trastornoCriar a un niño con un trastorno opisicionista desafiante es diferente a la crianza que requiere un niño sin este tipo de trastorno

En cambio, si le das una dosis diaria de atención positiva puede ser la clave para prevenir sus problemas de conducta, ya que no necesitará llamar tu atención negativamente para que le hagas caso. Para ello, solo tendrás que pensar un tiempo durante el día para dedicarle toda tu atención ya sea jugando, saliendo al parque o haciendo manualidades en casa. No importa cómo se haya comportado tu hijo ese día, su tiempo de atención positiva contigo no puede faltar.

Dale a tu hijo atención positiva y se reducirán los intentos de captar tu atención a través del mal comportamiento. Por lo tanto, considera el tiempo de calidad como una inversión para reducir los problemas de comportamiento a largo plazo.

No pueden faltar unas reglas claras

A los niños con trastorno oposicionista desafiante les encanta discutir sobre las reglas que deben seguir, no les gustan las normas pero que no les guste no significa que no deban cumplirlas. Buscan lagunas en tu mente y expresan quejas constantes cuando hay cosas que no le parecen justas.

Las reglas deben ser claras en tu hogar, deberán estar escritas y puestas en un sitio que las vea siempre como por ejemplo en la nevera o en el salón. Después tendrás que consultar la lista de las normas siempre que sea necesario. Por ejemplo, si dice que no quiere hacer su cama, en las normas pondrá que siempre tendrá que hacer su cama por la mañana, y si no la hace habrá una consecuencia como la retirada de privilegios.

Las reglas tendrán que ser simples y fáciles de entender. También deberán haber reglas básicas sobre temas como los deberes, las tareas de la casa, la hora de ir a dormir o el respeto hacia los demás.

Crear un plan de comportamiento

Es importante que crees un plan de comportamiento para abordar los problemas de conducta más concretos en tu hijo como por ejemplo: la agresión, contestar mal, no hacer caso, tener rabietas o pegar a los hermanos. Una vez que se sepa cuáles son los comportamientos que se quieren trabajar con el niño se deberá identificar las consecuencias que recibirá el niño si no cumple las reglas. Es necesario explicar las consecuencias junto con las normas antes de tiempo, de esta manera el niño sentirá que tiene cierto control sobre la situación y sabrá a qué atenerse si no cumple con las normas establecidas.

Es importante al mismo tiempo, analizar las consecuencias positivas que tendrá cuando demuestre un buen comportamiento. Los sistemas de recompensas o la economía de fichas pueden ser herramientas muy efectivas para los niños que sufren el trastorno oposicionista desafiante. De esta manera se sentirán más motivados porque se darán cuenta que no todo siempre es malo para ellos y que si se esfuerzan, podrán tener consecuencias positivas y agradables para ellos. Las consecuencias positivas es mejor que no sean materiales y sean cosas como ir al parque, ir a tomar un helado juntos o jugar a un juego que él quiera.

Sé consistente con las consecuencias

Los niños con trastorno oposicionista desafiante necesitas consecuencias negativas consistentes para su mala conducta. Si permites a tu hijo que se salga con la suya y que rompa las reglas a veces, no aprenderá y la disciplina será un fracaso total.

Si tu hijo/a piensa que hay una posibilidad entre cien de que te rindas cuando discute, él decidirá que vale la pena intentarlo. Y se volverá más discutidor con el tiempo... y tú empezarás a sentir que has perdido el control totalmente.

No entres en las luchas de poder

Los niños con este trastorno son buenos en debatir con adultos para intentar salirse con la suya. Es necesario que tomes medidas inmediatas para evitar las luchas de poder porque no son útiles ni tampoco productivas.

No intentes obligar a tu hijo a hacer cosas que no quiere porque nunca podrás conseguirloNo intentes obligar a tu hijo a hacer cosas que no quiere porque nunca podrás conseguirlo

Si le dices a tu hijo/a que limpie su habitación y te lo discute, no sigas la discusión. Simplemente déjale claras las consecuencias negativas de no hacerlo y las consecuencias positivas de sí hacerlo. Cuanto más tiempo estés dentro de una discusión menos limpiará su dormitorio. Dale instrucciones claras y las consecuencias concretas, después, deja que escoja lo que quiere realmente... pero sin discutir con él/ella.

No intentes obligar a tu hijo a hacer cosas que no quiere porque nunca podrás conseguirlo. Discutir, regañar o gritar no es efectiva en la educación de los niños con trastorno oposicionista desafiante... y de ningún niño. Sin embargo, puedes hacer que resulte desagradable para él si elige no hacer lo que le has dicho al darle las consecuencias. Si él no hace lo que le has dicho, dale una advertencia que describa claramente lo que sucederá si él no hace lo que dices.

Busca ayuda profesional

Si tu hijo no recibe ayuda profesional de forma continua entonces es posible que quieras reconsiderar qué hacer. Quizá es necesites tú capacitarte en parte del tratamiento con el profesional que pueda atender a tu hijo y te oriente con técnicas de modificación de conducta dentro de casa.

Es importante que te informes sobre todo lo que significa el trastorno oposicionista desafiante y que de esta manera puedas entender mejor el comportamiento de tu hijo y así, saber qué técnicas de disciplina serán mejor para él o ella. Hablar con otros padres que estén pasando por lo mismo también te puede ayudar en esto. Recuerda que comprender el trastorno te abrirá las puertas a aprender nuevas habilidades de manejo de su conducta... sin que tengas que perder los nervios o la cordura.

Te puede interesar