Menú
La falta de cuidado parental puede causar depresión
La falta de cuidado parental puede causar depresión

FAMILIA

La falta de cuidado parental puede causar depresión

Un niño que no ha recibido la atención adecuada, el amor y el apoyo de los padres puede mostrar depresión.

La definición de negligencia infantil sigue siendo amplia, con una variedad de estándares e interpretaciones de esta forma potencialmente dañina de abuso infantil.Si bien las repercusiones a largo plazo del abandono pueden ser debilitantes para algunos niños, incluso la falta de cuidado parental para un niño podría ser suficiente para causar síntomas de depresión en el pequeño.

Un niño que no ha recibido la atención adecuada, el amor y el apoyo de los padres puede mostrar depresiónUn niño que no ha recibido la atención adecuada, el amor y el apoyo de los padres puede mostrar depresión

Cuando un niño no recibe los alimentos, la ropa, la atención médica, el refugio o la supervisión necesarios hasta el punto de que el niño sufre daños a la salud y la seguridad, el niño experimenta negligencia. Si el cuidado de un padre por un niño no satisface las necesidades básicas del niño, incluida la comodidad emocional, se está produciendo maltrato que califica como abuso.

Reconocer la falta de cuidado parental

Reconocer y determinar la falta de cuidado parental puede ser difícil, pero las personas que tienen contacto regular con un niño a menudo pueden discernir un patrón de pistas o indicadores que podrían sugerir negligencia. Los síntomas comunes incluyen la falta de higiene de un niño, falta de aumento de peso o crecimiento, falta de atención médica y una gran cantidad de ausencias escolares.

Depresión

Un niño que no ha recibido la atención adecuada, el amor y el apoyo de los padres puede mostrar depresión y ansiedad en respuesta a esta falta de cuidado o negligencia de los padres, informa la Organización Mundial de la Salud.

Aunque la tristeza es una manifestación común de la depresión, esta no es la única emoción o comportamiento que puede manifestarse. La depresión también conduce a la fatiga, dificultad para concentrarse, sentimientos de culpa e incluso conductas de riesgo como el uso de alcohol y drogas. Es posible que un niño no duerma bien, que no se desempeñe bien en la escuela, que no se lleve bien con sus compañeros e incluso que muestre comportamientos autolesivos.

Predisposición a la depresión

Algunos niños pueden tener más probabilidades de sufrir síntomas como depresión en respuesta a la falta de cuidado parental. Cuanto más pequeño es el niño cuando comienza la negligencia, peor pueden ser los posibles problemas para el niño. Además, si el niño internaliza la negligencia y se siente responsable de ella o si el niño tuvo una relación cercana con el padre antes de un cambio en el cuidado parental, el niño puede experimentar problemas más serios.

Consecuencias a largo plazo

Si la intervención y la corrección no ocurren, un niño puede experimentar repercusiones a largo plazo por la negligencia. El niño puede crecer hasta la edad adulta luchando contra la depresión y la ansiedad. Los trastornos alimentarios, los trastornos de pánico, el trastorno de estrés postraumático e incluso los intentos de suicidio pueden ser problemas para el niño adulto. Algunos adultos también experimentan problemas de intimidad y confianza en las relaciones.

La importancia del cuidado y del vínculo familiar

Desde el momento en que se nace se sabe la importancia que tiene para un bebé el vínculo con sus padres, tanto con la madre como con la madre. Esto es fundamental para su desarrollo por lo que es necesario que ambos progenitores se esfuercen por conseguir desde el momento del nacimiento del pequeño para siempre, un buen vínculo emocional con el pequeño. Además de esto, también resulta fundamental que los padres sean conscientes de las obligaciones que tienen por ser padres.

 El niño puede crecer hasta la edad adulta luchando contra la depresión y la ansiedad El niño puede crecer hasta la edad adulta luchando contra la depresión y la ansiedad

Ser padres es para toda la vida y se debe velar por el bienestar de los hijos siempre. Darles los cuidados que necesitan acorde a cada etapa de la vida. Es importante que los hijos encuentren en sus padres su hogar y su refugio. Saber y sentir que sus padres, mientras tengan vida estarán a su lado.

Te puede interesar