Menú
Tu estilo de crianza afectará a las relaciones íntimas de tus hijos
Tu estilo de crianza afectará a las relaciones íntimas de tus hijos

CRIANZA

Tu estilo de crianza afectará a las relaciones íntimas de tus hijos

Según cómo críes a tus hijos hoy, en el futuro sus relaciones íntimas pueden verse reforzadas o perjudicadas.

Quizá ahora miras a tus hijos y les ves tan pequeños que no pienses en cuál es el efecto que tu forma de educar puede tener en ellos a largo plazo. En realidad, el estilo de crianza que tengas puede marcar de forma muy profunda en la personalidad de tus hijos. Tanto es así, que puede que en el fondo, las relaciones íntimas que tenga en el futuro con otras personas, estén marcadas por cómo eres tú hoy.

El apego que un bebé desarrolla con sus cuidadores es el modelo de cómo abordará las relaciones por el resto de su vida. Los niños que están unidos de forma segura a sus padres tienen más probabilidades de convertirse en adultos que pueden regular sus emociones, hacer amigos y tener relaciones íntimas saludables. Los diferentes estilos de crianza a menudo dan como resultado diferentes tipos de apego y, por lo tanto, diferentes experiencias para el niño con relaciones íntimas.

A continuación vamos a hablar sobre los diferentes estilos de crianza para que puedas saber, cómo afectará cada uno de ellos en las relaciones íntimas de tus hijos en el futuro. Piensa qué tipo de crianza es la que tienes con tus hijos diariamente, y una vez que sepas a cuál perteneces, sabrás cómo afectará en su futuro. Si te das cuenta que sigues un estilo de crianza que es nocivo para tus hijos, entonces lo mejor será que busques ayuda profesional para que te orienten en cómo mejorar la crianza hacia tus hijos y tus propias emociones.

Los hijos de padres autoritarios tienen más probabilidades de experimentar un apego ansiosLos hijos de padres autoritarios tienen más probabilidades de experimentar un apego ansios

Padres flexibles

Son numerosos los estudios que afirman que los padres que tienen un estilo de crianza flexible (que saben poner normas y al mismo tiempo ser flexibles con ellas), son los más propensos a producir niños psicológicamente sanos y bien adaptados. 

Estos niños generalmente se convierten en adultos que son capaces de disfrutar de relaciones íntimas con los demás. Los padres flexibles combinan el establecer límites y hacer cumplir las reglas con la disposición de escuchar los pensamientos y sentimientos de sus hijos. Es probable que los padres autorizados fomenten el apego seguro y una sensación de calidez en sus relaciones con sus hijos.

Padres autoritarios y demasiado críticos

Los padres autoritarios, como los padres críticos o estrictos, establecen límites y hacen cumplir las reglas. Sin embargo, a diferencia de los padres flexibles, los padres autoritarios son estrictos y no están dispuestos a negociar con sus hijos. 

Los hijos de padres autoritarios tienen más probabilidades de experimentar un apego ansioso por ellos. Cualquier calidez y amor compartido entre los dos se ve ensombrecido por el miedo del niño a represalias por un comportamiento inaceptable. Es más probable que este tipo de estilo de crianza haga que los hijos adultos se sientan ansiosos por sus relaciones íntimas, y puede ser más difícil para ellos formar este tipo de relaciones.

La mala crianza de los hijos se asoció con la perpetuación de la violenciaLa mala crianza de los hijos se asoció con la perpetuación de la violencia

Padres violentos

La mala crianza de los hijos se asoció con la perpetuación de la violencia y la victimización entre los adolescentes. La mala crianza de los hijos se definió como el bajo calor de los padres y el uso del castigo corporal. Por lo tanto, el abuso físico y el bajo calor de los padres afectan las relaciones íntimas de los niños. Los niños criados con poco calor y con castigo físico tienen más probabilidades de golpear a su pareja o aceptar palizas o maltrato de cualquier tipo.

Padres permisivos o negligentes

Los padres permisivos tienen pocas o ninguna regla con respecto al comportamiento de sus hijos, aunque pueden expresar calidez y amor. Estos niños pueden tener una alta autoestima, pero carecen de la madurez que conlleva la responsabilidad. También carecen de la capacidad de regular sus emociones y de adultos más maduros. Esto afecta sus relaciones íntimas porque es menos probable que acepten la responsabilidad de su comportamiento.

Te puede interesar