Menú
Cómo ayudar a tu hijo a vencer el aburrimiento
Cómo ayudar a tu hijo a vencer el aburrimiento

ABURRIMIENTO

Cómo ayudar a tu hijo a vencer el aburrimiento

Aburrirse no es malo, y los niños deben aprender que es una oportunidad excelente de ¡pasarlo en grande!

El aburrimiento en sí mismo no es nada malo, en realidad, es necesario para un buen desarrollo de los niños. El aburrimiento ayuda a que los niños potencien su creatividad e imaginación, a que piensen cosas con las que entretenerse... Pero los padres, lo que deben tener muy claro es que ellos no tienen por qué paliar el aburrimiento de sus hijos, ¡ni mucho menos! No tienen la responsabilidad absoluta de que sus hijos no se aburran y tampoco la culpa.

La próxima vez que tu hijo te diga algo como: '¡Mamá, estoy aburrido!', no te sientas mal uni mucho menos culpable... ¡Enséñale a que el aburrimiento es bueno y le ayudará a buscar las mejores formas de estar entretanido/a! Aprender a combatir el aburrimiento y encontrar formas de ocupar el tiempo no estructurado es en realidad una habilidad de vida vital que los niños deben dominar.

Es importante que los niños sepan que aunque el aburrimiento es incómodo, pero les hace bien. Sentirse aburrido es un hecho de la vida. Después de todo, los adultos también se sienten aburridos de vez en cuando (siempre que tengan tiempo libre). Aprender a tolerar el aburrimiento de una manera socialmente aceptable es importante para un buen desarrollo.

Aprender a tolerar el aburrimiento de una manera socialmente aceptable es importante para un buen desarrolloAprender a tolerar el aburrimiento de una manera socialmente aceptable es importante para un buen desarrollo

Qué pasa si no aprenden a superar el aburrimiento

Cuando un niño no aprende a superar el aburrimiento por sí mismo, tendrá más dificultades para encontrar algo interesante y cuando sea mayor puede querer buscar adrenalina en situaciones peligrosas como el consumo de sustancias, una conducta sexual de riesgo, problemas académicos o incluso, la delincuencia.

Los niños que no tienen la oportunidad de experimentar el tiempo no estructurado tendrán menos oportunidades de ser creativos, de ser capaces de resolver sus propios problemas o de tener motivación por las cosas que le rodean. El tiempo no estructurado que proporciona el aburrimiento es cuando los niños realmente son capaces de explicar sus propias pasiones sin sugerencias ni dirección por parte de un adulto.

Pero en ocasiones puede ocurrir que los niños no sean lo suficientemente inventivos como para descubrir por sí mismos en qué entretenerse. Por muy tentados que sea para ti, la respuesta a su aburrimiento nunca deberá ser pasar más tiempo delante de una pantalla. Si tu hijo se aburre puedes tener algunos trucos bajo la manga que aprendan a entretenerse ellos solos.

Aprender a tolerar el aburrimiento

Es necesario enseñar a los niños que sentir emociones incómodos no es malo, y que además son necesarias para saber cómo nos sentimos en cada momento. Hay ocasiones en las que se debe tolerar esa sensación porque no es apropiado hacer otra actividad, como cuando estás comprando en el supermercado o te encuentras con otro adulto en la calle y te paras a hablar con él.

Explica a tu hijo que hay formas saludables para lidiar con los sentimientos de aburrimiento. Por ejemplo, contar en voz baja, cantar una canción en la cabeza... son formas socialmente apropiadas de poder tolerar el aburrimiento cuando no se puede realizar otra actividad. Al mismo tiempo es importante establecer normas y límites en cuanto a los comportamientos poco adecuado y establecer también las consecuencias de romper las normas.

Dale herramientas para que se entretenga

No entretengas a tu hijo cada vez que se aburra o de lo contrario estarás asumiendo la responsabilidad de calmar siempre su aburrimiento. En cambio, sí que puedes ofrecerle ideas para ayudarle a encontrar formas de entretenerse a sí mismo, ya sea en un restaurante esperando la comida o una tarde en casa porque llueve mucho como para ir al parque. Es posible enseñarle a lidiar con el aburrimiento de forma efectiva.

Los niños más pequeños necesitan más ayuda práctica cuando se trata de encontrar entretenimiento. Pero a medida que tu hijo vaya creciendo, él deberá volverse menos dependiente de ti para ayudar a desterrar su aburrimiento.

Por lo tanto, convierta el "estoy aburrido" de tu hijo en una oportunidad de aprendizaje. Dale las herramientas y las ideas que lo ayudarán a encontrar formas de entretenerse en el futuro.

El tarro del aburrimiento

Este es un juego de dos partes: la primera vez que tu hijo diga "¡estoy aburrido!" Pídele que cree el tarrp. Esto implica hacer un pequeño proyecto de manualidades para decorar un tarro y luego aportar ideas para ponerlo. La próxima vez que tu hijo se aburra, tendrá que sacar una ideal del tarro y llevarla a cabo. Algunas ideas pueden ser:

-Escribir una carta a un ser querido

-Construir un fuerte con mantas y almohadas

-Tener una fiesta del baile

-Cepillar a la mascota

-Escribir 5 cosas que te encantan de cada miembro de la familia

-Hacer aviones de papel y hacerlos volar

-Hacer un castillo con cajas de cartón

-Escribir un cuento

-Jugar con los juguetes

-Hacer un collage con fotos de revistar

-Leer. Un cuento

-Organizar la ropa del armario

-Hacer manualidades

Hacer una búsqueda del tesoro

La clave para que esto funcione es tener listas de búsqueda del tesoro listas con anticipación. Durante su tiempo de inactividad, crea unas cuantas hojas de búsqueda diferentes tanto para interiores (para días lluviosos) como para exteriores (por ejemplo, en el jardín). ¡Cuando empiece el aburrimiento, tendrás una actividad fácil que mantendrá a los niños entretenidos por lo menos media hora!

No entretengas a tu hijo cada vez que se aburraNo entretengas a tu hijo cada vez que se aburra

Crea una lista de imágenes (en el móvil por ejemplo) con objetos que están escondidos por tu hogar para que tus hijos los encuentre siguiendo el mapa. Es fácil, divertido y a los niños les encanta ser pequeños exploradores.

Permite que te ayuden

Si tienes tareas pendientes para hacer en casa, incluye a tus hijos para realizar esas actividades. A los niños les encanta sentirse útiles y tener satisfacción por el trabajo bien acabado. Aunque en ocasiones hacer las tareas con los niños puede llevarte el doble de tiempo, merece la pena porque además les estarás enseñando habilidades necesarias para la vida, como doblar la ropa, limpiar los cristales, barrer o fregar el suelo.

Si estás haciendo algo en lo que tu hijo no puede ayudarte de forma segura, prepara una alternativa segura mientras acabas esa actividad, como barrer el suelo mientras tú acabas.

¿Cuál de todas estas actividades te gustan más para que tus hijos aprendan a vencer el aburrimiento por sí solos?

Te puede interesar