Menú
Bebés recién nacidos: todo lo que debes saber
Bebés recién nacidos: todo lo que debes saber

IMPORTANTE

Bebés recién nacidos: todo lo que debes saber

No te pierdas algunos datos que son muy importantes saber y recodar sobre los bebés recién nacidos.

Convertirse en padres implica un cambio de vida muy grande. Y es que aunque esa etapa venga cargada de miles de momentos especiales y bonitos, también viene con otros momentos algo desconcertantes y preocupantes, sobre todo durante los primeros meses de vida del bebé. El comportamiento de los bebés recién nacidos puede resultar algo extraño para los padres primerizos.

Durante las primeras horas del bebé, su cuerpo puede resultar curioso porque su cabeza tiene una forma rara debido al parto y al haber pasado por el conducto de la madre. Además, estará recubierta de una especie de pelusa que no es exactamente pelo. Es común que no puedan abrir bien los ojos y que los tengan pegajosos. Tranquilos, no os preocupéis si tenéis dudas y no sabéis cómo actuar en determinadas ocasiones. A continuación, os contamos todo lo que hay que saber sobre los bebés recién nacidos para que solo os tengáis que preocupar de lo importante, es decir, de disfrutar de vuestro bebé:

Cordón umbilical

Sobre el cordón umbilical es importante saber que normalmente se desprende entre los 3 y 12 días de vida de los bebés recién nacidos . Dadle un baño diario al pequeño con la esponja de bebé, con agua y con jabón para que el cordón umbilical se caiga. Además, es bueno mantenerlo seco para que se caiga más rápido, así que secadlo bien después de la ducha con una gasa estéril a la que deberéis añadir alcohol de 70º. La gasa deberá cambiarse cada vez que sea necesario, aunque si hace caca o se mancha de orina habrá que repetir todo el proceso de limpieza.

Una vez que el cordón umbilical se haya caído, no os asustéis si sangra un poco porque es como una herida normal y no pasa nada, a no ser que se trate de una gran cantidad de sangre. Es importante seguir tratando la cicatriz umbilical de la misma manera hasta que las gasas estén totalmente limpias, algo que suele ocurrir a los 4 o 5 días del desprendimiento.

Convertirse en padres implica un cambio de vida muy grandeConvertirse en padres implica un cambio de vida muy grande

Para el cuidado del cordón umbilical no deben usarse polvos antibióticos ni antisépticos yodados, estos últimos por el riesgo de inducir un hipotiroidismo. Tampoco deben usarse vendas o fajas que rodeen el abdomen. Es imprescindible vigilar el olor y el aspecto del cordón umbilical. Si se aprecia enrojecimiento, secreción o mal olor debe consultarse con el pediatra.

Alimentación

Independientemente de si se le da pecho o biberón, es asombroso la frecuencia con lo que es necesario hacerlo. Una duda muy frecuente en las madres primerizas es saber si el bebé está tomando suficiente leche. Sin embargo, el bebé tiene sus propios mecanismos para avisar si está comiendo lo suficiente como el peso que va cogiendo conforme pasan los días. Si coge mucho, está comiendo de más; si coge poco, necesita más alimento. Aun así, el bebé va a dar señales de que tiene hambre llorando, llevándose los dedos a la boca o haciendo sonidos de succión.

Los bebés recién nacidos necesitan recibir alimento cada 2 a 3 horas, aunque para algunos bebés es necesario despertarlos cada unas pocas horas para asegurarse de que coman lo suficiente. Si necesita despertar con frecuencia al recién nacido o si su bebé no parece interesado en comer o succionar, llame al médico.

Baño

Un bebé recién nacido debe ser bañado diariamente. El agua deberá tener una temperatura que ronde entorno a los 36º C para ser apropiada y se usará un jabón con pH ácido. En el mercado existen este tipo de jabones preparados especialmente para bebés. Hay que tener especial cuidado en la limpieza de los pliegues. Es importante mantener la higiene en el área del pañal procurando realizar un frecuente cambio de pañal y lavado de la zona para evitar el contacto prolongado de la piel del niño con la orina o las heces. Después del baño, se puede usar una pomada protectora.

Jamás dejéis solo al bebé mientras lo estáis bañando. Si necesitáis salir del baño, envolved al bebé en una toalla y llevado con vosotros.

Cuidados corporales

Cuando las uñas estén largas pueden limarse o cortarse para evitar que el niño se arañe. Deben cortarse con unas tijeras adecuadas, es decir, de punta redonda, y con mucho cuidado. El corte debe ser recto para evitar la uña encarnada. Aprovecharemos para ello el momento en el que el niño esté tranquilo y sujetaremos bien sus deditos para evitar algún daño.

En cuanto a la ropa, ésta debe ser cómoda y ancha para permitir que el bebé se pueda mover con libertad. Es preferible que sea de algodón porque la lana puede ser irritante. El recién nacido, sobre todo en los primeros días, tiende a enfriarse con facilidad, por lo que su ropa debe adaptarse a la temperatura ambiental, pero evitando un exceso de abrigo.

Por otro lado, será normal que la piel del pequeño se seque después de haber estado nueve meses húmedo en el vientre de la madre y de pronto salir al aire. También serán comunes en la piel del bebé pequeñas apariciones de rozaduras o dermatitis por el pañal, e incluso acné en bebés. Para ello, lo mejor es una loción para bebés que sea hipoalergénica y libre de fragancias.

Cuidado de las fontanelas

La cabeza del bebé recién nacido es uno de sus puntos débiles porque los huesos del cráneo aún no se han terminado de formar. A estos puntos blandos situados en el cráneo se les conoce como fontanelas. Las zonas más sensibles son la parte superior de la cabeza, que tarda unos 18 meses en terminar de formarse, y la zona posterior, que se formará a las 6 semanas de vida.

Además de permitir que la cabeza vaya creciendo sin problemas, las fontanelas tienen un papel primordial en el nacimiento del bebé. Gracias a ellas la cabeza puede comprimirse a la hora de nacer, llegándose a superponer unos huesos con otros y permitiendo así que la cabeza pase por el canal del parto sin dañar el cerebro.

Sueño

Los bebés suelen dormir unas 16 horas al día, aunque no del tirón, es decir, durante breves periodos. Esto es así porque han tenido poco tiempo para establecer un ritmo biológico. Los recién nacidos suelen tener el sueño muy ligero y se despiertan con facilidad, algo que puede resultar agotador para los padres, sobre todo si son primerizos. Lo único que podéis hacer es armaros de paciencia y esperar a que vuestro pequeño crezca.

La mejor postura para que el retoño duerma es boca arribaLa mejor postura para que el retoño duerma es boca arriba

Cómo dormir

Es recomendable que la habitación del pequeño o pequeña disponga de una buena iluminación con luz natural y sea tranquila y acogedora. La habitación debe ventilarse todos los días y tener una temperatura de unos 20ºC.

En cuanto a la cuna, debe tener un colchón sin almohadas ni juguetes dentro, además de ser firme. No es aconsejable disponer de una cantidad de ropa de abrigo exagerada en el interior de la cuna ni cubrir su cabeza mientras el recién nacido duerme. De hecho, hasta los 6 meses es aconsejable que el bebé duerma en la misma habitación que los padres para favorecer la lactancia materna y los cuidados durante el sueño.

La mejor postura para que el retoño duerma es boca arriba, pues numerosos estudios han asociado el hecho de dormir boca abajo con el síndrome de muerte súbita del lactante. Además, deben asegurarse de cambiar la posición de la cabeza del bebé de una noche a otra (primero a la derecha y luego a la izquierda) para prevenir el desarrollo de una zona plana en uno de los costados de la cabeza.

Consejos para manejar a un recién nacido

  • Lavarse las manos o usar un desinfectante para las manos antes de coger al bebé: Los recién nacidos todavía no tienen un sistema inmunitario fuerte, lo que hace que tengan más riesgo de contagiarse de infecciones. Asegúrense de que todas las personas que toquen al bebé tengan las manos limpias.
  • Sostened siempre la cabeza y el cuello del bebé: Al acunar al bebé, alzarlo bien erguido o acostarlo, es necesario sujetarle la cabeza de una manera apropiada. Hay que tener en cuenta que un bebé recién nacido es muy sensible.
  • Nunca sacudáis al recién nacido, ya sea para jugar o descargar su frustración. Las sacudidas pueden provocar sangrado en el cerebro e incluso la muerte. Si necesita despertar al bebé, no lo sacuda; simplemente acaríciele los pies o las mejillas.
  • Recordad que el recién nacido no está preparado para juegos bruscos, como mecerlo sobre las rodillas o lanzarlo al aire.
  • Paseos y exposición al sol: Es conveniente sacar de paseo al pequeño a partir de los siete a diez días si el clima lo permite. Y es que la exposición al sol es importante porque previene el raquitismo al intervenir en la producción de vitamina D. En los mese de verano debemos evitar las horas centrales del día y la exposición directa al sol.
  • Los bebés suelen perder peso: Los recién nacidos pierden alrededor de un 7% y un 10% de peso corporal durante la primera semana debido a los procesos fisiológicos naturales, algo que no es para nada extraño. Simplemente hay que alimentar al pequeño siempre que lo pida con la seguridad de que se agarra bien al pecho. Recuerda que la lactancia materna es una parte importante del proceso, pues aportará al bebé sustancias nutritivas para su desarrollo.
Te puede interesar