Menú
Enseña a tu hijo a tener "piel de tobogán"
Enseña a tu hijo a tener "piel de tobogán"

CRIANZA

Enseña a tu hijo a tener "piel de tobogán"

¿Sabes qué significa tener "piel de tobogán"? A veces, es la mejor solución a las palabras hirientes.

Un exterior resistente puede ayudar a los niños a resistir muchos de los intercambios hirientes y las púas emocionales que son un hecho desafortunado de la vida. Aunque las palabras pueden herir y doler, puedes ayudar a un niño a desarrollar piel de tobogán. ¿Qué significa tener "piel de tobogán"? Con este tipo "de piel" estarás inculcando una autoestima más fuerte a tu hijo para que tenga una armadura hacia los comentarios hirientes de los demás, porque cuando algo le digan para afectarle, ¡le resbalará por la piel como si fuese un tobogán!

Esta piel de tobogán puede proteger contra púas y espinas emocionales y malintencionadas que podrían penetrar el corazón y magullar la psique.

Esta piel de tobogán puede proteger contra púas y espinas emocionalesEsta piel de tobogán puede proteger contra púas y espinas emocionales

Infunde una fuerte autoestima

Infunde una fuerte autoestima y un autoconcepto positivo en tu hijo para endurecer su armadura emocional y potenciar su piel de tobogán. Las personas con una fuerte autoestima generalmente se sienten valoradas e iguales a otras personas, lo que puede ser una base ideal para que esta estrategia funcione.

Observa sus fortalezas, sus capacidades y sus rasgos positivos y comenta sobre estos atributos. Cuando las personas tienen una autoestima positiva, creyendo en sus habilidades y virtudes, las acciones mezquinas y las palabras de otras personas tendrán menos efecto en ellas. Acostúmbrate a proporcionar comentarios positivos sobre las características de tu hijo con la mayor frecuencia posible para construir este exterior resistente.

Realiza actividades para potenciar la autoestima

Organiza una actividad que ayudará a desarrollar la autoestima. Usa afirmaciones para desarrollar la autoestima en los niños. Prueba un juego de "terminar la frase" lanzando varios iniciadores de frases a los jugadores e invitando a todos a turnarse para terminar las declaraciones. Incluye afirmaciones como: "Sé cómo ..." y "Soy un buen amigo porque ..." y alienta a los niños a pensar en rasgos y características positivas sobre ellos mismos.

Que no falte la empatía

Aporta empatía a tu hijo cuando las palabras o acciones duelen. Al aceptar y comprender los sentimientos heridos de tu hijo, los valida y le ayudas a sentirse comprendido. Podrías decir: "Sí, parece que eso hirió tus sentimientos. Tampoco me gustaría que me llamen por ese nombre".

Pregúntate en voz alta con tu hijo sobre las motivaciones del otro niño para hacer daño emocional. Ayuda a tu hijo a darse cuenta de que las personas a menudo tratan de lastimar a otros debido a sentimientos o problemas negativos o desagradables sobre sí mismos. Explícale a tu hijo que si alguien se siente triste, enfadado o celoso, podría arremeter contra alguien para lastimarlo porque está reaccionando a sus propios sentimientos negativos. 

Cuesta a tu hijo que en esta circunstancia, las acciones del niño infeliz tienen más que ver con sus propios sentimientos que cualquier cosa que tu hijo haya hecho para provocar las acciones.

Enséña a tu hijo a responder siempre con compasiónEnséña a tu hijo a responder siempre con compasión

Lluvia de ideas para respuestas efectivas

Haz una lluvia de ideas de respuestas efectivas para que tu hijo las use cuando alguien más dice o hace algo que le duele o le molesta. Por ejemplo, tu hijo podría decir algo como: "Creo que estás equivocado y las palabras no pueden lastimarme" a un niño que dice algo hiriente. Mediante escenarios de juego de roles, le das a tu hijo municiones positivas para desviar las punzadas hirientes. Practica y juega con tu hijo con frecuencia, una o dos veces por semana, para hacer de estas respuestas un hábito en el que no tendrás que pensar.

Enséña a tu hijo a responder siempre con compasión, incluso cuando otros buscan lastimarle. Cuando una persona se desvía y se protege a sí misma sin una respuesta ofensiva, es posible mantener una actitud positiva sin dañar a otros. Superar los comentarios y acciones hirientes ayuda a un niño a dar un ejemplo positivo, tratando a los demás de la forma en que quiere ser tratado.

Te puede interesar