Menú
Cómo construir el sentido de cooperación en el hogar
Cómo construir el sentido de cooperación en el hogar

ENTRE TODOS

Cómo construir el sentido de cooperación en el hogar

En los hogares es positivo que todos colaboremos con ciertas tareas, para ello te ayudará crear un ambiente en el que la cooperación sea un valor en familia.

Cuando se educa a los hijos es bastante complicado y frustrante lidiar con la resistencia a obedecer de los hijos, las luchas de poder o las negativas de los niños cuando se les dice que hagan las tareas académicas o del hogar. Incluso una solicitud razonable puede desencadenar en una respuesta no cooperativa, pasivo-agresiva o incluso hostil por parte de tus hijos.

Estas interacciones pueden ser muy molestas y agotadoras, incluso te puedes sentir como un mal padre en algunos momentos. Pero no todo está perdido, existen herramientas que te ayudarán a que tus hijos tengan un mayor sentido de cooperación en el hogar, basado en el respeto mutuo. Tus hijos serán más responsables y menos quejosos.

Construir en los hijos un sentido de cooperación responsable

No tienes que renunciar a tu autoridad y tus hijos deberán tener un mayor sentimiento de responsabilidad. No lo olvides, incluso los niños más pequeños quieren autonomía y necesitan un equilibrio de libertad y estructura para convertirse en adultos civilizados. Los siguientes consejos te ayudarán a que tus hijos eviten una respuesta negativa cuando le des una orden.

Con pequeñas recompensas tus hijos pueden ver que el esfuerzo tiene su premioCon pequeñas recompensas tus hijos pueden ver que el esfuerzo tiene su premio

Anticipa los límites antes de tiempo

Conoce a tus hijos para saber qué ordenes son más efectivas acorde a sus gustos y necesidades. Primero deberás pensar qué puedes permitir antes de que haya un problema. Escoge tus batallas para que no haya luchas de poder sin sentido.

Que los niños aprendan que el sacrificio tiene recompensa

Es bueno que los niños aprendan los beneficios de ganar cosas que tienen significado para ellos. Por ejemplo, si tu hijo adolescente quiere unos pantalones, puede hacer tareas extras en casa (porque las tareas domésticas que le corresponden no se cuentan), para que tú le pague la mitad de esos pantalones y el resto, lo ponga él del dinero que tenga en su hucha.

Diariamente, las cosas que quieran dependerá directamente de su nivel de cooperación, por ejmplo: 'podrás tomar postre siempre que hayas comido bien la comida', o 'si quieres comerte dos galletas cómelas en la mesa de la cocina'.

Comunica los límites

Los niños deben saber con anticipación cuáles son los límites que deben seguir. Por ejemplo, si vais al supermercado, le puedes decir que puede escoger una barra de chocolate si cuesta menos de 1 euro. O también les puedes poner como límite a tus hijos, que deben tener los dispositivos electrónicos fuera de la mesa siempre que estéis comiendo.

Las tareas escolares también forman parte de su responsabilidad y también merecen reconocimientoLas tareas escolares también forman parte de su responsabilidad y también merecen reconocimiento

Sé concreto/a

Los buenos límites tienen unas fronteras muy claras. 'Limpia tu habitación' puede ser demasiado feneral, por lo que tendrás que darle órdenes concretas, por ejemplo puedes apuntarle en un papel todo lo que tiene que hacer punto por punto para que al final tenga su habitación bien limpia. O si quiere estar 'un ratito más con los amigos' que ese 'ratito' se convierta en un tiempo específico: 'serán 10 minutos más'.

Sé positivo

Practica el uso de promesas en lugar de amenazas, así te centrarás en las consecuencias positivas de la cooperación de los hijos. Por ejemplo; 'podrás salir con tus amigos cuando hayas acabado toda la tarea', 'podrás tener el teléfono al salir con tus amigos si respondes siempre a todos mis mensajes o llamadas'.

No dependas del miedo o de las amenazas

Tus hijos necesitan amor y aprobación condicional por tu parte. No busques castigos más grandes, es agotador y te generará mucho estrés, además que se agravará vuestra relación. Es mejor que sigas un estilo educativo positivo.

Teniendo todo esto en cuenta podrás estar creando un ambiente cooperativo en casa y que tus hijos poco a poco, se creen el hábito de cooperar sin esperar nada a cambio. Se darán cuenta de que deben cooperar solo por el mero hecho de convivir en un mismo lugar todos juntos.

Te puede interesar