Menú
Mi hijo adolescente se niega a ir a terapia, ¿ahora qué?
Mi hijo adolescente se niega a ir a terapia, ¿ahora qué?

ADOLESCENTES

Mi hijo adolescente se niega a ir a terapia, ¿ahora qué?

Descubre qué debes hacer si tu hijo adolescente se niega a ir a terapia pero realmente necesita acudir a las sesiones.

Algunos adolescentes se sienten mejor cuando van a terapia, porque disfrutan al saber que hay una persona profesional que puede ayudarles con algunos problemas de su vida diaria. Sin embargo, convencer a un adolescente de ir a terapia cuando no quiere hacerlo, puede ser toda una batalla. Muchos padres se preguntan si deberían obligar a su hijo adolescente a ir a terapia cuando ellos ven que lo necesita, aunque el adolescente no quiera verlo... de momento.

Hay padres que incluso ofrecen sobornos para que vayan o acaban abandonando la idea de que su hijo vaya a terapia. Si crees que tu hijo adolescente tiene trastornos de conducta o algún tipo de problema emocional, acudir a terapia con un psicólogo puede ser una buena idea.

¿Debes obligar a tu hijo adolescente a ir a terapia?

La respuesta rápida a esto es que NO. Arrastrar a un adolescente para ir a terapia no es efectivo. Si no quiere hablar con un extraño no puedes obligarle a hacerlo. Un adolescente que se siente obligado a recibir tratamiento no es probable que quiera cambiar. Entonces, incluso si son arrastrados a terapia, es probable que no hablen de lo que les sucede, o no de forma productiva.

Esto no quiere decir que no debas hacer obligatorio la asistencia a terapia o al menos, a algunas de las citas. A veces, un terapeuta experto puede ayudar a un adolescente a sentirse más cómodo después de unas pocas sesiones.

También es posible que existan ocasiones en que tu hijo adolescente necesite ayuda independientemente de si está o no de acuerdo. Si crees que puede hacerse daño a sí mismo o a otra persona tendrás que llevarle a urgencias lo antes posible. Si tiene un comportamiento de riesgo tendrás que obligarle a ir a un hospital por su salud.

Arrastrar a un adolescente para ir a terapia no es efectivoArrastrar a un adolescente para ir a terapia no es efectivo

Cómo plantear el tema al adolescente

A los adolescentes les gusta la sinceridad y por eso puedes compartir con él tus pensamientos sobre que piensas crees que ir a terapia podría ser importante y útil para él. Pide que te dé su opinión y estate dispuesto a escuchar todo lo que tiene que decirte. Es probable que sienta vergüenza porque no quiera admitir que necesita ayuda. Es necesario que le envíes un mensaje para darse confianza y seguridad emocional.

La forma en que expresas tus preocupaciones marca una gran diferencia en la forma en que tu hijo adolescente responderá a la situación. No insinúe que su adolescente está loco o que no es lo suficientemente inteligente como para tomar buenas decisiones. Puedes preguntarle si quiere hablar con otra persona que no seas tú sobre lo que le sucede.

Habla con el pediatra

Acude a tu pediatra o al médico de tu hijo adolescente y exponle todas tus preocupaciones. Si crees que tu hijo adolescente puede tener Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) o si piensas que puede tener depresión, ansiedad o cualquier otro tipo de trastorno o problema, coméntaselo.

Un médico podrá evaluar las necesidades de tu hijo de manera objetiva y determinar si realmente tu hijo necesita ir a terapia o no. Si es necesario un tratamiento adicional, un médico puede identificar los servicios y profesionales de tratamiento más adecuados para tu hijo. Incluso si tu hijo adolescente no está dispuesto a asistir a esos servicios, es importante comprender sus opciones y recursos. Si además, no está dispuesto a escuchar las recomendaciones que tú tienes que decirle, quizá sí que escuche al médico y le podrá explicar cómo funcionan las terapias y cómo el tratamiento puede ayudarle a mejorar los síntomas que padece.

Qué hacer si se niega en rotundo a ir a terapia

Es posible que tu hijo adolescente niegue en rotundo a acudir a terapia, en este caso, no desesperes, aun te quedan varias opciones:

  • Busca asesoramiento por tu cuenta sin tu hijo adolescente. Un terapeuta puede enseñarte a cómo ayudar a tu hijo. Si tu hijo sabe que estás yendo a un profesional para poder ayudarle quizá se interese en poder contar 'su lado' de la historia.
  • Un médico podrá evaluar las necesidades de tu hijo de manera objetiva Un médico podrá evaluar las necesidades de tu hijo de manera objetiva

  • Crea un contrato con tu hijo adolescente. Puedes crear un contrato y decirle que solo tiene que asistir a un número de sesiones, por ejemplo a 8. Después podrá tomar la decisión de si continuar el tratamiento o de si abandonar.
  • Terapia online. La terapia online puede ser una buena forma de tratar a los adolescentes. Aunque no es adecuado para todos los casos, si es un problema únicamente emocional, es posible que le vaya bien. Aunque tendrías que pensar en los pros y contras de la terapia online para adolescentes.
  • Habla con un familiar de confianza. Quizá tu hijo adolescente tenga a algún familiar como referencia o que le tenga mucha estima. Este familiar puede ser un abuelo, una abuela, un tío, una tía, un primo/a... Cualquiera que esté al corriente de la situación que está atravesando tu hijo y que tenga muy buena relación con él. Quizá si habla con él pueda sentir la motivación suficiente para ir a terapia.
  • Dile que la acompañarás si es necesario. Quizá tu hijo/a adolescente sienta cierta incertidumbre al no saber qué es una terapia o al no conocer al terapeuta. La primera sesión, para romper el hielo, puedes decirle al terapeuta que para poder iniciar la terapia tendrías que acompañarle aunque sean los primeros minutos. De esta manera, tu hijo/a adolescente al sentirse protegido y seguro es probable que acceda.

Si en la actualidad tu hijo adolescente se niega a ir a terapia pero realmente crees que le resulta necesario, solo tienes que seguir los pasos aquí indicados. Una vez que tengas en cuenta lo aquí explicado y escojas la opción que creas que es más adecuada en vuestro caso en concreto, lograrás que tu hijo adolescente vaya a terapia. Recuerda que si está mal emocionalmente, lo último que necesitará por tu parte son críticas o reproches. En este sentido, procura estar al lado de tu hijo adolescente a nivel físico, pero también a nivel emocional. Si se siente resguardado por ti, se sentirá con mayor confianza para poder hacer las cosas que son mejor para él.

Te puede interesar