Menú
Trastornos de conducta comunes en niños
Trastornos de conducta comunes en niños

TRASTORNOS DE CONDUCTA

Trastornos de conducta comunes en niños

Existen algunos trastornos de conducta que son comunes en los niños, ¿sabes cuáles son y en qué consisten?

Los trastornos de conducta son mucho más que simples rabietas o comportamientos desafiantes en los niños. Cuando existe un trastorno de conducta diagnosticable experimenta problemas de conducta que son lo suficientemente graves como para interferir con el rendimiento escolar o las relaciones con amigos y familiares. Los trastornos de conducta pueden empeorar con el tiempo si no se tratan correctamente, por lo que es importante que un profesional calificado de salud mental evalúe a tu hijo si sospechas que existe un trastorno de conducta. Existen varios tipos diferentes de trastornos de conducta en niños y adolescentes, y algunas veces, pueden tener más de uno.

TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es uno de los trastornos infantiles más comunes. Hay tres tipos principales de TDAH; predominantemente hiperactivo-impulsivo, predominantemente inatento, y combinado hiperactivo-impulsivo e inatento.

Los síntomas comunes del TDAH son:

  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas para procesar la información de forma precisa
  • Desorganización
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Hablar mucho
  • Poca capacidad de quedarse quieto
  • Problemas de participación en actividades tranquilas
  • Impaciencia
  • Comentarios inapropiados
  • Impulsividad en las actuaciones sin pensar en las consecuencias

En ocasiones la medicación puede ser útil para reducir los síntomas, pero lo ideal es crear intervenciones para reducir los problemas de comportamiento asociados con la hiperactividad y la impulsividad. En ocasiones, los niños con TDAH también tienen un trastorno de oposición desafiante.

En ocasiones la medicación puede ser útil para reducir los síntomasEn ocasiones la medicación puede ser útil para reducir los síntomas

Trastorno de oposición desafiante

El trastorno de oposición desafiante se caracteriza por el desafío persistente y la desobediencia hacia las figuras de autoridad. Los síntomas pueden incluir:

  • Discusión frecuente con adultos
  • Molestar a otros de forma deliberada
  • No querer seguir las reglas
  • Culpar a otros por los propios errores
  • Enfadarse fácilmente
  • Comportarse de manera vengativa

Los niños con el trastorno oposicionista desafiante muestran síntomas en casa, en la escuela y también en otros contextos. Su comportamiento generalmente lleva a la necesidad de una acción disciplinaria frecuente y suelen tener problemas para llevarse bien con los compañeros.

Desorden de conducta

El trastorno de conducta implica un patrón repetitivo de violación de los derechos de otras personas o violación persistente o reglas sociales apropiadas para la edad. El trastorno de conducta a menudo incluye:

  • Agresión física hacia personas o animales
  • Uso de armas
  • Robar
  • Forzar a alguien para mantener sexo
  • Vandalismo
  • Mentir
  • Huir de casa
  • Absentismo escolar
  • No cumplir el toque de queda

Los niños con trastornos de conducta son frecuentemente expulsados de la escuela. Pueden requerir la intervención de la policía y, a veces, abusan de las drogas o el alcohol. Los adolescentes con trastorno de conducta pueden requerir intervenciones intensivas, como apoyos en el hogar o incluso el internamiento en centros especializados.

Los psiquiatras infantiles pueden ser útiles si los medicamentos son necesariosLos psiquiatras infantiles pueden ser útiles si los medicamentos son necesarios

Tratamientos para trastornos de comportamiento

Los trastornos de conducta generalmente se tratan mejor con un equipo completo de profesionales. Los psiquiatras infantiles pueden ser útiles si los medicamentos son necesarios. Los terapeutas pueden ayudar a los niños a aprender nuevas habilidades para manejar sus emociones y comportamiento, así como para brindar capacitación a los padres.

En ocasiones los servicios de educación especial también pueden ser necesarios. Los niños con trastornos de conducta y trastornos emocionales pueden requerir mucho apoyo adicional en la escuela, incluidas las aulas especializadas. A veces, los psicólogos pueden realizar pruebas para descartar problemas de aprendizaje u otros problemas subyacentes de salud mental que puedan estar contribuyendo a los problemas de conducta. Es necesario saber cuál es el raíz del problema para poder atender de forma adecuada a los niños y que con un tratamiento o terapia adecuada, pueda mejorar no solo en comportamiento, sino también en salud mental y emocional.

Los trastornos de conducta pueden ser el resultado de una variedad de factores genéticos y ambientales. Si crees que tu hijo puede tener un trastorno de conducta, es importante hablar con el pediatra lo antes posible. Este profesional puede proporcionar una evaluación y saber qué tipo de profesionales deberían tratarle.

Te puede interesar