Menú
Yoga para niños, ¡descubre sus beneficios!
Yoga para niños, ¡descubre sus beneficios!

EJERCICIO PARA NIÑOS

Yoga para niños, ¡descubre sus beneficios!

El yoga adaptado a niños les ayuda a relajarse, aumenta su autoestima y capacidad de concentración, y les mantiene en forma.

Madre e hija haciendo yogaEl yoga es una gran opción para practicar en familia

El yoga es una práctica física y mental de más de 5000 años de antigüedad que proviene de la India. Esta disciplina tiene como objetivo unir el cuerpo, la mente y el espíritu. Para ello, utiliza las asanas: posturas del cuerpo basadas en formas y elementos de la naturaleza (plantas, animales...), la respiración (en el yoga es importantísima ya que regula el estado mental) y la meditación: calmar y acallar la mente para concentrarse en la respiración y la relajación total del cuerpo.

La práctica del yoga es aconsejable para todas las personas y en todas las edades ya que el estilo de vida imperante en nuestra sociedad nos lleva a un estado de estrés, ansiedad, inseguridad, sobreesfuerzo y sobreexcitación realmente insano. Y sobre todo, para los niños, que empiezan su andadura vital entrando de lleno en estimulaciones excesivas, horarios fijos, presiones escolares y del entorno, y exigencias varias impropias de un desarrollo equilibrado de mente y cuerpo.

El ritmo de vida que imponemos a nuestros niños puede llevarlos a sentir miedo, agresividad, inseguridad, timidez, cansancio, ansiedad y desconcentración. ¿Qué hacemos cuando vemos que nuestro niño está irritable, agresivo, hiperactivo, es demasiado tímido o está siempre cansado? Hasta ahora, la solución más clásica era introducirlo en la práctica de cualquier deporte popular: gimnasia, fútbol, baloncesto, kárate, etc... Porque sabemos que la práctica regular de ejercicio físico aumenta los niveles de serotonina y nos hace sentir más relajados y alegres, más seguros y sociables.

Pero cada vez más personas adultas están incorporando a sus actividades habituales la práctica del yoga, porque les hace sentir mejor con ellos mismos y con la vida en general. ¿Es posible que la práctica del yoga pueda ayudar también a los niños?, por supuesto que sí: la práctica del yoga es muy beneficiosa para los niños.

Clase de yoga infantilLas clases de yoga son adaptadas para que sea como un juego para los niños

¿Qué beneficios aporta el yoga a los niños?

El yoga aporta beneficios en todas las edades, sin embargo en los niños pueden ser comprobadas casi de forma inmediata:

- Aprenden a respirar de forma correcta y el control de la respiración conduce a la relajación.

- Adquieren mayor flexibilidad física.

- Incrementa el tono y la elasticidad muscular.

- Favorece el desarrollo y el control del cuerpo y la coordinación psicomotora.

- Aumenta la capacidad de concentración.

- Estimula y activa distintas glándulas y órganos.

- La columna vertebral se beneficia especialmente en esta fase de crecimiento ya que adquiere fortaleza y flexibilidad a la vez.

- Estimula la creatividad y elimina los complejos.

- Fomenta el respeto y la amistad.

- Canaliza la energía y aumenta la autoestima.

- Enseña a expresar emociones y sentimientos.

- Aprenden a crear un espacio interior, a conocerse a sí mismos.

- Reduce la agresividad y ayuda a integrarse en el entorno.

¿Cómo son las sesiones de yoga para niños?

La edad mínima para practicar yoga de un niño fluctúa entre los tres y los seis años, según sus características personales. De todas formas, las clases de yoga no pueden ser nunca impuestas: el niño debe desear practicar yoga, tiene que ser una actividad placentera, no una obligación más.

Lógicamente, los grupos infantiles de yoga deben ser lo más homogéneos posible, ya que cada edad está en un nivel de desarrollo diferente y necesita distintas actividades. Y además, las asanas y otros ejercicios deben adecuarse a las características de cada niño para que pueda sacar el mejor provecho, así que los grupos no pueden exceder de doce, máximo catorce alumnos.

En la clase, los niños deben sentirse cómodos, vestir ropa holgada y ligera que les permita moverse libremente, pueden ir descalzos o con calcetines, pero nunca con zapatos ni zapatillas por muy ligeras que sean. El aula debe ser amplia, limpia, silenciosa y confortable.

Las sesiones de yoga para niños deben incluir cuentos y juegos para introducir las distintas posturas y, de este modo, conseguir que no pierdan la concentración y se aburran. Y, sobretodo, integrar las técnicas de respiración, relajación y meditación que definen la práctica de yoga y que tan beneficiosas son.

El saludo al sol, la postura sobre los hombros, la postura del guerrero, del árbol o la del gato pueden ser ejercicios especialmente divertidos para los niños y perfectamente integrables en un cuento. +

Niña haciendo yogaEl yoga aumenta nuestra flexibilidad

Las clases deben buscar introducir una espiritualidad especial, que se den cuenta de que el yoga no es lo mismo que el deporte o cualquier otra actividad o ejercicio físico. Se pueden comenzar las clases cantando mantras, después con posturas de equilibrio y de suelo, siguiendo con ejercicios de respiración y terminando con la relajación. La duración total de la clase debe ser entre 45 minutos y una hora, no más porque los niños tienen menos capacidad de concentración que los adultos (una clase de yoga para adultos suele durar hora y media).

Hay varias publicaciones expresamente dedicadas a facilitar las clases de yoga para niños, como colecciones de adivinanzas cuya respuesta es el nombre de alguna asana y libros que pueden ayudarnos a introducir el yoga y la relajación en la vida de nuestros niños de forma lúdica.

Te puede interesar