Menú
Si tu bebé de menos de 1 año tiene fiebre, esto es lo que debes hacer
Si tu bebé de menos de 1 año tiene fiebre, esto es lo que debes hacer

FIEBRE

Si tu bebé de menos de 1 año tiene fiebre, esto es lo que debes hacer

Los bebés de menos de 1 año si tienen fiebre, ¿es peligroso? ¿Qué debes hacer para que mejore?

Cuando los niños tienen fiebre se les suele dar medicación para bajarle la temperatura pero cuando los niños tienen menos de 1 año de edad, la toma de medicación se deja como último recurso. No es malo que los bebés se resfríen, de hecho, es lo más habitual y más si tienen hermanos mayores o si van a la escuela infantil desde que son muy pequeños.

El resfriado común es una infección del tracto respiratorio superior. Causa síntomas, como congestión, secreción nasal y fiebre. Si tu bebé tiene una fiebre de más de 38'5ºC, consulta a tu pediatra cuanto antes porque quizá sí debas administrarle medicación para evitar que siga subiendo, pero también se deberá valorar la causa subyacente para tratarla en caso de que sea necesario. De cualquier modo, el pediatra será el encargado de decirte qué tipo de medicamento debes administrar a tu pequeño y cuál es la dosis que debes seguir.

También hay remedios, como gotas salinas y succión de la nariz que proporcionan alivio a los niños en los resfriados y que también puede ayudar a que se disminuya la fiebre.

Una bebé de 1 año todavía no puede sonarse la narizUna bebé de 1 año todavía no puede sonarse la nariz

Succión de mocos

Una bebé de 1 año todavía no puede sonarse la nariz. La succión le ayudará a limpiar sus fosas nasales, haciéndola más cómoda la respiración. Coloca el extremo del aspirador nasal en la nariz de tu hijo y succiona suavemente para que los mocos que tiene en la nariz salgan al exterior y queden atrapados dentro del succionador. Después vacía el aparato con agua tibia y jabón cuando hayas acabado de succionar ambas fosas nasales de tu bebé.

Gotas salinas

Habla con tu médico sobre el uso de gotas salinas en tu bebé. Estas gotas son básicamente agua y sal. Aguan el moco de tu bebé. Las gotas de solución salina están disponibles en la mayoría de las farmacias, también puedes echarle suero. Siga las instrucciones del fabricante para usar las gotas. Por lo general, esto implica colocar un par de gotas de la solución en cada una de las fosas nasales de tu bebé antes de aspirar el moco.

Fluidos

Durante la fiebre y el frío, tu bebé necesita líquidos para prevenir la deshidratación. La fiebre pone a tu hijo en mayor riesgo de este problema. Habla con el médico de tu hijo sobre la administración de una solución de reemplazo de electrolitos. Continúa alimentando a tu hijo en tu horario normal. Si ella amamanta, anímale a continuar. Esto podría proporcionar protección contra futuras enfermedades.

Alivia la fiebre de tu bebé dándole un baño tibioAlivia la fiebre de tu bebé dándole un baño tibio

Baño tibio

Alivia la fiebre de tu bebé dándole un baño tibio. El agua no debe estar demasiado caliente o demasiado fría. Permite que se siente en el baño durante 10 minutos. Cuida a tu bebé de cerca y nunca le dejes solo. Si notas que está temblando, termina el baño rápidamente y sácale para envolverle con una toalla templada y suave. Si tiembla los músculos se mueven y estos puede provocar más fiebre.

Viste a tu bebé con ropa ligera. Si usa una manta para dormir, usa una que sea una manta liviana. Evite el uso de edredones pesados, que empeoran la fiebre ya que aumenta el calor corporal.

¿Cuándo ir al médico?

Como te hemos comentado más arriba, si tu bebé pasa de 38 o 38'5ºC acude a tu médico para que valore el estado de salud de tu bebé. Aunque si tiene menos temperatura pero crees que algo va mal no dudes en acudir a tu médico cuanto antes para ver si ocurre algo subyacente que le esté causando ese malestar. Además, si tu bebé tiene menos de tres meses y se ha resfriado, acude al médico cuando antes ya que en bebés tan pequeños pueden haber ciertas complicaciones a causa de un simple resfriado.

Recuerda que SIEMPRE ante cualquier duda, acude a tu médico, él será el encargado de ver qué hacer en caso de que a tu pequeño no le baje la fiebre.

Te puede interesar