Menú
El bebé de 7 meses
El bebé de 7 meses

DESARROLLO

El bebé de 7 meses

El bebé de 7 meses ya puede ir comiendo nuevos tipos de purés, y adquieren nuevas capacidades en la comunicación con los adultos.

Durante el primer medio año de vida, los bebés han ido consiguiendo una serie de hitos del desarrollo que hacen que sean totalmente diferentes a aquel pequeño ser que llegó al mundo. Si comparamos su apariencia actual con las fotos que hayamos ido tomando durante los meses anteriores, nos daremos cuenta de cuánto ha cambiado y qué "mayor" está. Antes de que caigamos en la nostalgia, pensemos que aún nos quedan muchos meses para disfrutar de nuestro bebé y que hay muchas metas y logros todavía por alcanzar.

Este es un buen momento para pararnos a observar y analizar el nivel de desarrollo de nuestro bebé, en todas las áreas. Os ayudamos a saber cómo debe ser el nivel de desarrollo de un bebé de siete meses de desarrollo típico.

A nivel motor

Durante los últimos meses habremos observado muchos cambios en nuestro bebé en relación a sus movimientos y posturas. Se espera que los bebés de esta edad disfruten estando en posición boca abajo, algo que quizás antes no les gustaba tanto. A los 7 meses, desde esta posición, ya son capaces de apoyarse sobre sus manos abiertas y extender los brazos, para levantar el tronco y elevar la cabeza hasta formar un ángulo de 90º. Además, ya podrá despegar una de sus manos del suelo sin perder el equilibrio, ya que su peso y centro de gravedad habrán cambiado. Esto le permite manipular objetos usando ambas manos. Así que es esperable que observemos a nuestro bebé disfrutando de sus juguetes en posición boca abajo.

A los 7 meses nuestro bebé ya puede tomar leche de continuaciónA los 7 meses nuestro bebé ya puede tomar leche de continuación

También le gustará estar sentado, porque desde esta posición puede observar el mundo que le rodea de una forma totalmente nueva y atractiva. Un bebé de 7 meses podrá mantenerse sentado sin apoyo durante un minuto, incluso manipulando algún objeto. Es probable que utilice una de sus manos como punto de apoyo para intentar alcanzar un juguete pero que aún así pierda el equilibrio y se caiga al suelo. Aún es pronto para mantenerse de una forma totalmente autónoma en sedestación, pero poco a poco ésta pasará a ser su postura preferida.

Aún así, no debemos olvidarnos de colocarlo a menudo boca abajo. Los músculos de la espalda aún deben fortalecerse más y tiene que ir perfeccionando los volteos, es decir, girar sobre sí mismo de boca arriba a boca abajo y viceversa.

Además, se espera que a los 7 meses inicien un patrón de arrastre. No hablamos del gateo, que aparecerá más adelante. Primero el bebé reptará cual culebrilla, inicialmente hacia atrás, apoyándose sobre sus manos y después hacia delante, sobre todo si le damos un apoyo en la planta de los pies, para que pueda coger más impulso. Además de reptar, desde boca abajo también podrá pivotar sobre sí mismo hasta dar una vuelta completa.

El bebé de 7 meses disfrutará estando sentadoTu bebé disfrutará sentado

En un nivel de motricidad más fino, el bebé de 7 meses también será más fino en sus movimientos. Se espera que sea capaz de pasarse de una mano a otra un objeto y de agarrar un objeto en cada mano, por ejemplo dos sonajeros o dos cubos. Sin embargo, aún no sabrá soltarlos. Es divertido ver cómo intentan en vano agarrar un tercer objeto que se les ofrece, a veces incluso con la boca. Tienen las manos ocupadas... ¡y no saben cómo soltar lo que ya tienen!

Además, aprenderán que al chocar las cosas, hacen ruido. Y eso les encanta. Los bebés de 7 meses pueden pasarse largos ratos haciendo chocar sus juguetes contra el suelo, en lo que llamamos "esquema vertical". Todavía no saben chocar los objetos entre sí en "esquema horizontal". Tiempo al tiempo.

A nivel cognitivo

Un bebé de siete meses debe ser capaz de estar atento a todo aquello que le rodea, tanto de forma visual como auditiva. Será capaz de seguir objetos, caras, sonidos o voces en cualquier dirección, incluso localizarlo si se le cae o lo tira al suelo. También es capaz de encontrar un objeto que le hayamos escondido parcialmente, por ejemplo debajo de una sabanilla. La noción de permanencia del objeto se va consolidando. Esto quiere decir que poco a poco el bebé aprende que cuando deja de ver las cosas no es porque hayan desaparecido de la faz de la tierra, si no porque puede ser que estén escondidas.

Además aprenderá que a través de sus propias acciones puede conseguir que otras que son de su interés continúen. Utilizará la mirada, gestos o sonidos para que los adultos continúen haciendo algo que les gusta.

A nivel de lenguaje y comunicación

El bebé de 7 meses debe ser ya capaz de hacer un repertorio bastante variado de sonidos. Podrá vocalizar cuatro o más sílabas diferentes, que repetirá sin sentido en forma de balbuceo. En torno a esta edad, también aparece el soliloquio, una especie de lenguaje propio que el bebé emitirá cuando esté entretenido, como si estuviese hablando solo.

Además, a nivel compresivo, es capaz de diferenciar las voces de sus personas de referencia y de distinguir su nombre cuando le llaman. Lo comprobaremos si estando solo entretenido, detiene su actividad al llamarle por su nombre y se vuelve en la dirección en la que ha escuchado la voz.

A esta edad somos muy conscientes de su capacidad de comunicación. Son mucho más proactivos en el contacto con los demás. Toman la iniciativa y el peso de la comunicación mediante risas o gestos para llamar la atención, trata de que continúen las acciones o juegos de su interés y manifiesta también su interés sobre los objetos que le rodean, intentando alcanzarlos. A esta edad es probable que ya podamos jugar con él a juegos de interacción social, del tipo del cucu-tras y el bebé ya será capaz de respetar los turnos en estas interacciones.

Además, desde un punto de vista más social, debemos comprobar que el bebé es capaz de mirar hacia donde le señalamos con el dedo, compartiendo de esta forma nuestros intereses.

A nivel de autonomía

Es esperable y deseable que un bebé de 7 meses prefiera nuestra compañía y así nos lo haga saber. Sin embargo, también debe ser capaz de ir entreteniéndose solito poco a poco por más tiempo. Es esperable que a esta edad, pueda estar entretenido él solo con sus juguetes durante unos cinco minutos.

A los 7 meses nuestro bebé ya pesará unos 7 u 8 kilosA los 7 meses nuestro bebé ya pesará unos 7 u 8 kilos

En cuanto a la alimentación, también hay una serie de cambios importantes, ya que el sistema digestivo de nuestro bebé a los 7 meses ya es mucho más maduro. Pueden introducirse ya las leches de continuación, pero no la leche de vaca, que no se recomienda hasta pasado el primer año de vida. También debemos introducir la alimentación con cuchara. El bebé será capaz de masticar con movimientos verticales y posteriormente tragar papillas espesas. Ya deberíamos haber introducido el puré de frutas. Después, el puré de verduras puede introducirse a partir del sexto mes de vida, preferiblemente verduras suaves como la patata, la zanahoria, el calabacín, el puerro... Además, se irá introduciendo de forma progresiva la carne, recomendándose comenzar con la carne de pollo.

Es importante dosificar la cantidad de alimento que le damos a nuestro bebé. Debemos evitar la sobrealimentación que conlleve un aumento excesivo del peso. Se espera que un bebé de 7 meses tenga un peso de entre 8 o 9 kilogramos, teniendo en cuenta también su estatura o si se trata de una niña o de un niño. El pediatra nos dirá si el peso de nuestro bebé a los 7 meses es el adecuado.

En cuanto a sus hábitos de sueño, cada niño tiene sus ritmos, pero es esperable que a esta edad el niño parezca que prefiere estar despierto y poco a poco los periodos de sueño vayan reduciéndose.

Todos estos logros son los esperables para un bebé de 7 meses de edad. En nuestra rutina con nuestro bebé y en los momentos de juego podremos comprobar si todos estos hitos se van desarrollando con normalidad. Si no, deberíamos manifestar a nuestro pediatra nuestras señales de alerta que quizá hagan recomendable la valoración de nuestro bebé por parte de un equipo de Atención Temprana. Allí recibiremos las pautas de estimulación adecuadas para llevar a cabo con nuestro bebé y disfrutar de su desarrollo.

Te puede interesar