Menú
Aborto involuntario: diferencias entre el primer y el segundo trimestre
Aborto involuntario: diferencias entre el primer y el segundo trimestre

ABORTO INVOLUNTARIO

Aborto involuntario: diferencias entre el primer y el segundo trimestre

Un aborto involuntario puede tener diferencias si ocurre en el primer trimestre o si ocurre en el segundo... Te lo contamos a continuación.

Si alguna vez has tenido un aborto involuntario sabrás que ocurre en algún momento del embarazo antes de la semana 20 de gestación. Normalmente ocurre entre la semana 12 y 20, aunque puede ocurrir antes. Cuando ocurre después de la semana 20 del embarazo suele considerarse como muerte fetal o muerte neonatal.

El aborto involuntario ocurre entre el 10 y el 20% de los embarazos y suele ocurrir con más frecuencia antes de la semana 13. Un aborto involuntario puede variar de una mujer a otra, dependiendo de la causa y el momento de la pérdida. Aquellos que ocurren al principio del embarazo pueden ser muy diferentes a los que ocurren en el segundo o tercer trimestre. En algunos casos, puede ocurrir casi invisiblemente en los abortos involuntarios perdidos, donde la mujer no tiene síntomas claros y a veces confunde el aborto con una regla extremadamente abundante.

El aborto involuntario ocurre entre el 10 y el 20% de los embarazosEl aborto involuntario ocurre entre el 10 y el 20% de los embarazos

El aborto involuntario en el primer trimestre

En la mayoría de los  abortos involuntarios del primer trimestre, el embrión o el feto deja de desarrollarse de forma temprana. El cuerpo de la mujer reconocerá que el embarazo ya no es viable y comienza a desprenderse del revestimiento uterino. Cuando esto ocurre aparecen dolor de regla fuertes y sangrado vaginal, en muchos casos, con coágulos de sangre.

No todas las mujeres tendrán estos síntomas, en algunos casos, el sangrado puede ser leve, otras pueden tener síntomas más sutiles como náuseas matutinas o tener sensibilidad en los senos. Para otras, pueden pasar semanas hasta que aparezcan los primeros síntomas.

Si la pérdida del embarazo ocurre durante el primer trimestre,  se pueden usar una ecografía y/o análisis de sangre para confirmar el diagnóstico. Dependiendo del momento o la causa, la mujer puede optar por completar el aborto espontáneo de forma natural o buscar asistencia en forma de medicamentos o un procedimiento quirúrgico llamado dilatación y legrado.

Amenaza de aborto

En la mayoría de los abortos involuntarios, el corazón del bebé habrá dejado de latir antes de que aparezcan los síntomas externos del aborto involuntario. Sin embargo, en algunos casos, el sangrado vaginal ocurrirá cuando el latido del corazón aún sea detectable y el cuello uterino aún esté cerrado. Esto se llama una amenaza de aborto.

En la mayoría de los casos, el sangrado se detendrá y el embarazo seguirá siendo viable. En otros, la amenaza de aborto involuntario terminará en una pérdida. Realmente no hay manera de predecir el resultado. Si bien algunos médicos recomiendan descansar y evitar el sexo, el ejercicio, los tampones y el levantamiento de peso, hay poca evidencia de que esto ayude. Al igual que con el embarazo en sí, a menudo hay poca razón por la cual algunos abortos espontáneos terminan en pérdida y otros siguen siendo viables a término.

La amenaza de aborto involuntario terminará en una pérdidaLa amenaza de aborto involuntario terminará en una pérdida

El aborto involuntario del segundo trimestre

Los abortos espontáneos al comienzo del  segundo trimestre se tratan de forma muy similar a la del primer trimestre. Sin embargo, como el feto estará más avanzado en su desarrollo, la pérdida generalmente se confirmará por la falta de un latido fetal. Las causas del aborto espontáneo en el segundo trimestre pueden incluir la insuficiencia cervical  (la dilatación prematura del cuello uterino) o  el parto prematuro.

Con la insuficiencia cervical, el bebé nace demasiado pronto para sobrevivir. En ocasiones, los médicos pueden retrasar o prevenir el parto con un cerclaje cervical (un punto utilizado para mantener cerrado el cuello uterino), pero solo si la condición se detecta a tiempo. Con el parto prematuro, los médicos a veces pueden detener el proceso con medicamentos anti-contracción y reposo en cama si, una vez más, los signos se detectan temprano.

La pérdida del embarazo en el segundo trimestre también puede ser el resultado de una infección materna (vaginosis bacteriana, infección amniótica), afecciones congénitas, enfermedades crónicas no controladas (diabetes, hipertensión) o problemas placentarios. Mientras tanto, la pérdida de embarazo después de 20 semanas se considera una muerte fetal. En este caso, el bebé habrá muerto y la madre ya no sentirá ningún movimiento. La mayoría de las veces, la mujer requerirá dilatación y legrado en lugar de tener que esperar a que el proceso ocurra naturalmente.

Te puede interesar