Menú
A qué edad empiezan a madurar los niños y las niñas
A qué edad empiezan a madurar los niños y las niñas

DESARROLLO

A qué edad empiezan a madurar los niños y las niñas

Descubre a qué edad empiezan a madurar los niños y las niñas, ¿tienen mucha diferencia entre unos y otros?

Todos los seres humanos pasan por el proceso natural de madurez. Sin embargo el momento en el que se madura suele ser diferente en un niño y una niña. Lo normal es que las niñas maduren mucho más rápido que los niños y empiecen a comportarse de una manera adulta mucho antes.

Cuál es la edad a la que empiezan a madurar los niños y las niñas

Aunque pueda parecer mucho tiempo, las niñas empiezan a madurar unos 10 años antes que los niños. De esta manera las niñas pueden a tener pensamientos adultos alrededor de los 10 años mientras que los niños no empiezan a madurar hasta la mayoría de edad más o menos. Cuando se habla de la madurez hay que tener en cuenta una serie de aspectos:

  • La madurez biológica suele ser muy pareja entre niños y niñas. En el caso de las niñas dicha madurez se alcanza a los 12 años mientras que en los niños suele ser a los 14 años. A dicha edad a las niñas les crecen los senos mientras que los niños sufren cambios importantes como es el caso del cambio de voz o el crecimiento del vello corporal.
  • En el caso de la madurez emocional las diferencias son mucho mayores. Las niñas son mucho más precoces debido a que sufren un desarrollo del lóbulo izquierdo del cerebro. De esta manera tienen diversas habilidades emocionales que los niños no tienen.

En el caso de la madurez emocional las diferencias son mucho mayoresEn el caso de la madurez emocional las diferencias son mucho mayores

Diferencias de madurez en los niños y en las niñas

Las diferencias existentes se van a deber a un distinto desarrollo cerebral y la cantidad de hormonas que poseen en el organismo. Por una parte el cerebro de las niñas va a producir una mayor cantidad de serotonina que el de los niños. Por su parte, la cantidad de testosterona en el caso de los niños es mucho mayor por lo que es normal que sean mucho más agresivos que las niñas. La disciplina es otra gran diferencia que existe entre ambos ya que los niños se vuelen mucho más desobedientes e indisciplinados.

Durante esta etapa de tantos cambios es muy importante la labor de los padres ya que deben estar en todo momento al lado de sus hijos para apoyarles en una etapa tan importante de sus vidas. La comunicación debe de ser lo más fluida y abierta posible para así poder dar respuestas a todas sus dudas. El adolescente en la etapa de madurez va a experimentar una serie de cambios físicos y mentales realmente importantes y es por ello que la figura de los padres es esencial. Todas las dudas debe de ser resultas para que su proceso de madurez sea lo mejor posible.

Cuando lo haga bien, los padres deben alabar sus logrosCuando lo haga bien, los padres deben alabar sus logros

Consejos para potenciar la autoconfianza de los hijos

Hay una serie de consejos que pueden ayudar a que el cambio a la adolescencia de tus hijos no sea tan brusco y pueda fomentar al máximo su autoconfianza:

  • Ya es hora de que se sienta importante dentro de la familia por lo que es aconsejable el asignarle diferentes responsabilidades que pueda cumplir.
  • Puede elegir en todo momento para que sepa que tiene libertad para ello y que tiene voz y voto. Sin embargo también debe saber que ello conlleva una serie de responsabilidad que debe llevar a cabo.
  • Cuando lo haga bien, los padres deben alabar sus logros. De esta manera se va a reforzar su autoestima y se va a sentir importante dentro del núcleo familiar.

Como has podido comprobar el grado de madurez en los niños y las niñas es totalmente diferente por lo que es bastante normal que las niñas maduren mucho antes que los propios niños. Lo que si debe quedar claro es que la labor de los padres es clave a la hora de que ese paso a la adolescencia sea lo menos problemático posible.

Te puede interesar