Menú
Cómo dejar de discutir con tu hija adolescente
Cómo dejar de discutir con tu hija adolescente

ADOLESCENCIA

Cómo dejar de discutir con tu hija adolescente

Descubre los secretos para dejar de discutir con tu hija adolescente y que vuelva la armonía al hogar...

A nadie le gusta discutir ni tener que estar siempre a la defensiva con los hijos adolescentes... Si tienes una hija adolescente y sueles discutir con ella a menudo, no tiene que ser algo malo, siempre y cuando esas "discusiones" sean en realidad una manera de comunicación que acabe siendo efectiva y no destructiva.

Cuando discutes de manera justa, ayudas a equiparla con habilidades de supervivencia emocional y la confianza para estructurar sus argumentos razonablemente en lugar de ataques emocionales, es una conexión con tu hija para toda la vida. Dicho esto, hay momentos en que los fuegos artificiales impulsados por hormonas de la adolescencia pueden ser estresantes. Aprende cómo detener las peleas con tu hija adolescente, que la comunicación sea efectiva y así poder restaurar la paz y la armonía en el hogar. ¿No sabes cómo hacerlo? Te damos las claves a continuación.

Si la discusión se sale de control, ambos lamentaréis el daño emocionalSi la discusión se sale de control, ambos lamentaréis el daño emocional

Escucha lo que tiene que decirte

Escúchala. Si las conversaciones recientes se han convertido rápidamente en peleas, prepárate para mantener la calma y resistir sus esfuerzos de presionar deliberadamente tus nervios. Las discusiones pueden comenzar porque un padre está tratando de transmitir información mientras el adolescente está luchando por el control. Si tienes diferentes objetivos en la conversación, no te irá bien. 

Al escuchar las palabras de tu hija y prestar atención a su lenguaje corporal, es posible que puedas evitar una discusión. Además, el buen comportamiento de los modelos de roles le muestra a tu hijo adolescente cómo lidiar con las discusiones.

No caigas en las trampas

Evita morder el cebo. Si deja de discutir y se queda callado y reflexivo, puedes enfurecer aún más a tu hijo. Es posible que tu hija quiera alejarse de ti diciendo cosas groseras: ignora esas conductas.

Si la discusión se sale de control, ambos lamentaréis el daño emocional. Cuando las emociones se convierten en el problema en lugar de lo que causó el desacuerdo, debes pasar al modo de escucha para que el calor emocional pueda enfriarse. 

Recuerda que los adolescentes todavía están tratando de descubrir quiénes son y quieren sentirse más en control de sus vidas. Tu hija sabe que no puede ganar. Dejarla salirse con la suya no es ceder; después de todo, todavía estableces el toque de queda, pagas las cuentas y le envías a la escuela.

Presta atención a lo que no te dice

Presta atención al subtexto. Es posible que una adolescente haya discutido contigo porque está de mal humor. También es posible que haya un problema más profundo con el que tu hija lo esté pasando mal y aún no te lo haya podido contar. 

Puede ser que esté esperando que sepas mágicamente cuál es ese problema para que puedas ayudarla a solucionarlo, o que simplemente no sepa cómo abordar un problema que le asusta. Si tu hija de repente está actuando fuera de lugar, eso podría ser una pista de que hay un problema más grande que tratar que el toque de queda o recoger su habitación.

Sé un buen modelo de conducta para que tu hija pueda imitarteSé un buen modelo de conducta para que tu hija pueda imitarte

Habla con tu hija de nuevo

Vuelve a la conversación. Algún tiempo después, ese día o al día siguiente, siéntate y habla con tu hija adolescente sobre el desacuerdo que habéis tenido. Intenta descubrir por qué se enfadó tanto: ¿fue algo que dijiste, un mal día en la escuela, algo que interpretó mal? Habla formas de tener conversaciones más tranquilas en el futuro. Es posible que debas aceptar tomarte un tiempo para refrescar en la mitad de la conversación la próxima vez y luego volver a hablar después de un descanso o hacer algunos ejercicios de respiración para que ambos podáis calmarse.

Cuidado con las luchas de poder

Si te has dado cuenta que una discusión se ha convertido en una lucha de poder, tómate un descanso... ambos necesitaréis alejaros emocionalmente un poco y refrescar la mente. Sé un buen modelo de conducta para que tu hija pueda imitarte. Si gritas a tu hija o a cualquier persona, tu hijo aprenderá a gritar también en cuanto surja un problema.

Te puede interesar